Peligros de la Apologética

0
132
Peligros de la Apologética
Peligros de la Apologética

Visite También Nuestra Sección, Apologética

Título Original: ¿Cuáles son Algunos de los Peligros de la Apologética?

30 de octubre de 2016

La apologética es la rama de la teología cristiana que trata con la defensa e institución de la fe cristiana. Esto significa que aquellos que defienden el cristianismo, deben usar la lógica, la evidencia, la escritura, y la sabiduría cuando se responden objeciones y nos enfrentamos a retos. Esto lo vemos evidenciado en la Biblia.

Citas Bíblicas Apoyando la Apologética

  • «Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía dentro de él al contemplar la ciudad llena de ídolos. 17 Así que discutía en la sinagoga con los judíos y con los gentiles temerosos de Dios, y diariamente en la plaza con los que estuvieran presentes» (Hechos 17:16-17).
  • «destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo» (2ª Corintios 10:5).
  • «sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia» (1ª Pedro 3:15).

Peligros de la Apologética: ¿Cuáles Serían?

Hacer apologética puede también requerir una cantidad de conocimiento en una variedad de temas como la filosófica, las falacias lógicas, la Escritura, los cultos, las religiones falsas y la teología bíblica. Cuando aplicamos el conocimiento obtenido en esas áreas, significa que los apologetas están frecuentemente corrigiendo a otras personas. Algunas veces, tales correcciones pueden ser numerosas y los apologetas pueden parecer arrogantes. Algunas veces son acusados de ser cazadores de herejías que sólo quieren perder su tiempo juzgando a las personas.

Pero una acusación de arrogancia no significa que esta sea cierta. Algunas veces a las personas no les gusta que las reten y responden atacando. Sin embargo, los apologetas necesitamos ser cuidadosos para no caer en una actitud de superioridad. Como cristianos, necesitamos tratar en todo momento de ser humildes cuando presentemos la verdad de la Palabra de Dios. Después de todo, el conocimiento puede volvernos arrogantes.

1ª Corintios 8:1

  • «En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica».

Algunas de las Áreas de Peligros en la Apologética

  • Colocar a Cristo en segundo lugar y la apologética en primer lugar.
  • Arrogancia basada en el conocimiento y que no corresponde a la humildad.
  • Causar conflictos entre las personas cuando no es necesario.
  • Mantener una actitud crítica y condenatoria.
  • Desarrollar un estilo de vida argumentativo en lugar de ser considerado y paciente.
  • Ver a los incrédulos como oponentes en vez de considerarlos como almas perdidas, olvidando así la compasión.
  • Ver a los cristianos como oponentes cuando no están de acuerdo con usted acerca de temas debatibles.
  • Aislarse cuando rechaza a los que no están de acuerdo con usted.
  • El deseo de victoria o de revancha sobre la conversión de las almas.
  • Ver sólo la precisión técnica sobre la corrección amorosa.

Ahora bien, no necesito ampliar cada una de estas áreas. Se explican por sí mismas. Nuestra meta como cristianos es presentar nuestra fe y su defensa con mansedumbre y respeto. Esto no siempre es fácil de hacer, especialmente a la luz de algunos que son severamente hostiles y que enfrentamos como cristianos. Sin embargo, echemos un vistazo a lo que dice la Escritura acerca de nuestra interacción con aquellos que están en contra del cristianismo.

  • «Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona» (Colosenses 4:5-6).
  • «Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, 25 corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad» (2ª Timoteo 2:24-25).

¿Hay Momentos Para Palabras Duras?

¿Se presentarán momentos para ser firmes y fuertes y no suaves cuando tratamos con incrédulos? Sí habrá esos momentos. Jesús mismo dijo muchas cosas duras a las personas:

  • «¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de vosotros cuando dijo:» (Mateo 15:7).
  • «¡Ay de vosotros, guías ciegos!, que decís: «No es nada el que alguno jure por el templo; pero el que jura por el oro del templo, contrae obligación». 17 ¡Insensatos y ciegos!, porque ¿qué es más importante: el oro, o el templo que santificó el oro?» (Mateo 23:16-17).
  • «Y en su enseñanza les decía: Cuidaos de los escribas, a quienes les gusta andar con vestiduras largas, y aman los saludos respetuosos en las plazas, 39 los primeros asientos en las sinagogas y los lugares de honor en los banquetes; 40 que devoran las casas de las viudas, y por las apariencias hacen largas oraciones; estos recibirán mayor condenación» (Marcos 12:38-40).
  • «43 ¡Ay de vosotros, fariseos!, porque amáis los primeros asientos en las sinagogas y los saludos respetuosos en las plazas. 52 ¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley[g]!, porque habéis quitado la llave del conocimiento; vosotros mismos no entrasteis, y a los que estaban entrando se lo impedisteis» (Lucas 11:43, 52).

Juan 8:44, 55

  • «44 Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. 55 Y vosotros no le habéis conocido, pero yo le conozco; y si digo que no le conozco seré un mentiroso como vosotros; pero  le conozco y guardo su palabra».

Como puede ver por las palabras de Jesús, habrá un tiempo para ser duros. Sin embargo, note que Jesús estaba dirigiéndose a los falsos líderes religiosos que estaban conduciendo a otros por mal camino. Su condenación era justa. Nosotros también podemos hacer juicios similares, pero debemos estar seguros de entender adecuadamente la Palabra de Dios a la luz de cual proclamación herética. En su mayor parte, debemos ser gentiles, pero habrá un tiempo para ser fuertes. Nuestra fuerza debe estar en Cristo y según la Palabra de Dios.

Conclusión de «Peligros de la Apologética»

En el contexto de los cristianos, uno de los peligros de la apologética, es el del corazón. Después de todo, lo que creemos y lo que está en nuestro corazón lleva a las acciones y a las palabras. Por lo tanto, debemos buscar ser humildes, pacientes y amables al dirigirnos a las personas para que podamos traer gloria a Dios en todos nuestros encuentros para testificar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí