¿Es Jesús adorado de la misma manera como lo fue David?

0
205

Visite también nuestra Sección, Versículos examinados del Viejo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

Los testigos de Jehová enseñan que Jesús es una criatura y que no es digno de ser adorado. Los cristianos, en los textos del Nuevo Pacto, registran que Jesús es adorado:

  • «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle» (Mateo 2:2, 11).
  • «Entonces los que estaban en la barca le adoraron, diciendo: En verdad eres Hijo de Dios» (Mateo 14:33).
  • «Jesús oyó decir que lo habían echado fuera, y hallándolo, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo del Hombre? 36 Él respondió y dijo: ¿Y quién es, Señor, para que yo crea en Él? 37 Jesús le dijo: Pues tú le has visto, y el que está hablando contigo, ese es. 38 Él entonces dijo: Creo, Señor. Y le adoró» (Juan 9:35-38).
  • «Y de nuevo, cuando trae al Primogénito al mundo, dice: Y ADÓRENLE TODOS LOS ÁNGELES DE DIOS» (Hebreos 1:6).

Con relación a los anteriores pasajes, los testigos reconocen que a veces las personas se inclinaban delante de Jesús de la misma manera como lo harían con Dios el Padre, pero niegan que Jesús fuese adorado. De hecho, en la Traducción del Nuevo Mundo realizada por la Organización La Atalaya, el término griego para adoración («proskunéo») siempre se traduce como «rendir homenaje», cada vez que se refiere a Cristo. En cambio, cada vez que se refiere a Dios el Padre, lo traducen «adoración». Los testigos escogen entre estas dos formas de traducir la palabra «proskunéo» dependiendo de dos cosas: a quién se dirige la adoración (si al Padre o al Hijo), y lo que les dicta su teología. Por lo tanto, el debate continúa. Es entendible el uso de este término debido a que los testigos niegan la deidad de Jesús, mientras que los cristianos la proclaman correctamente, ya que Jesús es la segunda persona de la Trinidad.

En un intento de probar su posición, los testigos de Jehová, citarán 1º Crónicas 29:20 (Reina Valera Contemporánea):

  • «Después de esto, David dijo a toda la congregación: Bendigan al Señor su Dios. Entonces toda la congregación bendijo al Señor, Dios de sus padres, y se inclinaron y adoraron delante del Señor y del rey».

Al citar este texto, los testigos de Jehová tratan de establecer que debido a que ante el rey David «se inclinaron y adoraron delante del Señor y del rey», significa que David fue adorado también, pero en un grado menor que Dios. Por lo tanto, ellos concluyen que Jesús puede ser también adorado, pero en un grado menor que a Dios y de la misma forma en que el rey David fue adorado; y esto, no significa que Jesús sea divino.

El contexto de 1º Crónicas 29:20

Primero: Obviamente, este pasaje no significa que David fue adorado de igual forma, o al mismo nivel que a Dios. Esto sería blasfemia. Por tanto, la mejor forma de traducir la palabra hebrea «shakjá», sería como «rendir homenaje» o «inclinarse», como queda confirmado en otras traducciones.

Otras versiones bíblicas

  • «Después dijo David a toda la congregación: Bendecid ahora a Jehová vuestro Dios. Entonces toda la congregación bendijo a Jehová Dios de sus padres, e inclinándose adoraron delante de Jehová y del rey» (Reina Valera 1960).
  • «Entonces David dijo a toda la asamblea: Bendecid ahora al Señor vuestro Dios. Y toda la asamblea bendijo al Señor, al Dios de sus padres, y se inclinaron y se postraron ante el Señor y ante el rey» (La Biblia de las Américas).
  • «Cuando terminó, David le dijo al pueblo: ¡Bendigan y alaben a Dios! Entonces todo el pueblo, inclinándose ante Dios y ante el rey, bendijo y alabó al Dios de sus antepasados» (Traducción en Lenguaje Actual).
  • «Luego David dijo a toda la asamblea: — Bendigan al Señor su Dios. Y toda la asamblea bendijo al Señor Dios de sus antepasados y se inclinó con reverencia ante el Señor y ante el rey» (La Palabra Hispanoamérica).

¿Es legítimo traducir este versículo de esta manera? Sí; y es debido a que es consistente con los diccionarios hebreos que nos dicen que la palabra «shakjá» puede significar, «adorar, arrodillarse, bajar, culto, dar culto, encorvar, humillar. -se, inclinar, -se, postrar, rendir, reverencia» («Enhanced Strong’s Lexicon», Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1995). Lo mismo se establece en, «The Abridged Brown-Driver-Briggs Hebrew-English Lexicon of the Old Testament», Richard Whitaker, Editor, (Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1997).

Esto demostraría sencillamente, que David no estaba siendo adorado. Más bien, se le estaba rindiendo a David, un homenaje, de la manera como se hacía con Dios, aunque es claro que no existe confusión alguna acerca de quién era Dios y quién no. Pero, como si no fuera poco, la Traducción del Nuevo Mundo, traduce la palabra «shakjá» en 1º Crónicas 29:20 como «postrarse».

  • «Y David paso a decir a toda la congregación: Bendigan, ahora, a Jehová su Dios. Y toda la congregación procedió a bendecir a Jehová el Dios de sus antepasados y a inclinarse y postrarse ante Jehová y ante el rey» (Traducción del Nuevo Mundo).

Por tanto, la misma biblia de los testigos de Jehová, reconoce que el rey David fue grandemente venerado por el pueblo, más no adorado. En vez de esto, tanto Dios como David fueron venerados por el pueblo en postración, más no en adoración.

Asumamos por un momento, el argumento de los testigos de Jehová. Si dijéramos aún, que Jesús pudo ser honrado de la misma manera que David, y en un grado menor que Dios, esto no significa que Jesús no es Dios. Recordemos, Jesús es tanto Dios como hombre. Como hombre se postrarían delante de Él; como Dios, Él fue adorado. Además, se dice que Jesús sabía todas las cosas: «Le dijo por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me quieres? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas» (Juan 21:17), que Él estaría con Sus discípulos hasta el fin del mundo: «enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:20), etc. Es llamado Dios, tanto por Tomás: «Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!» (Juan 20:28), como por el Padre: «Pero del Hijo dice: TU TRONO, OH DIOS, ES POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, Y CETRO DE EQUIDAD ES EL CETRO DE TU REINO» (Hebreos 1:8). La divinidad de Cristo es establecida en el Nuevo Pacto y sólo los testigos de Jehová con su preconcebida idea que Jesús no es divino, tuercen las Escrituras para que encajen sus necesidades.

La Biblia registra: «1 En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba en el principio con Dios. 14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:1, 14). Claramente, Jesús es la Palabra hecha carne, y como dice Colosenses 2:9, la plenitud de la divinidad habita corporalmente en Jesús. Jesús no es un ser creado, sino el creador de todas las cosas: «Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. 17 Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen» (Colosenses 1:16-17), de la misma forma en que Dios es el creador de todo: «Así dice el Señor, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: Yo, el Señor, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda» (Isaías 44:24). Él es tanto Dios como hombre. Esto se llama Unión Hipostática.

Una vez más, los testigos de Jehová están equivocados e insisten en el intento de destronar a Cristo, pero no lo lograrán mientras la verdad de la Palabra de Dios sea revelada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí