Romanos 2:13: ¿Somos Justificados Delante de Dios por Guardar la Ley?

0
194

Visite también nuestra Sección, Versículos Examinados del Nuevo Pacto
Visite también nuestra Sección, Apologética

16 de marzo de 2013

  • «Porque en Dios no hay acepción de personas. 12 Pues todos los que han pecado sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos los que han pecado bajo la ley, por la ley serán juzgados; 13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, esos serán justificados. 14 Porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos, 15 ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos, 16 en el día en que, según mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús» (Romanos 2:11-16 – Énfasis añadido).

El v. 13 es usado con mucha frecuencia por los miembros de cultos y religiones no cristianas (católicos romanos, mormones, etc.) para afirmar que debemos guardar la ley + la fe en Jesús para ser salvos o para guardar nuestra salvación. ¿Pero es posible ser salvo por guardar la ley + la fe de uno?

Aquí está el contexto general. Pablo había estado hablando de todas las personas que practicaban el pecado, incluidos los gentiles (Romanos 1:18-31). Pero, también se estaba dirigiendo a los judíos sobre su juicio y condenación a los gentiles y cómo eran hipócritas por juzgarlos mientras ellos mismos no guardaban la ley (Romanos 2:17-24). Pablo les señala a ellos su misma ley, norma de juicio como registra Romanos 2:26-29. Se jactaban de que podían guardar la ley. Por eso Pablo escribe que, «no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, esos serán justificados»  (v. 13).

La norma que ellos querían guardar era la de la ley. Pero, guarden toda la ley, porque sino es así, tendrán problemas. Los que cumplan la ley, «esos serán justificados» delante de Dios (Romanos 2:13). Les escribe diciéndoles que los gentiles, los cuales no tenían la ley de acuerdo con el conocimiento que los judíos sí tenían, estaban cumpliendo «por instinto los dictados de la ley» y por esto, «serían ley para sí mismos» (Romanos 2:14), «acusándolos unas veces y otras defendiéndolos» (Romanos 2:15), ¿cuánto más entonces los judíos, considerando que «Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús»?

Pablo les estaba mostrando a los judíos su propia justicia y quienes juzgaban a los gentiles que no eran capaces de guardar una norma perfecta, sin embargo, presumiblemente, los judíos pensaban que ellos sí podían.Pero realmente lo que esto demostraba era que los judíos actuaban como hipócritas. Esta es la razón por la que Pablo registra en el siguiente capítulo que somos justificados por la  fe, sin las obras de la ley:

  • «Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley» (Romanos 3:28).

La ley incluye, el amar a Dios y al prójimo como uno mismo:

  • «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza» (Deuteronomio 6:5).
  • «No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo; yo soy el Señor» (Levítico 19:18).

Note que la ley exigía, no guardar «rencor a los hijos de tu pueblo», considerándolo como su «prójimo». Pero los judíos no estaban guardando la ley y que nadie –con excepción de Jesús– podía guardarla totalmente. Y al fallar los judíos en el cumplimiento de los mandamiento de Dios –así fuera uno solo– se hacían culpables de toda la ley:

  • «Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos» (Jacobo 2:10).
  • «Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas» (Gálatas 3:10).

Es cierto entonces que los judíos, así como cualquier gentil, puede ser justificado por Dios guardando la ley, pero esta persona tiene que ser perfecta en todo su caminar, SIN FALLAR un solo punto, cualquiera que sea este. Pero debido a que todos están destituidos de la gloria de Dios, por haber fallado precisamente en pretender guardar la ley por los esfuerzos humanos, tenemos ahora el evangelio que nos dice que Jesús es el único que ha guardado perfectamente la ley por nosotros y que podemos ser justificados delante de Dios por la fe en ÉL:

  • «El cual no cometió pecado, ni engaño alguno se halló en su boca» (1ª Pedro 2:22).
  • «Porque ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. 5 mas al que no trabaja, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe se le cuenta por justicia (Romanos 4:3, 5).
  • «Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo» (Romanos 5:1).
  • «Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre» (Juan 1:12).
  • «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3:16).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí