El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada

0
82
El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada
El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada

Visite También Nuestra Sección, Apologética

Por, Luke Wayne
27 de abril de 2016

La apologética no es solo buena, es necesaria. Es una parte importante del evangelismo y también un medio que Dios usa para fortalecer y asegurar la de fe de Su pueblo. Cuando nuestro caso es público para la verdad o presentamos nuestros argumentos contra el error, estamos siendo obedientes a los mandamientos del Nuevo Pacto y siguiendo el ejemplo de los apóstoles y de los otros primeros cristianos, y de los profetas antes que ellos. De hecho, estamos siguiendo el ejemplo de nuestro Señor. La importancia de esto nunca debe ser disminuida, y cada creyente debe santificar al Señor en su corazón y siempre, estar listo a dar defensa de la esperanza que hay en nosotros (1ª Pedro 3:15).

El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada: ¿Qué Está Fallando en Nuestra Apologética?

Hay una prueba poderosa de nuestra identidad en el Señor y de la verdad de nuestro mensaje que no utilizamos. Creo que es claro que tanto nuestra apologética como nuestra evangelización sufren por ello. Tenemos un mandamiento respaldado por una promesa de nuestro Señor que nos señala una manera segura de que todos los hombres sepan que verdaderamente somos de Él. Es un caso que no podemos presentar simplemente versículos memorizados y argumentos cuidadosamente pensados. Debido a esta metodología apologética y bíblica, nuestra vida está al revés. Pero Dios la prometió y ordenó. Y funciona porque todo es de Él y no de nosotros. Aparte de la obra de Su Espíritu en nuestras vidas ninguno puede hacerlo. Funciona porque todo es de Él y no de nosotros. Para darles un poco de contexto, en la última cena, y poco antes de Su crucifixión, Jesús lavó los pies de Sus discípulos.

Juan 13:12-17

Explicando acerca de lo anterior, Jesús dijo:

  • «Entonces, cuando acabó de lavarles los pies, tomó su manto, y sentándose a la mesa otra vez, les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y tenéis razón, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. 15 Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 En verdad, en verdad os digo: un siervo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió. 17 Si sabéis esto, seréis felices si lo practicáis».

Fue en esta conversación que Jesús pasó a mencionar el punto clave para nuestros propósitos aquí.

El Mandamiento Nuevo: El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada

  • «Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor unos a otros» (Juan 13:34-35).

De la misma manera como Jesús amó a Sus discípulos, ellos deben amarse los unos a los otros. Es un mandamiento, no una opción. Y si obedecen a este mandamiento, entonces todos los hombres sabrán, de hecho, que son seguidores de Jesús. Aún más, Jesús declara dos veces en Juan 17:21-23 que es por el amor y la unidad entre cristianos que el mundo creerá que Él fue enviado del Padre. Observe aquí, que el mundo no está convencido de cómo amamos al mundo. Por supuesto, debemos amar a nuestro prójimo y a nuestros enemigos. También debemos ser buenos samaritanos con los extraños en necesidad e incluso mostrar compasión por quienes nos persiguen. Pero Jesús no está hablando de nada de eso aquí. El mundo sabrá quiénes somos y quién es Él por la forma como nos amemos entre nosotros.

¿Amas a tus Compañeros Creyentes?

Si es así, ¿cuál es el amor y sacrificio mutuo dentro de la congregación local? La comunión cristiana, el amor fraternal, la comunidad eclesial y la vida como un solo cuerpo en Cristo es lo que Jesús dice que hará para que todos los hombres sepan que somos Sus discípulos. Pero esta es nuestra falla en la apologética.

Pablo expresa la misma cosa a la iglesia en Roma.

Romanos 12:1-2

  • «Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto».

¿Qué es lo que con Frecuencia Falta en el Mandamiento Nuevo: El Amor por los Hermanos?

Debemos presentar nuestros cuerpos (plural) como un sacrificio vivo (singular). Esto es, todos nosotros ofreciendo nuestros cuerpos juntos como un sacrificio vivo. No debemos conformarnos a este mundo, más bien, ser “transformados por la renovación de la mente”. El mundo se divide entre judíos, griegos, bárbaros, sabios, insensatos, etc. pero en el evangelio de Jesucristo, no es así (Romanos 1:14-17). Magnificamos a Dios y mostramos Su obra milagrosa en la que los enemigos se vuelven hermanos, y los extraños se vuelven amigos. Esta es nuestra adoración aceptable de Dios, y sólo Su Espíritu y Su evangelio pueden hacer tal cosa. Por esto «probamos que la voluntad de Dios es buena, aceptable y perfecta».

Lo que Pablo Tiene Específicamente en Mente

Aquí se hace claro por el resto del pasaje lo que Pablo tiene específicamente en mente. Romanos 12:3, continúa, que no debemos pensar «más altamente de lo que debe pensar». En el capítulo 12:4-5 nos recuerda que debemos funcionar juntos como los muchos miembros de un cuerpo. Finalmente, Romanos 12:6-8 nos dice que los dones son para el beneficio común.

Romanos 12:9-16

El pasaje continúa:

  • El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo malo, aplicándoos a lo bueno. 10 Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros; 11 no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, 12 gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, 13 contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad. 14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. 15 Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran. 16 Tened el mismo sentir unos con otros; no seáis altivos en vuestro pensar, sino condescendiendo con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión».

¿Cómo es Este Pasaje?

Claro y consistente. Nuestro sacrificio de verdadera adoración a Dios es una ofrenda de amor unificado por el otro. Nuestra prueba de la voluntad de Dios es nuestra baja estima de nosotros mismos y nuestra alta estima por el otro; nuestro servicio por el otro en amor fraternal, justicia y verdad. Esto es lo que el evangelio nos hace, y demuestra el evangelio a los que observan. Vemos poderosamente esta obra en la iglesia temprana.

Hechos 2:42-47

  • «Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración. 43 Sobrevino temor a toda persona; y muchos prodigios y señales eran hechas por los apóstoles. 44 Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; 45 vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. 46 Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos».

¿En Dónde Está el Enfoque Principal?

En el amor auto sacrificial por los demás, en amor y gratitud a Dios. ¿Cuál es el resultado? Dios añadía diariamente a los que habían de ser salvos. ¿Es esta una promesa de que si solo nos amamos entre nosotros las personas se unirán a nuestras iglesias en todas y cada una de las circunstancias? No.

El Amor: Un Testimonio Poderoso

Pero es un testimonio poderoso el hecho de que nuestro amor diga algo. Nuestras vidas hablan al mundo. No nuestras vidas en forma individual, sino nuestras vidas como cuerpo. Que podamos ser en Cristo algo que el mundo y la carne no pueden, un pueblo humilde y amoroso que se ponen unos a otros antes que nosotros mismos. Es parte de nuestro testimonio, y de hecho nos motiva a invitar a nuestro vecino incrédulo a apartarse de sus pecados y creer en Cristo y así, ¡ser hecho parte de una obra tan peculiar de Dios! Esto no remplaza al evangelismo o la apologética; es una parte del evangelismo y la apologética ¡y las aviva!

¿Cuál es la Parte más Difícil de Nuestra Apologética?

La anterior. Ya que no es simplemente una apologética y no puede ser falsificada sólo para presentar nuestro punto. Tampoco puede ser sustituida por programas o estrategias. Esta debe ser real, lo que significa que debe ser un acto de Dios, lo que significa que debemos confiar total y completamente en el Él y en Su Espíritu en el misericordioso evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada: ¿Qué Tipo de Amor?

Como nota final, siempre debe decirse que este amor no es el «amor» sentimental o emotivo del mundo. Jesús dijo que debemos amarnos los unos a los otros como Él nos amó (Juan 13:34). Finalmente, el amor está centrado en la santidad y bienestar eterno de la otra persona, no en sus sentimientos inmediatos. Ciertamente nos regocijamos “con los que se regocijan”, y lloramos «con los que lloran» (Romanos 12:15), pero nuestro objetivo no es nuestra felicidad personal, más bien, «en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, 12 gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración┌ (Romanos 12:11-12).

Levítico 19:17-18 en El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada

Note ahora lo que dice este famoso pasaje acerca de «amar a nuestro prójimo»:

  • «No odiarás a tu compatriota en tu corazón; podrás ciertamente reprender a tu prójimo, pero no incurrirás en pecado a causa de él. 18 No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo; yo soy el Señor».

Conclusión de, «El Amor por los Hermanos: La Apologética Olvidada»

Así que el amor incluye amonestación y corrección. El amor está interesado con la justicia y la verdad. Esto no debe ser olvidado. Pero el amor también es renunciar a lo que tenemos para que nuestros hermanos y hermanas tengan lo que necesitan. El amor es dar de nuestro tiempo para satisfacer sus necesidades. El amor es necesitarse el uno al otro y servirse el uno al otro en lugar de permanecer solo. Ya sea en la amonestación, en la oración, en los regalos materiales o en los actos de servicio, el amor es poner a la otra persona antes que uno mismo. Este “matar” el orgullo y crucificar la carne para honrar a tu hermano en primer lugar sólo es posible en Cristo, y por eso es vital para una apologética cristiana sana y bíblica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí