Mateo 24:35-37: Si Dios se Encarnó en la Persona de Jesús, ¿por qué no Sabía el Tiempo de Su Regreso?

0
68

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética


«El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán. 36 Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre. 37 Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre» (Mateo 24:35-37).


Si Dios se encarnó en la persona de Jesús, ¿por qué no sabría cuál sería el día y la hora de Su regreso? Después de todo, Dios conoce todas las coas. Por lo tanto, si Jesús no sabía todas las cosas, entonces, Dios no pudo encarnarse en la persona de Jesús.

Esta objeción es, con mucha frecuencia, levantada por los testigos de Jehová y los cristadelfianos.

Jesús tiene dos naturalezas, la divina y la humana. Esta enseñanza se conoce como la unión hipostática; esto es, la unión de dos naturalezas en Su sola persona:

  • «Pero vemos a aquel que fue hecho un poco inferior a los ángeles, es decir, a Jesús, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muerte por todos» (Hebreos 2:9 ).
  • «Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz» (Filipenses 2:5-8).
  • «Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él» (Colosenses 2:9).

Como hombre, Jesús cooperó con las limitaciones de ser un hombre, esta es la razón por la que versículos como en Lucas 2:52, dicen: «Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres». Por lo tanto, y en este punto de Su ministerio, Él podía declarar que no sabía el día ni la hora de Su regreso. Pero esto, no es una negación de Su ser como Dios, sino una confirmación de Él como ser humano en Sus limitaciones.

Además, la lógica de que Jesús no podía ser Dios porque Él no sabía todas las cosas, funciona en ambos sentidos. Si pudiéramos encontrar un pasaje donde se afirma de Jesús que conoce todas las cosas, ¿no probaría que Él es Dios?

  • «Le dijo por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me quieres? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas» (Juan 21:17).

Jesús no corrigió a Pedro diciéndole: «Un momento Pedro, yo no conozco todas las cosas». Más bien, dejó que Pedro continuara con su declaración de que Él sí sabía todas las cosas; por lo tanto, debe ser cierto.

Pero si tenemos un versículo que dice que Jesús no sabía todas las cosas y otro que dice que Él sabía todas las cosas, ¿no es entonces contradictorio? No. No lo es.

Antes de la crucifixión y posterior a la resurrección de Jesús, Él dijo que sólo el Padre sabía del día y la hora de Su regreso. Como dijimos anteriormente, Jesús estaba cooperando con las limitaciones de ser un hombre mientras completaba Su ministerio en esta tierra. Fue entonces glorificado en Su resurrección y, sin embargo, Él era todavía un hombre (cf. Colosenses 2:9 y 1ª Timoteo 2:5). Después de la resurrección de Jesús, tuvo la capacidad de aparecer y desaparecer a Su voluntad. Y esta, no es una capacidad normal de un hombre; sino la de un hombre normal resucitado y glorificado. Hubo un cambio; Él todavía era un hombre y, aun así, sabía todas las cosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí