¿Predice Habacuc 3:3 la Venida de Mahoma?

0
323
Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma
Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma

Visite También Nuestra Sección, Versículos Examinados del Viejo Pacto
Visite También Nuestra Sección, Apologética
Visite También Nuestra Sección, Islam
Visite También Nuestra Sección, Religiones del Mundo

Por, Ryan Turner

«Dios viene de Temán, y el Santo, del monte Parán. (Selah) Su esplendor cubre los cielos, y de su alabanza está llena la tierra» (Habacuc 3:3).

NOTA: Temán: Nombre de lugar que se suele identificar con Edom (Jeremías 49:20) o con Esaú (Abdías 9).

(A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de
La Biblia de las Américas – LBLA).

  • «Dijo: YHVH viene de Sinaí, Y se nos apareció desde Sir, Resplandeció desde el monte Parán, de Cades, Con miríadas de ángeles a su diestra» (Deuteronomio 33:2 – Biblia Textual 4ª Edición BTX).

El Argumento Musulmán

Algunos musulmanes argumentan que este pasaje se refiere a Mahoma, que viene de los montes de Parán (Arabia) a la luz de Deuteronomio 33:2:

  • «Dijo: El Señor vino del Sinaí y les esclareció desde Seir; resplandeció desde el monte Parán, y vino de en medio de diez millares de santos; a su diestra había fulgor centelleante para ellos».

Respuesta Cristiana

Existen una serie de problemas con el argumento de que Mahoma cumple esta «profecía» en Habacuc 3:3.[1]

  1. Los montes de Parán no están cerca de la Meca de donde viene Mahoma; más bien están a cientos de kilómetros de distancia.
  2. El texto está hablando de Dios viniendo «de Temán» y «el Santo del monte Parán». Y Mahoma nunca afirmó ser Dios ni el Santo de Dios.
  3. «Y de su alabanza», no se refieren a Mahoma, aunque su nombre significa «el elogiado / el alabado / el exaltado», debido a que quien es objeto de adoración y gloria, es Dios. Aun los musulmanes estarán de acuerdo en que Mahoma no debe ser alabado como Dios. Por lo tanto, es irrazonable creer que este pasaje se esté refiriendo a Mahoma.
Notas a pie de página:

[1] Norman Geisler and Abdul Saleeb, Answering Islam: The Crescent in Light of the Cross, Grand Rapids: Baker, 2002, p. 155.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí