Citas Aniquilacionismo Segunda Parte

0
39
Aniquilacionismo
Aniquilacionismo

11 de octubre de 2018
Regresar a, Página del Aniquilacionismo

El Hombre en Citas Aniquilacionismo Segunda Parte

Deja de Existir en la Muerte

  • «El primer hombre fue creado cuando el polvo de la tierra y el aliento de Dios fueron reunidos (Génesis 2:7), y con la misma certeza de que el hombre no existía antes de la creación, no existe cuando el espíritu regrese a Dios que lo dio y el polvo regresa a la tierra (Eclesiastés 12:7)».1

Misericordia

  • «Los aniquilacionistas, incluidos todos los miembros de varias denominaciones, iglesias y organizaciones adventistas, creen que la eternidad del infierno es la extinción. Es decir, las personas que son consignadas allí son castigadas y se les muestra misericordia al mismo tiempo; Dios los castiga quemándolos completamente y les muestra misericordia permitiéndoles dejar de existir como personas rebeldes bajo condenación».2

Monismo

  • «El hombre es una entidad indivisible, no una combinación de dos; cuerpo y alma».3
  • «Las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, representan la personalidad individual como un monismo complejo y totalmente mortal, una unidad que puede ser vista desde diferentes perspectivas, pero que no puede dividirse separadamente en partes existentes».4
  • «Juan [el apóstol] tiene una visión claramente monista de la existencia humana; en otras palabras, el hombre es una entidad indivisible, no una combinación de dos, cuerpo y alma».5

No hay Reposo ni de día ni de Noche

  • «Apocalipsis 14:1–5 le presenta a Juan una gloriosa visión del Cordero y 144.000 de su pueblo, las primicias redimidas de la tierra. Tres ángeles anuncian juicio en un lenguaje cada vez más fuerte. El tercer ángel dice a gran voz: ‘Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también … será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero … Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen …’ (Apocalipsis 14:9-11). Ya hemos visto el significado bíblico de fuego y azufre (quema de azufre) como un cifrado para la destrucción total en Sodoma y Gomorra y, posteriormente (Génesis 19:23, 28; Deuteronomio 29:23; Job 18:15–17; Isaías 30:27–33; 34:9–11; Ezequiel 38:22ss.).

¿Cómo Ocurre la Destrucción?

  • «Aquí la destrucción ocurre sin respiro ni alivio para sus víctimas hasta que se termina. No tienen ‘reposo de día ni noche’ hasta que termine. Las víctimas no pueden anticipar ningún respiro de día o de noche. Su sufrimiento no es exclusivamente una actividad ‘diurna’, ni tampoco es exclusivamente una actividad ‘nocturna’. No hay intermedio en el sufrimiento mientras este continúa. Pero las otras tres figuras en esta escena sugieren que finalmente cesará, cuando se complete la destrucción y no quede nada. Entonces, solo el humo en ascenso dará testimonio de la penalidad eterna que se ha impuesto».6

Filosofía Platónica Pagana

  • «Hoy, como un creciente número de eruditos evangélicos (y otros) dan testimonio, la evidencia de la destrucción total final del malvado (en lugar de la visión tradicional de la tortura consciente sin fin, que surgió de las teorías platónicas paganas de almas inmortales e indestructibles) está, finalmente adquiriendo algo de la atención que exige».7
  • «La doctrina tradicional resulta, después de una investigación histórica, ser una contaminación del paganismo a través de los apologistas y sus seguidores y no en absoluto la clara enseñanza de las Escrituras».8
  • «¿La enseñanza de Jesús y los escritores del Nuevo Testamento nos obliga a esperar el tormento consciente e interminable de los impíos? No, a menos que ignoremos todo el trasfondo del AT al vocabulario involucrado del Nuevo Testamento, para luego proceder a proporcionar las definiciones posteriores del lenguaje del NT importadas de la filosofía platónica pagana durante los siglos siguientes».9

La Inmortalidad del Alma

  • «… fue una de las principales doctrinas del filósofo griego, Platón».10

Paganismo

  • «Aparte de las partes de 1 Enoc, los pseudoepígrafos apocalípticos judíos son, probablemente muy posteriores al primer siglo. En cualquier caso, ellos y los pseudoepígrafos cristianos primitivos contienen puntos de vista de la antropología cuerpo / alma y del estado posterior a la muerte de los impíos que están fuertemente influenciados por las concepciones filosóficas y mitológicas griegas».11

El Problema del Paganismo

  • «Después de referirse al problema del paganismo, de un alma que es ‘inmortal, eterna y sin sustancia corporal’, sin embargo, es ‘castigada’ y hecha para ‘sufrir dolor’, Arnobio pregunta: ‘Pero lo que el hombre no ve eso que es inmortal, lo que es simple (nota 17: ‘es decir, no compuesto de alma y cuerpo’), no puede ser sometido a ningún dolor; eso, por el contrario, ¿no puede ser que lo inmortal sufra dolor?. Él entonces habla de aquellos que, al ser arrojados a las llamas, son ‘aniquilados’ y ‘muertos’ en la ‘destrucción eterna’».12

Castigo

Grados de Castigo

  • «El tradicionalista Larry Dixon expresa la opinión de que el ‘talón de Aquiles’ de la inmortalidad condicional ‘parece ser el tema de los grados de castigo’. 2 Al contrario, si la justicia divina exige diversos grados de dolor y sufrimiento sensibles, como supongo, este proceso destructivo lo abarcará todo fácilmente, ya sea que el dolor se diferencie por la intensidad, la duración o el tipo. La Biblia no revela detalles sobre este punto. En cambio, el énfasis en toda la Escritura está en la conclusión del proceso, que es la destrucción eterna. Al final, los impíos son extintos, extinguidos, terminados, totalmente y para siempre, sin esperanza de resurrección, restauración o recuperación».13

Cómo Dios Determina el Juicio

  • «… estos dichos [golpizas menores y mayores] tienen la intención de subrayar la imparcialidad divina; Dios tomará en cuenta la oportunidad y circunstancias de las personas para determinar el juicio. Esto no es lo mismo que enseñar ‘grados de castigo’. La referencia en Lucas 12:47–48 es parte del escenario de la parábola y enseña, en todo caso, el principio de que la responsabilidad es proporcional a la dotación y la oportunidad. Además, ¿se puede hablar significativamente de grados de dolor interminable? ¿La duración interminable del dolor no hace que ninguna medida relativa de severidad sea arbitraria y sin sentido?».14

¿En qué se Basa el Acto Destructivo de Dios?

  • «… cuando Dios destruya tanto el alma como el cuerpo en el infierno, el acto o proceso destructivo estará basado en la justicia divina perfecta en cada caso individual, y permitirá una laxitud infinita para grados de castigo consciente, ya sea que se diferencie por su tipo, su intensidad o su duración».15

Circunstancias en los Grados de Castigo en Citas Aniquilacionismo Segunda Parte

  • «Los tradicionalistas y condicionalistas afirman juntos que habrá grados de castigo: el primer grupo, al variar las circunstancias externas o la sensibilidad interna hacia ellos; el segundo grupo, por duración, tipo o sensibilidad al dolor consciente durante el proceso de la segunda muerte».16

El Infierno y los Grados de Castigo

  • «Pero si es así, ¿qué hay de los posibles grados de castigo en el infierno que sugieren algunos textos (Mateo 10:15; Lucas 12:47-48)? ¿Cómo podría la extinción dejar espacio para eso? No estoy exactamente seguro de cómo responder a eso porque requiere un conocimiento más detallado del acto preciso de condenación que el que se nos ha dado. Estoy seguro de que no está más allá de la sabiduría de Dios averiguar cómo podrían entrar los grados de castigo en este acontecimiento. Tal vez haya un período de castigo antes del olvido y el no ser. Lo que no puede ser, es en lo que la tradición insiste: el pago excesivo».17

Castigo Eterno

  • «Este es un castigo el cual es eterno, pero no porque los perdidos vivirán para siempre. Más bien, el castigo es eterno en la medida en que lo que los perdidos perderán es eterno».18
  • «Este ‘castigo’ puede abarcar un amplio espectro de grados de sufrimiento consciente basado en diversos grados de culpa, pero la esencia de este ‘castigo’ es la disolución y extinción total y eterna de la persona castigada».19

El Castigo Identificado como Destrucción

  • «Más específicamente, este castigo, identificado como esta destrucción, durará para siempre. Aquellos que son castigados con la destrucción eterna dejarán de existir».20
  • «El pecador que es destruido tanto en el alma como en el cuerpo en el infierno, y así experimente la segunda muerte, nunca es perdonado, aunque muera, perezca y sea destruido, o, en otras palabras, deje de existir».21

El Castigo Final

  • «Todos los condicionalistas están de acuerdo en que al menos habrá angustia mental experimentada por los que no son salvos, en términos de vergüenza miserable, temor, ira y arrepentimiento … Aquellos que, en cambio, ubican el castigo final principalmente en el significado de la muerte como el medio de exclusión de la vida eterna, tienden a enfatizar que cualquier sufrimiento es parte del proceso de una persona siendo destruida. Si se aferran al sufrimiento (ya sea mental o físico) además de la angustia generalmente aceptada antes del castigo, como muchos hacen, tienden a verlo como de duración relativamente breve, comparable a la experiencia de Cristo en la cruz. Esto puede incluir diversos grados, con la advertencia de que estos agotan un aspecto de la justicia de Dios, al tiempo que preservan la muerte como la máxima pena universal».22

Resurrección

De Vida

  • «… es solo el pueblo de Dios quien participará en la ‘resurrección de vida’ (Juan 5:29). En su gran capítulo sobre la resurrección (1ª Corintios 15), toda la charla de Pablo sobre lo mortal. Colocado en la inmortalidad, cae dentro del contexto de describir la resurrección de ‘los que pertenecen a Cristo’ (v. 23)».23
  • «Los condicionalistas evangélicos, afirman la resurrección corporal futura, tanto de los salvos como de los no salvos: Aquellos que son salvos, a la resurrección de vida eterna con Dios; aquellos que no son salvos, a enfrentar el castigo final, consistente finalmente en la destrucción del cuerpo y alma, un fin permanente de la vida y existencia consciente».24

Muerte Segunda

  • «Sin embargo, tenga en cuenta que para las personas que son arrojadas a éste, el lago de fuego es llamado la segunda ‘muerte’, sin embargo, para el diablo y la bestia se le conoce
    como tortura».25

    • «El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El vencedor no sufrirá daño de la muerte segunda» (Apocalipsis 2:11).
    • «Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre estos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él por mil años» (Apocalipsis 20:6).
    • Leer, Apocalipsis 20:14.
    • Leer, Apocalipsis 21:18.

Seol

  • «Las creencias israelitas sobre una vida personal después de la muerte eran similares a las de sus vecinos. Los israelitas pensaban que, a la muerte, todas las personas van al Seol (שְׁאוֹל, she’ol; ᾅδης, hadēs). El Seol puede entenderse como una descripción poética del lugar físico real del cadáver de uno: un lugar frío, oscuro, húmedo, silencioso, aislado donde nada pasa. Todos los vivientes un día ‘bajarán’ al Seol (Números 16:30, 33; 1º Samuel 2:6; Salmo 89:48), que se contrasta con el cielo (Salmo 139:8). Job describe el Seol como ‘tierra de obscuridad lóbrega como sombra de muerte’ (Job 10:21–22). Debido a que se conoce como un lugar de decadencia (Isaías 14:11), el Seol (שְׁאוֹל, she’ol) se usa indistintamente con términos como ‘hoyo’ (בְּאֵר, be’er) y ‘destrucción’ (אֲבַדּוֹן, avaddon), y se describe como un lugar donde los muertos se vuelven silenciosos, incapaces de alabar a Yahweh (Salmo 115:17)».26

¿Existencia Limitada o la no Aniquilación?

  • «Estos textos reflejan una existencia limitada después de la muerte, no la aniquilación. En otras palabras, al igual que los cadáveres deteriorados son formas menores del cuerpo, las personas en el Seol son fragmentos de su ‘yo’ anterior; son ‘sombras’ (רְפָאִים, repha’im) , personas débiles y humildes (Isaías 14:9–11) que están calladas y aisladas de las maravillas de Dios (Salmo 88:10). La invocación de Saúl al difunto Samuel refuerza este sentido de vida limitada: el profeta, una sombra de su antiguo yo, simplemente repite el mensaje que le había dado al rey en su vida (1º Samuel 28). Las estrictas prohibiciones de la ley contra la nigromancia sugieren que la práctica continuó siendo problemática en Israel. Pinker sugiere que el punto de vista bastante melancólico de Israel acerca del Sheol puede haber ayudado a cortar la posibilidad de conjuración, ‘renunciar al vínculo entre los vivos y los muertos’».27

El Seol y el Hades

  • «El uso generalizado de las Escrituras del Seol y el Hades revela que, después de la muerte, es un lugar al que todos los hombres, justos e injustos, acuden».28
  • «El Seol fue la palabra más común en el Antiguo Testamento para la morada general de los muertos».29

¿Qué es el Humo que Sube?

  • «El ‘humo’ que ‘sube por los siglos de los siglos’ (Apocalipsis 14:11) también merece ser definido por el uso bíblico anterior. Esta imagen proviene de la destrucción de Sodoma. El Señor ‘hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego …’ (Génesis 19:24) hasta que ni siquiera sobrevivió la vegetación. A la mañana siguiente, Abraham echó una mirada hacia el sitio, ‘y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno’ (19:28). Es muy similar a nuestra imagen de la nube en forma de hongo después de una explosión atómica. El humo visible es una certificación de la destrucción llevada a cabo. Todo está en silencio. Todos los pecadores destruidos. El humo que sube da testimonio de su completa extinción. La misma figura reaparece en Isaías 34:10 de la destrucción de Edom. Dios viene contra la tierra con ‘azufre ardiente’ y ‘fuego ardiente’ (v. 9). El fuego ‘no se apagará de noche ni de día’ (v. 10); es arrollador y, por lo tanto, destruye completamente (vea la misma figura en Apocalipsis 14:11).

Lo que Afirma Isaías

  • «… que ‘su humo subirá para siempre’, diciéndonos que la destrucción de Edom no solo es segura (sin extinguirse) y completa (humo subiendo) sino también irreversible. La desolación será sin fin. Los versículos siguientes describen una tierra vacía de personas, la cuna de las criaturas del desierto. El dolor consciente ha terminado allí, pero ‘su humo subirá para siempre’: la extinción es perpetua. Encontramos el mismo símbolo en Apocalipsis 18–19 con respecto a la destrucción de ‘Babilonia’. La ciudad ha ‘caído’ (Apocalipsis 18:2), ‘quemada con fuego’ (18:8), y los que observan ‘ven el humo de su incendio’ (18:9). Como Sodoma de la antigüedad, ‘Babilonia’ está completamente destruida. El humo que sube da testimonio de esa destrucción. Como Edom en la antigüedad, su destrucción nunca se revertirá ni se deshará, porque ‘su humo sube por los siglos de los siglos’ (19:3)».30

Alma

  • «Cuando la muerte ocurre, el alma es entonces la que está privada de la vida. La muerte no puede golpear al cuerpo o alguna otra parte del alma sin golpear la totalidad del alma … Se dice deliberadamente que el alma muere (Jueces 16:30; Números 23:10ss.), que es destruida o consumida (Ezequiel 22:25, 27) y que es extinguida (Job 11:20)».31

Sueño del Alma

  • «Los condicionalistas evangélicos también difieren en términos de lo que creemos que dice la Biblia acerca de la constitución de los seres humanos, y también sobre si las personas son conscientes en el estado intermedio entre la muerte y la resurrección. Algunos son antropológicos físicos o materialistas que creen que los seres humanos son criaturas físicas, el funcionamiento de cuyas mentes depende de sus cuerpos vivos. Otros son dualistas de sustancia, que creen que los seres humanos tienen almas inmateriales, pero que carecen de conciencia entre la muerte y la resurrección. Aún otros abrazan un dualismo tradicional cuerpo/alma y sostienen que las almas inmateriales de los seres humanos viven conscientemente después de la muerte (aunque no son inmortales en ningún sentido), hasta la resurrección del cuerpo. La misma diversidad de perspectivas existe dentro del evangelismo más ampliamente, y por lo tanto no es un requisito lógico o consecuencia del CI».32

Sufrir el Castigo Eterno (no Puede ser Sufrido, si Usted no Existe)

Agustín

  • «AL TRANSGREDIR LA PROHIBICIÓN DE DIOS, LA HUMANIDAD ESTÁ CONDENADA A UNA MUERTE COMPLETA. AGUSTÍN: Dios, refiriéndose al fruto prohibido, le dijo al primer hombre a quien había establecido en paraíso: ‘El día que comas de él, morirás’. Su amenaza incluía no solo la primera parte de la primera muerte, es decir, la privación de Dios por parte del alma; no solo la segunda parte de la primera muerte, es decir, la privación del alma por parte del cuerpo; no solo la totalidad de la primera muerte en la que el alma, separada tanto de Dios como del cuerpo, es castigada; pero lo que sea de la muerte depende e incluye ese final absoluto y llamado la segunda muerte… en la que el alma, privada de Dios pero unida al cuerpo, sufre el castigo eterno. CIUDAD DE DIOS 13:12».33

Sueño del Alma

  • «… es el punto de vista de que la muerte es un estado de total inconsciencia, en lugar de supervivencia en el cielo, infierno o purgatorio».34
  • «’sueño del alma’ (gr. psychopannychia) El punto de vista de que hay un período entre la muerte de uno y la resurrección final en el que uno mismo (alma) está en un estado inconsciente».35
  • «Cuando ocurre la muerte, entonces es el alma la que está privada de la vida. La muerte no puede golpear al cuerpo ni a ninguna otra parte del alma sin golpear la totalidad del alma».36

Lo que Piensan Dualistas y Monistas

  • «La naturaleza de la criatura humana no determina el resultado de nuestro debate. Los dualistas, que enseñan que el alma sobrevive conscientemente a la muerte del cuerpo (dualismo), reconocen que Dios es capaz de destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno si así lo desea. Los monistas, que niegan que un alma desencarnada sobreviva conscientemente a la muerte física, reconocen que Dios es capaz resucitar a los impíos en la inmortalidad si así lo desea».37
  • «El primer hombre fue creado cuando el polvo de la tierra y el aliento de Dios fueron reunidos (Génesis 2:7), y con la misma certeza de que el hombre no existía antes de la creación, no existe cuando el espíritu regresa a Dios que lo dio y el polvo regresa a la tierra (Eclesiastés 12:7)».38

Gusanos que no Mueren

  • «¿Qué pasa con ‘el gusano que no muere’ (Marcos 9:48)? Durante siglos, los intérpretes tradicionalistas han ignorado el trasfondo bíblico de esta frase y han hecho todo para que signifique, desde una conciencia atormentada a un parásito eterno. Sin embargo, la Biblia misma, proporciona una amplia definición. La expresión de nuestro Señor proviene directamente de Isaías 66:24, que puede ser el pasaje bíblico más ignorado sobre el castigo final, a pesar de que su lenguaje podría usarse con mayor frecuencia. El lenguaje de Isaías 66 es figurativo, simbolismo profético. Dios ejecuta juicio ‘con fuego y con su espada’ (v. 16). Cuando termina la visitación, ‘serán muchos los muertos del Señor’ (v. 16b)».39

El Destino de los Malvados y los Justos

«Los malvados ‘a una perecerán’ (v. 17). Los justos, por otro lado, ‘permanecerán’ (v. 22). ‘vendrán todos a adorar’ delante de Dios; los impíos ya no existen (v. 23). Este es el escenario crucial del v. 24: ‘Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre’. Note que los justos ‘saldrán y verán’ los cuerpos de los impíos. Esta imagen simbólica del futuro bien puede reflejar un incidente real que Isaías presenció, cuando Dios derrotó al ejército de Asiria en respuesta a la oración de Ezequías (2º Reyes 18:17–19:36; Isaías 36–37). Esa noche, el mismo Isaías registra: ‘Y salió el ángel del Señor e hirió a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; cuando los demás se levantaron por la mañana, he aquí, todos eran cadáveres’ (Isaías 37:36)».40

El Final de los Tiempos

  • «Ahora Isaías dice que la misma escena se reproducirá en una escala más vasta al final de los tiempos. En el evento histórico del día del profeta (37:36) y en el cuadro profético del futuro (66:24), los justos ven con satisfacción los ‘cuerpos muertos’ o ‘cadáveres’ de los malvados. Estos son cuerpos muertos (hebreo pĕgārîm), no personas vivas o zombis eternos. Los justos ven su destrucción, no su miseria. El prototipo de esta visión, de los enemigos que han perecido viene del Mar Rojo (Éxodo 14:30), y se muestran escenas similares en todo el Antiguo Testamento (Salmo 58:10; 91:8; Ezequiel 39:9–22; Malaquías 4:1–3). Tanto los gusanos (griego skōkēx) como el fuego hablan de extinción total. Ambos términos hacen que esta imagen sea repulsiva o repugnante: estos describen el disgusto, no la pena. La imagen es una de vergüenza, no de dolor (la misma palabra hebrea para ‘repugnante’ en Isaías 66:24 aparece también en Dan 12:2, donde la NJV tiene ‘desprecio’)».41

Lo que Piensan los Tradicionalistas

  • «Los tradicionalistas han ignorado la imagen de Isaías, luego interpretaron a Jesús como si su lenguaje no tuviera un precedente bíblico. Libres de las definiciones de las Escrituras, el ‘fuego’ y los ‘gusanos’ (como con Judit en los apócrifos) se han convertido en algo que no se encuentra en la Biblia. El cuadro bíblico de la destrucción total ha sido reemplazado en una la explicación tradicional por la noción pagana de una tortura consciente sin fin».42

Fuego Inextinguible

  • «Los tradicionalistas asumen que el ‘fuego inextinguible’ significa, ‘tormento consciente sin fin’. No reconocen que esta expresión proviene del Antiguo Testamento, donde tiene el sentido frecuente y regular de ‘destrucción que no se puede resistir’. ‘apagar’ significa, ‘extinguir’ o ‘apagar’ un incendio. Por ejemplo, el salmista dice que sus enemigos fueron extinguidos como fuego (Salmo 118:12), y Hebreos 11:34 menciona héroes de fe que pudieron ‘apagar la violencia del fuego’.

¿Se Puede Apagar o Extinguir el Fuego del Castigo de Dios?

  • «Pero el fuego del castigo de Dios no se puede apagar ni extinguir, por lo que advierte a las ciudades y naciones en muchos lugares (Isaías 1:31; 34:10–11; Jeremías 4:4; 7:20; 17:27; 21:12; Ezequiel 20:47–48; Amós 5:5–6). Jesús advierte lo mismo en Marcos 9:43, 48 cuando habla del horrible lugar horrible de castigo donde ‘el fuego no se apaga’. ¿Y qué hace el fuego a sus víctimas si no se apaga? El fuego las quema, exactamente como Juan el Bautista anunció con relación a la condena de los pecadores en su palabra sobre la ira escatológica de Jesús: ‘Él limpiará su era … pero quemará la paja en fuego inextinguible’ (Mateo 3:12)».43

¿Cuán Horrible es que la Persona no Exista? Ella no Experimenta Nada

  • «Hay tres pasajes que hablan de fuego inextinguible, dos en la enseñanza del Bautista (Mateo 3:12 = Lucas 3:17) y una de nuestro Señor que habla de ir ‘al Gehena al fuego inextinguible’ (Marcos 9:43). La paja, por supuesto, es quemada por el fuego inextinguible, no hay nada que sugiera que el fuego siga ardiendo después de que haya destruido la basura».44

¿Arde Actualmente el Fuego de Dios?

  • «La idea del fuego inextinguible, como que se toma mucho más en el Nuevo Testamento de las Escrituras del Antiguo. En Jeremías 17:27 leemos que el Señor encenderá un fuego en las puertas de Jerusalén que consumirá sus palacios y no se apagará. El rey de Babilonia fue el instrumento a través del cual Dios cumplió esta amenaza y los palacios fueron consumidos. Pero ¿está ardiendo el fuego ahora? Por supuesto no. Nadie en el mundo podría apagarlo hasta que hubiera cumplido el propósito por el cual fue iniciado, y luego, en el curso de la naturaleza, desapareciera. En Jeremías 7:20, el Señor dice lo mismo acerca de su ira contra Jerusalén. El fuego inextinguible en las Escrituras es, pues, fuego que no puede ser apagado hasta que haya consumido totalmente lo que se encendió para quemar. Tal será el fuego que quemará a los impíos».45

Inextinguible y Su uso Bíblico

  • «El uso bíblico del adjetivo ‘inextinguible’ inspira una línea diferente de la lógica. El fuego ‘inextinguible’ es el fuego que no puede ser resistido. Por lo tanto, consume completamente todo lo que se pone en este. Por lo tanto, aquellos que van al infierno realmente morirán, perecerán y serán destruidos, en su totalidad y para siempre, sin remedio ni retorno».46
  • «La figura del fuego ‘inextinguible’ aparece frecuentemente a lo largo de las Escrituras y significa un fuego que no puede ser resistido ni extinguido hasta que haya hecho lo que se pretende que haga el fuego. Debido a que este fuego ‘no se apaga’ o se extingue, consume completamente lo que se pone en este. Sin embargo, un incendio ‘inextinguible’ se apaga eventualmente cuando consume su combustible. ‘Inextinguible’ no significa que siempre se quema, sino que es irresistible».47
  1. Peoples, Glen, A., Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 583-586). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  2. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 7061-7064). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  3. Ed., Date, Christopher M. and Highfiled, Ron. A Consuming Passion: Essays on Hell and Immortality in Honor of Edward Fudge, Pickwick Publications, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition. (Kindle Locations 4500-4501).
  4. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism, Kindle Locations 2954-2956). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers.
  5. Ed., Date, Christopher M. and Highfiled, Ron. A Consuming Passion: Essays on Hell and Immortality in Honor of Edward Fudge, Pickwick Publications, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition, Locations 4500-4501, underline added.
  6. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 1062-1073). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition, Edward Fudge.
  7. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 899-902). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  8. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 921-923). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  9. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 993-995). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  10. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 19). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  11. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 3362-3365). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition, footnote 183.
  12. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 6606-6610). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  13. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 374). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  14. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 5583-5587). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  15. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 208). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  16. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 227). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  17. Zondervan. Four Views on Hell (Counterpoints: Bible and Theology) (Kindle Locations 2249-2254). Zondervan. Kindle Edition.
  18. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 567-568). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  19. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 39). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  20. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 42). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  21. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 166). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  22. http://www.rethinkinghell.com/Rethinking-Hell_Statement-on-Evangelical-Conditionalism.pdf, #8.2.
  23. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 601-603). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  24. http://www.rethinkinghell.com/Rethinking-Hell_Statement-on-Evangelical-Conditionalism.pdf, #5.
  25. https://stumblingthroughtheology.wordpress.com/2010/04/05/hell-no-the-case-for-annihilationism/.
  26. Barry, John D., David Bomar, Derek R. Brown, Rachel Klippenstein, Douglas Mangum, Carrie Sinclair Wolcott, Lazarus Wentz, Elliot Ritzema, and Wendy Widder, eds. The Lexham Bible Dictionary. Bellingham, WA: Lexham Press, 2016.
  27. Pinker, ‘Sheol’, 178)”. (Barry, John D., David Bomar, Derek R. Brown, Rachel Klippenstein, Douglas Mangum, Carrie Sinclair Wolcott, Lazarus Wentz, Elliot Ritzema, and Wendy Widder, eds. The Lexham Bible Dictionary. Bellingham, WA: Lexham Press, 2016.
  28. http://www.rethinkinghell.com/2017/05/hypocrisy-not-hell-the-polemic-parable-of-lazarus-and-the-rich-man.
  29. A Consuming Passion: Essays on Hell and Immortality in Honor of Edward Fudge (Kindle Locations 5015-5016). Pickwick Publications, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  30. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 1046-1061). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  31. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 27). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  32. http://www.rethinkinghell.com/Rethinking-Hell_Statement-on-Evangelical-Conditionalism.pdf, #8.4.
  33. Louth, Andrew, and Marco Conti, eds. Genesis 1–11. Ancient Christian Commentary on Scripture. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2001.
  34. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 503-504). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  35. McKim, Donald K. The Westminster Dictionary of Theological Terms, Second Edition: Revised and Expanded (Kindle Locations 13332-13333). Westminster John Knox Press. Kindle Edition.
  36. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 27). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  37. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 367). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  38. Peoples, Glen, A., Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 583-586). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  39. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 1010-1035). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  40. Ibíd.
  41. Ibíd.
  42. Ibíd.
  43. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 999-1009). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  44. Rethinking Hell: Readings in Evangelical Conditionalism (Kindle Locations 2016-2019). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  45. Kindle Locations 2598-2604). Cascade Books, an Imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  46. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 79). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition.
  47. Fudge, Edward William. The Fire That Consumes: A Biblical and Historical Study of the Doctrine of Final Punishment, Third Edition (p. 77). Cascade Books, an imprint of Wipf and Stock Publishers. Kindle Edition, underline added.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí