Jacobo 1:5: El Testimonio Mormón

0
295

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

Por, Luke Wayne
17 de junio de 2017

Existen muchas razones objetivas para rechazar el libro de mormón y la afirmación de José Smith de ser un profeta de Dios. Sin embargo, la mayoría de los mormones dicen tener un testimonio directo del Espíritu Santo. Este supuesto testimonio interno reemplaza totalmente cualquier consulta a la lógica, a la razón, a la evidencia histórica o aun, la misma Escritura. El mormón da por sentado que la Biblia está corrupta, que la evidencia histórica está equivocada, o que simplemente, la lógica tiene defectos sobre la base de que ésta, contradice lo que ellos sienten dentro de sí después de orar sobre el libro de mormón o la verdad de la iglesia mormona. Este sentimiento cálido, y asumido como cierto, se hace sin cuestionamiento alguno por ser considerado la misma voz del dios mormón a través del dios espíritu santo. De hecho, afirman que la Biblia misma nos enseña a buscar en oración tales experiencias subjetivas, emocionales e interiores para obtener respuestas a nuestras preguntas importantes. La mayoría de las veces, señalan las palabras de Jacobo:

«Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada» (Jacobo 1:5).

Ellos afirmarán que simplemente obedecen este mandamiento. Lo que ellos buscan es saber si el libro de mormón es verdadero y si José Smith es un profeta del Dios único, así que rezan acerca de esto, y el dios de ellos les da la respuesta a través de los sentimientos espirituales que reciben.

Sin embargo, y al leer en el contexto, Jacobo está hablando acerca de algo que es totalmente diferente. En ninguna parte la Biblia se nos instruye a dejar de lado la claridad de lo que ya ha sido revelado en la Escritura y creer, supuestamente, en impulsos emocionales internos, los cuales son discernidos por nuestros propios corazones pecaminosos. Más bien, somos advertidos:

  • «Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?» (Jeremías 17:9).

Y se nos ordena:

  • «Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema» (Gálatas 1:8-9).

Entonces, ¿de qué está hablando Jacobo?

¿Crecer en Sabiduría o Adquirir Información?

Hay una diferencia entre sabiduría y conocimiento. La interpretación mormona de este pasaje supone que Jacobo está hablando del conocimiento. Si queremos saber algo, el mormón dice debemos pedirle a Dios, y Dios responderá directamente nuestra pregunta en forma espiritual dentro de nosotros, respuesta que estará desligada de toda evidencia y fuera de todo lo que Él ha dicho anteriormente en la Escritura. Los mormones leen Jacobo como si Dios prometiera que nos dará una revelación personal e individual para responder a nuestras difíciles preguntas. Sin embargo, en su epístola, Jacobo no nos promete conocimiento. Él no está afirmando que Dios nos dará respuestas nuevas e individuales a cosas que no conocemos. Él no nos dice que oremos porque nos falta información. Más bien Jacobo está hablando de sabiduría. Por eso, explica:

  • «Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía» (Jacobo 3:17).

La sabiduría no es nueva información para responder a nuestras preguntas. Es una nueva actitud, una nueva cosmovisión, una nueva convicción que el único y verdadero Dios enseña a los creyentes con el tiempo. Es una visión divina y el entendimiento de la vida que cambia la forma en que nos tratamos entre nosotros. La sabiduría de la que habla Jacobo no es el contenido de un nuevo credo acerca de nuestras creencias y acerca de quiénes son los verdaderos profetas o qué iglesias son verdaderas o falsas. Jacobo está escribiéndole a personas a quienes supuestamente ya saben eso. Sus lectores tienen una confesión común de fe. Él está hablando sobre el estado de la mente y el corazón que permite que el verdadero creyente realmente viva eso. Esto se vuelve muy claro a medida que leemos el contexto en Jacobo 1.

Sabiduría y Juicios

Jacobo inicia su epístola:

  • «Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, 4 y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada» (Jacobo 1:2-4).

Tal como vimos en la definición de Jacobo de la sabiduría celestial, él está hablando de cómo crecer en nuestro carácter piadoso. No está hablando de un tema muy diferente acerca de cómo obtener creencias exactas. ¿Cómo nos indica Jacobo que no nos faltará nada? Cuando veamos que estamos «cercados de diversas pruebas». Si a usted le falta algo que necesita, lo recibirá a través de las diferentes pruebas de su fe. Así es como obtendremos lo que nos falte. Lo anterior debe ser mantenido en mente mientras avanzamos a los siguientes versículos:

  • «Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra» (Jacobo 1:5-6).

Si le falta sabiduría, «… que la pida a Dios», el cual dará «a todos abundantemente». ¿Cómo le dará Dios sabiduría? Bien, Jacobo terminó de darnos una frase sobre cómo recibir las cosas cuando carecemos de estas. Por medio de las diversas pruebas (Jacobo 1:2). Dios gustosamente te hará sabio, pero Él lo hará al permitir que diversas pruebas y problemas entren en su vida, y es de ahí, de donde usted aprenderá Su sabiduría. Esta es la razón por la que Jacobo nos advierte que oremos con fe, creyendo verdaderamente sin dudar. Aquel que duda estará cuestionando a Dios al momento en que las pruebas vengan y no buscará la mano de Dios en estas pruebas para aprender de estas. Tal persona de doble ánimo «… es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra» (Jacobo 1:6b) y no aprenderá nada. De hecho, esta es una enseñanza constante en la Biblia:

  • «Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; 5 y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado» (Romanos 5:3-5).

El salmista ora:

  • «Bien has obrado con tu siervo, oh Señor, conforme a tu palabra. 66 Enséñame buen juicio y conocimiento, pues creo en tus mandamientos. 67 Antes que fuera afligido, yo me descarrié, mas ahora guardo tu palabra» (Salmo 119:65-67).

El salmista conecta su oración –para discernimiento y comprensión– como el medio de las pruebas para enseñarle obediencia. Pablo también recurre a las pruebas como el medio utilizado por el Espíritu para transforma nuestro carácter. Dios concede sabiduría a través de las pruebas que Él permite en nuestra vida para que podamos padecer fielmente a través de estas y aprender a confiar más en Él y aferrarnos más firmemente a Su palabra. Nada de esto es acerca de obtener información sobre nuevos profetas o nuevas escrituras supuestamente reveladas, ni tampoco es sobre obtener respuestas instantáneas a preguntas por medio de sentimientos internos subjetivos. Jacobo está escribiendo a hombres y mujeres que ya son creyentes sobre cómo deben crecer en la sabiduría obediente y piadosa y llegar a ser completos en su carácter moral. Tal obediencia incluiría la obediencia a los mandamientos de Dios sobre la evaluación cuidadosa de los profetas y el probar los espíritus por normas bíblicas objetivas. Esto también causará obediencia al mandamiento citado anteriormente, y aun a rechazar incluso la más sublime revelación angélica si contradice el evangelio bíblico predicado por los apóstoles del Nuevo Pacto. Ignorando estos mandamientos y orar para lograr atajos espirituales con respecto a nuevos profetas, nuevos evangelios y nuevas religiones, no sigue las instrucciones bíblicas; simplemente, es ignorarlas. No se estaría actuando en sabiduría; más bien, se estaría pecando.

En la Biblia

  • Jesús dice:
    • «Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? 17 Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. 18 Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis» (Mateo 7:15-20).
  • Pablo escribe:
    • «Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 14 Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra» (2ª Timoteo 3:13-17).
  • Juan escribe:
    • «Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo» (1ª Juan 4:1).

En MIAPIC

  • Jacobo 1:5 y Rezar Sobre el Libro de Mormón
    • Jacobo 1:5 es usado en forma inapropiada por los mormones para justificar el libro de mormón para ver, si éste es cierto. Pero lo que ellos hacen, no es bíblico. Va en contra de la verdad escritural y básicamente la verdad se sujeta a un sentimiento.
  • Moroni 10:4; Alma 32:27-28 y el Testimonio Mormón
    • El mormón utilizará estos pasajes para explicar que estos son los sentimientos que el dios espíritu santo de ellos usa para hablarles a ellos. Cuando rezan y sienten paz, gozo, dulzura y amor pueden saber que es el dios espíritu santo quien les habla y no un espíritu engañoso. ¿Pero es esto realmente lo que Pablo estaba diciendo a los Gálatas? Difícilmente.
  • Gálatas 5, el Fruto del Espíritu y el Testimonio Mormón
    • El mormón utilizará estos pasajes para explicar que estos son los sentimientos que el dios espíritu santo de ellos usa para hablarles a ellos. Cuando rezan y sienten paz, gozo, dulzura y amor pueden saber que es el dios espíritu santo quien les habla y no un espíritu engañoso. ¿Pero es esto realmente lo que Pablo estaba diciendo a los Gálatas? Difícilmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí