Lucas 10:25-37: El Buen Samaritano

0
393

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

Tema: Pregunta Sobre la Vida Eterna

Lucas 10:25-37 El Buen Samaritano
25 Y he aquí, cierto intérprete de la ley se levantó, y para ponerle a prueba dijo: Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna?Intérprete de la ley: experto en la ley de Moisés. A menudo era buscado para resolver problemas legales. "se levantó": cortesía social y saludo de respeto. Sin embargo, en su corazón buscó probar a Jesús. Esta es una contradicción entre sus acciones y sus palabras.
26 Y Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?Jesús le pregunta al intérprete de la ley sobre lo que mejor conoce: la ley. Sabe que guardar la ley es la respuesta adecuada. Él saca el tema a la luz. Probablemente esto sea lo mejor, ya que los líderes judíos seguramente estaban preocupados por las enseñanzas de Jesús sobre la ley.
27 Respondiendo él, dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU FUERZA, Y CON TODA TU MENTE; Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.Es interesante notar que este intérprete citar algo con relación al amor y no algún ritual o conjunto de reglas.

Aquí, la norma establecida es una que nadie podía guardar.

Quizás estaba probando a Jesús citando lo que ya había enseñado antes: el amor.
28 Entonces Jesús le dijo: Has respondido correctamente; HAZ ESTO Y VIVIRÁS.Jesús, el hombre, le informa al intérprete de la ley: "Has respondido correctamente".
29 Pero queriendo él justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?El intérprete no muestra humildad al decir algo como: "¿Cómo puedo hacer esto, si soy un hombre imperfecto y pecador?". En cambio, busca justificarse a sí mismo.

Con frecuencia, este es el caso con los expertos en derecho moral; piensan que sus propias vidas están muy bien porque miran sus acciones; no sus corazones.

La respuesta esperada sería algo como: "Mi prójimo es mi pariente y mi amigo". Entonces el intérprete podría dicho que lo había hecho y, así, disfrutar del honor entre la gente que escucha. Sin embargo, Jesús dijo ...
30 Respondiendo Jesús, dijo: Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, los cuales después de despojarlo y de darle golpes, se fueron, dejándolo medio muerto.Jesús explica la ley del amor. El verdadero amor es ponerlo en acción. No se trata simplemente de un concepto o un sentimiento.

Existe una ruta que baja de Jerusalén a Jericó. Son aproximadamente 27 kilómetros de distancia desciende alrededor de 900 metros pies en esos 27 kilómetros. Durante mucho tiempo ha sido un viaje peligroso debido a ladrones y asaltantes.

Jesús intencionalmente no describe al hombre. La audiencia, siendo judía, naturalmente asumiría que era judío. Estando en este estado medio muerto estaría inconsciente.

Debido a que está desnudo, no es identificable. Históricamente, una persona puede identificarse de dos maneras: su vestimenta y su hablar, es decir, su dialecto. El hombre es cualquier persona: sin origen étnico, sin estatura, sin cargo.
31 Por casualidad cierto sacerdote bajaba por aquel camino, y cuando lo vio, pasó por el otro lado del camino.Sin duda, el sacerdote iba a caballo porque pertenecía a las clases altas de la sociedad. A diferencia de los pobres que caminan.

Debido a que se mueve al otro lado, probablemente el sacerdote no había visto lo que sucedió. ¿Cómo puede estar seguro de que el hombre herido es el prójimo si no se le puede identificar? Si la persona tirada allí es no es judío, el sacerdote podría correr el riesgo de contaminarse, especialmente si la persona estaba realmente muerta. Si se contaminaba, no puede recoger, distribuir ni comer de los diezmos. Su familia y sirvientes sufrirían las consecuencias con él.

Los sacerdotes estaban supuestos a ritualmente puros como ejemplos de la ley. Caería una deshonra y vergüenza inmediata que las personas y sus compañeros sufrirían por tal profanación. Habiendo completado sus dos semanas obligatorias de servicio, tendría que regresar y pararse en la Puerta del Este junto con el resto de los inmundos. Además, de la humillación involucrada, el proceso de restaurar la pureza ritual consumía mucho tiempo y era costosa. Requería encontrar, comprar y reducir a cenizas una novilla roja, ritual que llevaría una semana completa. El sacerdote está en un dilema. Además, no puede acercarse a un hombre muerto a menos de dos metros sin contaminarse, y para determinar la condición del hombre herido tendrá que traspasar ese límite.
32 Del mismo modo, también un levita, cuando llegó al lugar y lo vio, pasó por el otro lado del camino."Los levitas eran descendientes de Leví, pero no de Aarón, y ayudaron a los sacerdotes (los descendientes de Aarón) en el templo".[1]

La ruta de la que se habla aquí es larga. Es muy probable y de acuerdo con quienes la han transitado, una persona que la recorra pueda ver un largo camino por delante. El levita, que pertenece a una clase social más baja, pudo haber estado caminando. Probablemente vio al sacerdote delante de él y podría haber pensado: "Si el sacerdote no se detiene, yo tampoco lo haré".

Tal vez tenían temor por su propia seguridad. ¿Qué pasa si alguien los ve con la persona herida y desnuda y les informa a los oficiales que el sacerdote y / o levita cometieron un crimen contra la persona herida?
33 Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba; y cuando lo vio, tuvo compasión,Los samaritanos eran una raza mixta de judíos de la cautividad y el pueblo samaritano de la tierra en la que estuvieron cautivos. La relación entre judíos y samaritanos era de hostilidad debido a algunas cosas malas sucedidas en el pasado. De acuerdo con la Mishná, “El que come el pan de los samaritanos es semejante al que come carne de cerdo” (Mishná Shebiith 8:10). La Mishná son las tradiciones orales que se desarrollaron sobre la ley, que contiene interpretaciones y aplicaciones a cuestiones específicas que la ley trata solo en principio. En concreto, es la colección de estas tradiciones.

El samaritano no es un gentil. Está sujeto a la misma ley que los judíos. El samaritano no sería naturalmente de esa área, por lo que el hombre medio muerto ciertamente no calificaría como su prójimo.

"Entonces la mujer samaritana le dijo: ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? (Porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos.)" (Juan 4:9).

"Contestaron los judíos, y le dijeron: ¿No decimos con razón que tú eres samaritano y que tienes un demonio? 49 Jesús respondió: Yo no tengo ningún demonio, sino que honro a mi Padre, y vosotros me deshonráis a mí" (Juan 8:48-49).
34 y acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó.El samaritano corre el riesgo de contaminarse. Se acerca a este hombre no identificable y lo ayuda.

Aceite y vino se derramaba sobre el altar mayor delante de Dios. Note cómo se menciona el uso después de que el sacerdote y el levita no cumplieron con su deber.

Venganza de sangre: "La legislación mosaica estableció ciudades de refugio para personas bajo amenaza de muerte por venganza de sangre. Esta legislación proporcionó una válvula de escape para una costumbre que no podía ser erradicada".

A menudo, cuando no se podía ubicar al culpable, se podía administrar venganza a un miembro de su familia. A menudo, la venganza llegaría incluso a los parientes más distantes de la parte infractora.

"Las mentes irracionales buscando enfocarse en su venganza no hacen juicios racionales, especialmente cuando la persona involucrada es de una comunidad minoritaria odiada".
35 Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al mesonero, y dijo: «Cuídalo, y todo lo demás que gastes, cuando yo regrese te lo pagaré».El samaritano pierde el anonimato cuando afirma que volvería. Esta es una aceptación de la amenaza potencial de venganza de sangre.

El herido no tiene dinero. Cuando llegue el momento de irse, si no puede pagar la deuda, lo pueden arrestar (Mateo 18: 23-35). El samaritano lo sabe y ofrece dinero (dos denarios son dos días de salario) y cualquier otra cosa que se necesite para atender las necesidades de este hombre no identificado.

Aun más, el samaritano no tenía forma de asegurar la devolución de su dinero. Por lo tanto, es seguro asumir que no esperaba que se lo devolvieran.
Los ladronesEl sacerdote y el levitaEl samaritano
Lo robaronLo perjudicaron por no actuarPagó por él
Lo dejaron heridoLo dejaron sin ayudaLo dejó al cuidado de alguien
Lo abandonaronLo abandonaronPrometió regresar

Los ladrones hirieron al hombre con violencia, y el sacerdote y el levita, por negligencia. Los tres son culpables: “A aquel, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado” (Jacobo 4:17).

Jesús era como el samaritano. Estaba dispuesto a tocar lo inmundo. Estaba dispuesto a ir por los perdidos, los marginados y los necesitados. Y, como el samaritano, Jesús era un paria a los ojos de los intérpretes, sacerdotes, escribas, fariseos y saduceos.

Lucas 10:25-37 El Buen Samaritano (segunda parte)
36 ¿Cuál de estos tres piensas tú que demostró ser prójimo del que cayó en manos de los salteadores?Jesús se niega a definir quién es el prójimo. En cambio, hace una pregunta que prueba algo más grande que la respuesta exacta anticipada. Ser prójimo de alguien no se limita a las relaciones familiares o la proximidad. Es mostrar el amor de Dios a todos los necesitados, sean quienes sean, dondequiera que estén.
37 Y él dijo: El que tuvo misericordia de él. Y Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo.Los samaritanos eran tan odiados por los judíos que quizás este intérprete no quiso utilizar el término "samaritano" y en cambio dijo, "el que tuvo misericordia de él".

La discusión comenzó con una pregunta: ¿Qué haré para heredar la vida eterna? La pregunta es respondida con la conclusión de lo que se debe hacer.

Si vamos a hacer esto, rápidamente encontraremos que somos incapaces de completar tan perfecto amor. Dado que la ley requiere una obediencia perfecta, la realización de esta lección sería algo muy difícil para el intérprete.
  • Esta parábola enseña la imposibilidad de ganarse la salvación. El estándar, que es el amor perfecto, es demasiado alto.
  • Mantiene un nivel ético por el que debemos luchar (Mateo 5:48).
  • Ataca los prejuicios raciales.
  • Enseña que el amor es algo que no solo sientes sino que también haces.
Notas a pie de página:

[1] Walvoord, John F., and Roy B. Zuck, The Bible Knowledge Commentary, (Wheaton, Illinois: Scripture Press Publications, Inc.), 1983, 1985.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí