Juan 5:30-32: «Yo no puedo hacer nada por iniciativa mía …»

0
151

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

  • «Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy[a] y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó» (Juan 8:28).
    • Footnotes:
      • [a] Juan 8:28 Véase la nota, vers. 24: Juan 8:24 La mayoría de los eruditos bíblicos relacionan estas palabras con Éxodo 3:14 YO SOY EL QUE SOY

Si Jesús es Dios encarnado, ¿por qué diría que no hace nada por Su cuenta o por Sí mismo?

La teología cristiana fundamental enseña que Jesús es, tanto divino como humano. O sea, Jesús tiene dos naturalezas, es Dios y hombre al mismo tiempo. Para esto, encontramos apoyo en la misma Escritura:

  • «En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios» (Juan 1:1).
  • «Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14).
  • «Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él» (Colosenses 2:9).

Como podemos ver, en Jesús entonces, habita tanto «la plenitud de la Deidad» como la naturaleza de hombre. Es, tanto divino como humano.

  • El Hijo se despojó de Su forma de Dios
    • «Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz» (Filipenses 2:5-8).
  • Como ser humano, tuvo que ser «hecho un poco inferior a los ángeles»
    • «Pero vemos a aquel que fue hecho un poco inferior a los ángeles, es decir, a Jesús, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muerte por todos» (Hebreos 2:9).
  • Como ser humano nació bajo la ley
    • «Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley» (Gálatas 4:4).
  • Como hombre, creció en estatura y en sabiduría
    • «Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres» (Lucas 2:52).

Basados en los anteriores pasajes, podemos llegar a conclusiones:

  • Jesús estaba sujeto al Padre
    • «Yo no puedo hacer nada por iniciativa mía; como oigo, juzgo, y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió» (Juan 5:30).
  • Jesús no vino a hacer Su voluntad
    • «diciendo: Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Lucas 22:42).
  • Jesús fue enseñado por el Padre
    • «Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó» (Juan 8:28).
  • Jesús estaba obligado a cumplir la ley; lo cual incluía, la adoración a Dios, Su Padre
    • Leer, Juan 17.

Una vez establecido este fundamento, podemos ver entonces por qué Jesús no podría hacer nada por Sí mismo, buscando, además, hacer la voluntad del Padre. Esto no significa que no tuviera voluntad propia o deseo de hacer cosas. El tema es, que Jesús tenía que venir para hacer la voluntad del Padre, estando así, en total sujeción a Él. Por lo tanto, y en total sujeción, Él no podía hacer nada por Sí mismo.

Esto, no significa que Jesús no es divino; significa que Jesús, al tener dos naturalezas, y una de ellas la humana, se sujetaba voluntariamente a la ley, operando así bajo las necesidades de un hombre. Un hombre correcto y piadoso, no haría nada por propia iniciativa, sino que haría cualquier cosa y sólo aquello que Dios le dijera que tenía que hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí