«Ni me pasó por la mente que ellos cometieran esta abominación»

0
214

Visite también nuestra Sección, Versículos examinados del Viejo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

«Y edificaron los lugares altos de Baal que están en el valle de Ben-hinom, para hacer pasar por el fuego a sus hijos y a sus hijas en honor de Moloc, lo cual no les había mandado, ni me pasó por la mente que ellos cometieran esta abominación, para hacer que Judá pecara» (Jeremías 32:35).

Este versículo es respondido de la misma manera como en Jeremías 7:31.

¿Está diciendo este versículo que hay cosas en las que Dios no piensa? Aun en el teísmo abierto, Dios conoce todas las cosas, tanto las actuales como las que han de suceder. Esto significa que Dios puede conocer todas las cosas en el tiempo presente así como también todas las posibilidades de las cosas que pudieran llegar a existir. Ciertamente Dios, que conocía los pecados pasados de Israel habría pensado acerca de ellos cometiendo tal pecado, tan horrible como lo fue. Por lo tanto, no tiene sentido interpretar esto como si Dios admitiera que Él nunca hubiera pensado acerca de algo.

Lo que es interesante acerca del versículo de Jeremías, es que la LXX[1] usa la palabra «corazón» en vez de algunas traducciones del griego que usan la palabra, «mente» o «pensamiento». Debido a que podemos concluir que Dios puede contemplar todas las formas posibles de rebelión, entonces, también podemos concluir que Dios está tratando con el tema de la conducta moral humana, en lugar de expresar ignorancia, ya que es de lo que Dios está hablando. En otras palabras, el pecado de ellos no entró en la intención del corazón de Dios para Sus planes con Judá.

Notas a pie de página:

[1] La Septuaginta es la traducción griega del hebreo del Viejo Pacto. Fue traducida por los judíos, alrededor del 200 a. C.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí