Dios se arrepiente del mal con que amenaza

1
235

Visite también nuestra Sección, Versículos examinados del Viejo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

  • «Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella, porque su maldad ha subido hasta mí» (Jonás 1:2).
  • «Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré» (Jonás 3:2).
  • «Y oró al Señor, y dijo: ¡Ah Señor! ¿No era esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis, porque sabía yo que tú eres un Dios clemente y compasivo lento para la ira y rico en misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas» (Jonás 4:2).

En Jeremías 18:8-9, Dios declara: «pero si esa nación contra la que he hablado se vuelve de su maldad, me arrepentiré del mal que pensaba traer sobre ella. 9 Y de pronto puedo hablar acerca de una nación o de un reino, de edificar y de plantar». Vemos que el Señor declara que Él no traerá juicio «si esa nación contra la que he hablado se vuelve de su maldad”. Y Nínive lo hizo al volverse de su pecado cuando Jonás les advirtió del juicio de Dios:

  • «Y los habitantes de Nínive creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. 6 Cuando llegó la noticia al rey de Nínive, se levantó de su trono, se despojó de su manto, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. 7 E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por decreto del rey y de sus grandes, diciendo: Ni hombre ni bestia, ni buey ni oveja prueben cosa alguna; no pasten ni beban agua, 8 sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios con fuerza, y vuélvase cada uno de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos. 9 ¡Quién sabe! Quizá Dios se vuelva, se arrepienta y aparte el ardor de su ira, y no perezcamos» (Jonás 3:5-9).

Por lo tanto, los teístas abiertos no tienen por qué afirmar que este versículo prueba que Dios cambia de opinión porque descubre algo nuevo; como el arrepentimiento de las personas. Desde la eternidad, Dios sabía que ellas se arrepentirían. Él, simplemente ordenó los medios de ese arrepentimiento al advertir a Nínive a través del profeta Jonás; ellos se arrepintieron y Dios apartó Su juicio.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí