«¿Quién sabe si volverá y se apiadará?»

0
135

Visite también nuestra Sección, Versículos examinados del Viejo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

«Rasgad vuestro corazón y no vuestros vestidos; volved ahora al Señor vuestro Dios, porque Él es compasivo y clemente, lento para la ira, abundante en misericordia, y se arrepiente de infligir el mal. 14 ¿Quién sabe si volverá y se apiadará, y dejará tras sí bendición, es decir, ofrenda de cereal y libación para el Señor vuestro Dios?» (Joel 2:13-14).

Si preguntamos quién sabe si Dios se «volverá y se apiadará», la respuesta es simple: Dios lo sabe, ya que Él conoce Su propio corazón y sabe lo que hará.

Podemos ver que Dios hace preguntas aunque Él ya conoce la respuesta a la pregunta. Cuando Dios pregunta: «¿Hasta cuándo serán incapaces de lograr la purificación?» no significa que Él no conoce la respuesta. Por ejemplo, Jesús les preguntó a los judíos que fueron a buscarlo en el huerto de Getsemaní, que a quién buscaban, cuando el texto claramente afirma que Jesús conocía todas las cosas:

  • «Entonces Judas, tomando la cohorte romana, y a varios alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allá con linternas, antorchas y armas. 4 Jesús, pues, sabiendo todo lo que le iba a sobrevenir, salió y les dijo: ¿A quién buscáis? 5 Ellos le respondieron: A Jesús el Nazareno. Él les dijo: Yo soy. Y Judas, el que le entregaba, estaba con ellos» (Juan 18:3-5).

Por lo tanto, podemos ver que Dios con frecuencia hará preguntas conociendo las respuestas. La pregunta siempre se hace, no para el beneficio de Dios, sino para el beneficio de los que escuchan ya que esto les hace responder la pregunta y por lo tanto, aprender en la medida en que son confrontados con la verdad. En este caso la respuesta es obvia. Dios sabe quién se volverá en arrepentimiento, porque Él conoce todas las cosas: «en cualquier cosa en que nuestro corazón nos condene; porque Dios es mayor que nuestro corazón y sabe todas las cosas» (1ª Juan 3:20) y nadie ni nada se esconde de Su vista: «Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta» (Hebreos 4:13).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí