1ª Timoteo 4:10: Salvador de Todos los Hombres

0
118

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

  • «Porque por esto trabajamos y nos esforzamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los creyentes» (La Biblia de las Américas – LBLA).
  • «Por eso nos fatigamos y luchamos esforzadamente, porque toda nuestra esperanza está puesta en el Dios vivo, salvador de los seres humanos, en especial de los que le aceptan por medio de la fe» (Castilian Castilian – CST).
  • «Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen» (RV60).

Mucho se ha hablado de este pasaje por los universalistas que afirman que Jesús redimirá a todas las personas que hayan aceptado o no, rechazado o no, a Cristo como Salvador aquí en la tierra. Ellos dicen que, eventualmente, todas las personas se arrepentirán, aquí o en el más allá y llegarán a tener una relación salvadora con Dios. Se pretende usar 1ª Timoteo 4:10 como prueba de esto. Desafortunadamente, el versículo no prueba lo que los universalistas están afirmando. ¿Puede ser Dios llamado el Salvador de todos los hombres aunque no todos sean redimidos? Sí.

Por naturaleza todas las personas son, hijos de ira: «entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás» (Efesios 2:3), y deberíamos ir al infierno. ¿Por qué? Porque Dios es santo y nosotros, pecadores. Sin embargo, tenemos esperanza en Cristo. Las personas son salvas por fe: «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios» (Efesios 2:8); así, estarán con el Señor en el cielo, pero aquel que rechace esta fe, está, condenado:


«El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios» (Juan 3:18).


Simplemente, ¿por qué Dios no los destruye como es Su derecho? Porque Dios es paciente con aquel que no ha creído, por fe, en Cristo; queriendo que ellos también disfruten las bendiciones de la vida en este mundo sin la justa condenación de Dios sobre los pecadores.

La Biblia declara:

  • «¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? 23 Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano Él preparó para gloria» (Romanos 9:22-23).

Como puede ver, Dios es paciente con aquel que no ha sido regenerado. Ellos, no reciben un pronto juicio debido a los «vasos de misericordia, que de antemano Él preparó para gloria». En este sentido, Jesús es el Salvador del mundo porque Él retiene Su mano justa sobre todos aquellos que con razón e inmediatamente merecen el juicio. Esta es una bendición que recibe el no creyente por parte de Dios. De hecho, el no creyente es bendecido por Dios a causa del creyente:

  • «Y sucedió que desde el tiempo que lo hizo mayordomo sobre su casa y sobre todo lo que poseía, el Señor bendijo la casa del egipcio por causa de José; y la bendición del Señor estaba sobre todo lo que poseía en la casa y en el campo» (Génesis 39:5).

Considere también a Mateo 13:24-30 y la parábola del trigo y la cizaña. En esta, Jesús compara al mundo con un campo. Más adelante explica la interpretación declarando: «y el campo es el mundo; y la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno» (Mateo 13:38). Pero en Mateo 13:29-30, Jesús declara: «Pero él dijo: «No, no sea que al recoger la cizaña, arranquéis el trigo junto con ella. 30 Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega; y al tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla, pero el trigo recogedlo en mi granero».

¿Se puede decir por lo tanto que la cizaña está siendo salva del juicio? Sí … temporalmente. El no creyente disfruta porque el juicio no ha sido derramado sobre él. Pero Cristo es el Salvador de aquellos que han creído en Él y este juicio, ha sido quitado permanentemente de sobre él.

La Humanidad ha Sido Hecha Salvable por el Sacrificio de Jesús

Otra forma en la cual Jesús es el Salvador de todos los hombres, es que Él ha hecho posible la salvación por Su sacrificio en la cruz. Sin éste, nadie podría ser salvo. Debido a que Jesús es Dios encarnado (Juan 1:1, 14), expió los pecados de todos y ahora son, redimibles. Esto es, toda la humanidad puede ser redimible por el sacrificio de Cristo, pero esta redención sólo es aplicable a aquellos que creen sólo en Jesús por fe. Por lo tanto, Jesús es el Salvador de los que creen.

¿Es Dios el Salvador?


«Porque por esto trabajamos y nos esforzamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los creyentes» (1ª Timoteo 4:10).


El anterior versículo se está refiriendo a Dios en particular, pero no necesariamente a Jesús en particular. El título Dios, ¿incluye a Jesús? ¡Claro que sí! Debido a que Jesús es Dios encarnado (Colosenses 2:9), el Salvador. Dios es una Trinidad. Es llamado Salvador en Salmo 106:21; Isaías 43:3; Lucas 1:47; 1ª Timoteo 1:1; 2:3; Tito 1:3-4; 2:10. Es obvio que el término se refiere a Dios en sentido genérico como el Salvador de todos los hombres debido a que Él trae salvación a todos; pero no todos la aceptarán. Esta es la razón por la que se dice que Dios, no Jesús, es el Salvador de todos los hombres, especialmente de aquellos que creen.

Aún más, sólo Jesús es el mediador entre Dios y los hombres (1ª Timoteo 2:5) y Él sólo media entre aquellos que son salvos (los que han creído) y Dios. Él no media para aquellos que no han recibido el trabajo de Su expiación. Por lo tanto y hablando en sentido general, Jesús es el Salvador de todos, pero específicamente de los que son salvos por haberlo aceptado y creído en Él.

Por lo tanto, el versículo en cuestión –1ª Timoteo 4:10– aunque afirma que, «el Dios vivo», es el «Salvador de todos los hombres», lo es, «especialmente de los creyentes»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí