1ª Timoteo 2:12-13: Mujeres Pastores y Ancianos

0
311
Las Mujeres en el Ministerio
Las Mujeres en el Ministerio

Visite también nuestra Sección, Temas varios
Visite también nuestra Sección, Cristianismo

«Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. 13 Porque Adán fue creado primero, después Eva» (1ª Timoteo 2:12-13).

¿Deben ser las mujeres ejercer el oficio de pastores o ancianos? Algunos podrían responder que sí; pero Pablo, en 1ª Timoteo 2:12 dice que no permite «que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada», apoyando este argumento en el orden creado: «Porque Adán fue creado primero, después Eva» (v. 13). En otras palabras, esta no es una opinión basada en la cultura; es una declaración doctrinal.

Sin embargo, existen argumentos encontrados acerca de estos versículos sostenidos por algunos cristianos que afirman que las mujeres pueden enseñar y ejercer autoridad sobre el hombre. Vamos a revisar algunos de esos argumentos, después de examinar el contexto.

El contexto de 1ª Timoteo 2:12-13 está en esta epístola

Siempre se ha sugerido que un versículo se debe examinar en el contexto. Además, es extremadamente útil cuando encontramos una declaración afirmando el propósito de lo correcto. Y esta declaración la encontramos en 1ª Timoteo 3:15:

  • «pero en caso que me tarde, te escribo para que sepas cómo debe conducirse uno en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad».

Por lo tanto, el tema de la autoridad que estamos estudiando aquí, tiene la intención de serlo en el contexto de la iglesia.

Muy bien. Ahora que conocemos el propósito de la epístola, vamos a delinear brevemente el contexto de 1ª Timoteo 2:12-13 mirando desde el inicio de la epístola:

Capítulo 1

  • 1-2: Saludo del apóstol Pablo.
  • 3-11: Pablo advierte a Timoteo contra la enseñanza de doctrinas extrañas y las personas que las enseñan, se desviaron a la vana palabrería (v. 6), sin entender «lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas» (v. 7. Los vv. 9-10 mencionan para quiénes es la ley).
  • 12-14: Pablo le da gracias a Cristo por fortalecerlo y considerarlo fiel para el ministerio, habiendo sido «blasfemo, perseguidor y agresor» por incredulidad (v. 13), y que ahora, sólo Su gracia, «fue más que abundante, con la fe y el amor que se hallan en Cristo Jesús» (v. 14).
  • 15-17: Pablo escribe acerca de cómo «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores» (v. 15), incluyéndose él en primer lugar, pero que por Su sola misericordia, Cristo mostró en Él, «toda su paciencia» (v. 16). Pablo entonces le da gloria y honra al Rey (Jesús), quien es el «único Dios» (v. 17).
  • 18-20: Pablo menciona las «profecías» hechas antes que Timoteo, y le ordena «que por ellas», pelee «la buena batalla» (v. 18); que «guardando la fe y una buena conciencia» no naufragara «lo que toca a la fe» como hicieron algunos (v. 19), como «Himeneo y Alejandro», los cuales Pablo entregó «a Satanás para que aprendan a no blasfemar» (v. 20).

Capítulo 2

  • 1-2: Pablo exhorta «a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres» (v. 1), incluyendo los reyes y los que se hayan en autoridad para vivir «una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad» (v. 2).
  • 3-6: Hacer lo anterior, delante de Dios, «es bueno y agradable» (v. 3), ya que quiere «que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (v. 4), declarando que hay «un solo mediador entre Dios y los hombres» (v. 5), el cual es Jesucristo, «quien se dio a sí mismo en rescate por todos» (v. 6).
  • 7-8: Pablo afirma que para eso fue «constituido predicador y apóstol… maestro» (v. 7), ya que él quiere «que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones» (v. 8).
  • 9-15: Pablo termina estos versículos dando instrucciones a las mujeres cristianas.

Capítulo 3

  • 1-10; 12-13: En forma clara, Pablo da una serie de requisitos, tanto para obispos como para diáconos.
  • 11: El apóstol Pablo afirma también que las mujeres deben ser, «dignas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo».
  • 14-16: Pablo tiene la esperanza de ir a ver a Timoteo (v. 14), y si tarda, le dice cómo debe conducirse “en la casa de Dios” (v. 15). Y en el v. 16 describe «el misterio de la piedad».

Ya tenemos el contexto, y usted deberá leer los capítulos para su que tenga su propio razonamiento. Pero podemos ver que muchos y diferentes temas son tratados por Pablo antes de referirnos a los versículos en cuestión. Por lo tanto, debemos tener cuidado de no elegir qué tema en particular se menciona antes que el pasaje de 1ª Timoteo 2:12-13 e interpretarlo a la luz de ese tema elegido. Debemos mirar cómo fluye lo que Pablo está diciendo y hacer lo mejor para entender los versículos en el contexto.

«una mujer» es una mujer particular, no es «mujeres» en general

Algunos dicen que 1ª Timoteo 2:12 no se está refiriendo a las mujeres en general sino a una mujer particular que Pablo tenía en mente y que había estado enseñando doctrina falsa. ¿Pero es cierto este punto de vista? No. Y les daremos las razones.

  1. No encaja o no se ajusta al contexto
    1. En 1ª Timoteo 2:1-8, Pablo está exhortando «a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres» (v. 1), incluyendo los reyes y los que se hayan en autoridad para vivir «quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad». Hacer lo anterior, delante de Dios, «es bueno y agradable» (v. 3), ya que quiere «que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (v. 4). En el v. 5 afirma que hay «un solo mediador entre Dios y los hombres» (v. 5), el cual es Jesucristo, «quien se dio a sí mismo en rescate por todos» (v. 6). Posteriormente afirma que para eso, él fue «constituido predicador y apóstol… maestro» (v. 7), ya que él quiere «que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones» (v. 8). En los vv. 9-14 del mismo capítulo segundo, Pablo da instrucciones a las mujeres (en plural): «Asimismo que las mujeres» se vistan «con ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos» (v. 9). El v. 11 habla de la sujeción de la mujer; y pasa a mencionar que no permite «que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. 13 Porque Adán fue creado primero, después Eva» (v. 12-13), y que Eva fue engañada en primer lugar (v. 14). El v. 15 trata con el engendrar hijos por parte de las mujeres. Pablo continúa en el capítulo 3, proveyendo más instrucciones. En los vv. 1-10, 12-13 Pablo da una serie de requisitos, tanto para obispos (en plural) como para diáconos (en plural). En el v. 11 afirma también acerca de las mujeres (en plural) y cómo deben ser estas. Y para terminar, Pablo menciona la esperanza de ir a ver a Timoteo (v. 14), y cómo debe conducirse «en la casa de Dios» (v. 15). Finalmente, en el v. 16 describe «el misterio de la piedad».
    2. Pregunta: ¿Por qué, en 2:12, este pasaje cambiaría bruscamente de tratar con una sola mujer sin nombre, soltera y particular cuando no encaja en el modelo contextual de tratar –por parte de Pablo– con grupos como mujeres, obispos, diáconos y nuevamente mujeres en el plural?
  2. Si Pablo le está prohibiendo específicamente a «una sola mujer» que no le enseñe herejías a los hombres, ¿significa esto que ella sí le puede enseñar herejías a las mujeres o a su propio marido?
    1. No está tratando con las herejías, sino en cuanto a enseñarle a los hombres; lo cual tiene más sentido en el contexto.
  3. En los capítulos del 1 al 3, Pablo, en forma repetida usa el plural cuando mención a aquellos que enseñan el error; con excepción donde menciona a Himeneo y Alejandro (1:20) particularmente.
    1. Pregunta: Si 2:12 se refiere a una mujer en particular, ¿por qué Pablo no mencionó su nombre como sí lo hizo con los de Himeneo y Alejandro?
      1. NOTA: Pablo mencionó a estos dos hombres (2ª Timoteo 2:17) como hombres que habían blasfemado contra la verdad.
  4. La palabra «silencio» del v. 12, es «hesuchia», no «sigao»
    1. «hesuchia» significa, «estar dominado/sometido, estar en silencio/callarse, y no necesariamente en completo silencio».[1]
      1. «hesuchia»[1]
        1. «Cuando oyeron que se dirigía a ellos en el idioma hebreo, observaron aún más silencio; y él dijo» (Hechos 22:2).
        2. «A tales personas les ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo, que trabajando tranquilamente, coman su propio pan» (2ª Tesalonicenses 3:12).
      2. «sigao» (usado más de ocho veces en el Nuevo Pacto), significa «silencio absoluto».[2]
        1. Pregunta: Si es una sola mujer la que Pablo tiene en mente, ¿le está diciendo él que hable de sus herejías un poco más tranquilamente en vez de permanecer completamente en silencio? Después de todo, ¿no le ordenó Pablo completo silencio por enseñar herejías?
  5. La palabra «enseñar» viene de la palabra griega «didasko», no de «heterodidaskaleo», la cual sería «enseñar herejía; enseñar una doctrina diferente».
    1. «heterodidaskaleo» es usada en el Nuevo Pacto, y particularmente en 1ª Timoteo.
      1. «Como te rogué al partir para Macedonia que te quedaras en Efeso para que instruyeras a algunos que no enseñaran doctrinas extrañas» (1ª Timoteo 1:3).
      2. «Si alguno enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad» (1ª Timoteo 6:3).
    2. Pregunta: Si Pablo se está refiriendo a una sola mujer en particular, ¿por qué no usa la palabra «heterdidaskaleo» cuando se refiere a ella?
  6. «didasko» (enseñar), es usada cuatro veces en 1ª y 2ª Timoteo. Aparte de 1ª Timoteo 2:12 (el pasaje en discusión), cada vez que esta palabra es mencionada, se hace con referencia a enseñar doctrina sana.
    1. «enseñar», es de «didasko».
      1. «Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada» (1ª Timoteo 2:12).
      2. «Esto manda y enseña» (1ª Timoteo 4:11).
      3. «Y los que tienen amos que son creyentes, no les falten el respeto, porque son hermanos, sino sírvanles aún mejor, ya que son creyentes y amados los que se benefician de su servicio. Enseña y predica estos principios» (1ª Timoteo 6:2).
      4. «Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros» (2ª Timoteo 2:2).
    2. Pregunta: Si en 1ª Timoteo 2:12, «didasko» (enseñar), está refiriéndose a la enseñanza de doctrina falsa, ¿por qué el uso implícito de la palabra no es consistente con la forma en que Pablo lo usa en ambas epístolas a Timoteo?
  7. El versículo 11 dice: «La mujer debe escuchar la instrucción en silencio, con toda sumisión» (Dios Habla Hoy).
    1. Pablo está enseñando que la mujer –cualquiera que sea– escuche la instrucción o que aprenda, “con toda sumisión”.
    2. Pregunta: Si los versículos 11 y 12 se refieren a una mujer particular, la cual no está identificada, y estaba enseñando falsa doctrina y no se refiere a las mujeres en general, ¿concluiremos que las mujeres en la iglesia no necesitan recibir instrucciones con sumisión y que sólo las mujeres herejes son las que las necesitan?
      1. ¿No va esto en contra de la autoridad de los hombres?
        1. «3 Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios. 10 Por tanto, la mujer debe tener un símbolo de autoridad sobre la cabeza, por causa de los ángeles» (1ª Corintios 11:3, 10).
        2. «Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley. 35 Y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa; porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia» (1ª Corintios 14:34-35).

No tiene sentido enseñar que 1ª Timoteo 2:12, está refiriéndose a una mujer particular que estaba enseñando falsa doctrina. Esto, no encaja en el contexto. La mujer no es nombrada, como Pablo sí menciona a Himeneo y Alejandro, quienes «naufragaron en lo que toca a la fe» (1ª Timoteo 1:19-20). Pablo, de forma constante usa el plural –no el singular– cuando se refiere a los herejes. «hesuchia» es usado, en vez de, «sigao» lo que significaría que la mujer hereje debería estar enseñando su herejía de una forma sumisa y esto, no tiene sentido a la luz del argumento.

Pablo no usa la palabra griega «heterodidaskaleo», que significa, «falsa enseñanza» cuando se refiere a esta falsa enseñanza de esta supuesta mujer (en singular), a pesar de que él usa la palabra, antes y después de 2:12 en la misma epístola para referirse a la enseñanza herética. «didasko» (enseñar) es usada tres veces adicionalmente aquí; en 2:12 y en 1ª y 2ª Timoteo y cada vez que se usa, esta significa «enseñar buena doctrina». ¿Por qué es diferente en 2:12? Y si «una mujer» es una sola mujer, y no «mujeres» en general, ¿podemos entonces concluir que solo mujeres herejes deben aprender en sumisión? ¡Claro que no! Por lo tanto, por estas razones, no podemos concluir que «una mujer» es con referencia a una mujer individual y particular que está enseñando doctrinas falsas, sino que se refiere a «mujeres» en general.

La verdad, es que las mujeres en general, casadas o no, deben aprender en sumisión en la iglesia y no están para ejercer posiciones de autoridad tales como ser pastores y anciano, lo cual Pablo declara repetidamente que son posiciones sostenidas por los hombres.

1ª Timoteo 2:12 se refiere a una «esposa y marido»

Otro argumento que se ofrece con relación a 1ª Timoteo 2:12, dice que las palabras griegas, «gyne» (mujer) y «andros» (hombre) significa, «esposa y marido» respectivamente. Esto significaría que el versículo se traduciría así: «Pero no permito a la esposa enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio». Quienes apoyan este argumento concluyen entonces, que esto no evitaría a una mujer ser un pastor debido a que no está hablando de las mujeres en general, sino sólo de «esposas» con relación a sus maridos. ¿Es este argumento sano? No. No lo es.

  1. Si una esposa fuera un pastor y su marido estuviera en la congregación, entonces, cuando ella enseña, ella le estaría enseñando a su marido. Pero esto, no funciona de esta forma; a menos que el marido tenga que abandonar la iglesia cada vez que su esposa enseña. Pero, ¿no es esto ridículo? ¡Claro que sí!
  2. En ninguna de las traducciones que se tienen en el idioma español, ninguna traduce el versículo como «esposa y marido», ¿por qué entonces las personas insisten en afirmar que se trata de una esposa y su marido?
  3. El contexto de 1ª Timoteo 2:9-15 está tratando con todo el contexto amplio de todas las mujeres en la iglesia. Esto es, Pablo quiere que todas las mujeres, más que ataviarse con «ropa decorosa», se atavíen «con buenas obras». Y continúa dirigiéndose a las mujeres mencionando el tema de la sujeción y la enseñanza; para volver nuevamente –en 1ª Timoteo 3:11– dirigirse a las «mujeres» en plural.

Usurpar la autoridad

En el idioma inglés, sólo la Versión King James, traduce el v. 12, en 1ª Timoteo 2, como «usurpar la autoridad». Usurpar, significa, «apoderarse de un bien o derecho ajeno, generalmente por medios violentos».[1]

En el idioma español, algunas versiones traducen este versículo de la siguiente forma:

  • Imponer su autoridad
    • «No apruebo que la mujer se dedique a enseñar ni que imponga su autoridad sobre el marido…» (La Palabra [España]).
  • Ejercer dominio
    • «pues no permito que la mujer enseñe ni ejerza dominio sobre el hombre…» (Reina-Valera Contemporánea).
  • Ejercer autoridad
    • «Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada» (La Biblia de las Américas).
  • Tomar autoridad
    • «Porque no permito á la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio» (Reina Valera Antigua).

Basados entonces en las anteriores versiones, la lógica nos dice que si esta mujer, o cualquiera otra mujer, fuera a enseñar en una congregación cristiana, lo haría, pero sin usurpar la autoridad, imponer su autoridad, ejercer dominio o autoridad, o tomar autoridad sobre el hombre.

La palabra griega usada aquí, es «authenteo» y se usa sólo una vez en el Nuevo Pacto y se traduce como «usurpar la autoridad» como lo vimos en la Versión King James.

Si en su contexto más amplio, 1ª Timoteo es una advertencia contra la falsa enseñanza, entonces, se deduciría que Pablo está advirtiendo contra la posición de que las mujeres pueden enseñar y ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia.

Pero Pablo nos da la razón del por qué está escribiendo la epístola:

  • «pero en caso que me tarde, te escribo para que sepas cómo debe conducirse uno en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad» (1ª Timoteo 3:15).

Por lo tanto, la conducta apropiada en la iglesia, es que una mujer no está para enseñar («didaskolos», «sana enseñanza») a un hombre o ejercer autoridad sobre él.

¿Lleva autoridad la Palabra de Dios cuando se predica desde un púlpito?

Algunos afirman que predicar en el púlpito o desde un púlpito no es equivalente de autoridad. De esta forma, ellos pueden tener a mujeres predicadores pero sin que ellas ejerzan autoridad sobre los hombres que pudieran estar escuchando en la congregación. Pero, ¿es lógico afirmar que cuando la iglesia se reúne con el propósito de tener comunión, de participar en las ordenanzas del bautismo y la comunión, y estar sentado calladamente en la medida en que la Palabra de Dios es presentada fielmente, esta de alguna forma no es un equivalente de autoridad? ¡Claro que no!

Por naturaleza, la Palabra de Dios, es autoritaria. Cuando desde el púlpito, la Palabra de Dios es predicada en el contexto de la iglesia, tal predicación tiene el equivalente de ser autoritaria. Ésta, es la exposición de la Palabra de Dios, y si no tiene autoridad, qué es entonces, ¿sólo un grupo de sugerencias?

Sólo aquellos que sí tergiversan el texto y su significado podrían entonces volver su atención al púlpito y a la predicación de la Palabra de Dios y minimizar su autoridad para poder elevar a las mujeres a un oficio al cual no pertenecen.

Aun así, hay un versículo que arroja luz en este tema:

  • «4 El escriba Esdras estaba sobre un estrado de madera que habían hecho para esta ocasión. Junto a él, a su derecha, estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías; y a su izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam. 8 Y leyeron en el libro de la ley de Dios, traduciéndolo y dándole el sentido para que entendieran la lectura» (Nehemías 8:4, 8).

Presentar la Ley desde «un púlpito de madera», mostraba la autoridad de la Palabra. ¿Debemos decir que no hay autoridad en la Palabra cuando el anciano maestro (1ª Timoteo 5:17) sube a un púlpito, abre la Palabra de Dios y declara en forma fiel lo que Dios tiene qué decir al pueblo de Dios? Tal idea, es absurda.

1ª Timoteo 2:13: «Porque Adán fue creado primero, después Eva»

Pablo nos dice, que la razón por la que las mujeres no están para enseñar o ejercer autoridad en los hombres dentro de la iglesia, es «porque Adán fue creado primero, después Eva». Esta declaración (la del v. 12), claramente elimina todo lo que se piensa acerca del contexto cultural. Pablo iguala el tema de la autoridad con el orden creado.
Es el orden creado y en la caída de Adán y de Eva que la maldición es dada a Eva:

  • «A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido,[a] y él se enseñoreará de ti» (Génesis 3:16).
    • Footnotes:
      • [a] Génesis 3:16 O, tu voluntad será sujeta a tu marido.

La palabra «deseo», es del griego, «teshookaw» y se usa sólo una vez más en el Pentateuco:

  • «Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.[a]» (Génesis 4:7).
    • Footnotes:
      • [a] Génesis 4:7 O, a ti será sujeto.

Note que la palabra «deseo» en el anterior versículo habla del deseo que tiene el pecado para controlar.

Vemos que el deseo de Eva será para su marido; pero que será su marido el que enseñoreará sobre ella. Parecería que el contexto está tratando con el deseo de la mujer de estar en control; de la misma manera que Eva no buscó su cabeza –Adán– sino que se encargó de interpretar y aplicar la Palabra de Dios por sí misma. El lugar apropiado de Eva estaba en su apoyo en Adán, siendo el papel de Adán el de mayor prioridad.

Y esto tiene sentido si estudia bien la naturaleza de la caída. Adán es la cabeza de la humanidad:

  • «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (1ª Corintios 15:22).
  • «Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron» (Romanos 5:12).

Por los anteriores pasajes, y aunque fue Eva quien pecó primero, vemos que fue a través de Adán que el pecado entró al mundo, y no a través de Eva. Satanás violó la estructura de la correcta autoridad en Adán y Eva y fue primero, a la mujer. Eva, escuchó las mentiras del enemigo como también las escuchó Adán por boca de Eva. Después, Dios maldijo a Eva:

  • «A la mujer le dijo: «Aumentaré en gran manera los dolores cuando des a luz tus hijos. Tu deseo te llevará a tu marido,[a] y él te dominará» (Génesis 3:16 – Reina Valera Contemporánea).
    • Footnotes:
      • [a] Génesis 3:16 O, tu voluntad será sujeta a tu marido.

Note el contraste. El deseo de Eva la llevará a su marido… «y él te dominará». Por extensión, pero principalmente porque Adán fue creado primero, el hombre domina sobre las mujeres, razón por la cual, el marido es cabeza de la mujer, y esto, lo establece definitivamente Pablo como una estructura de autoridad:

  • «Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo Él mismo el Salvador del cuerpo» (Efesios 5:23).

Por lo tanto, 1ª Timoteo 2:12-13, no es simplemente una verdad culturalmente determinada que pudiera ser cambiada al colocar este pasaje en el contexto del siglo 21 y despojarlo de su contexto cultural. Debido a que Pablo trató con el tema de la autoridad en la enseñanza y la relacionó con la creación de Adán y Eva, podemos ver que las mujeres no están para enseñar o ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia.

Conclusión

Es por lo tanto, un concepto impopular que el marido sea la cabeza de la mujer, que la autoridad en la iglesia descanse en el hombre y que las mujeres deben aprender en piadosa sumisión. Pero esto, no significa que la iglesia cristiana deba escuchar la sabiduría del mundo, porque no es del todo, sabiduría. Nos guste o no, las Escrituras enseñan que el pastorado y el servicio de los ancianos es para los hombres. Esto no significa que las mujeres sean talentosas o inclusive, que no sean capaces de hacer y cumplir sus oficios en la iglesia mejor que algunos hombres; pero la práctica no triunfa sobre la verdad doctrinal. Necesitamos ser fieles a la Palabra de Dios.

Desafortunadamente, en la iglesia, las mujeres son poco apreciadas, subutilizadas y subvaloradas. Pero realmente, ellas sí contribuyen muchísimo, al buen funcionamiento y bienestar de la sagrada comunidad. Sin embargo, gústele o no a los hombres, ellas no son las responsables en la iglesia, de enseñar sana doctrina, refutar el error y liderar de una manera piadosa. Y cuando los hombres no lo hacen, entonces, las mujeres pastores y ancianos, evidencian el fracaso de los hombres.

NOTAS

«hesuchia»: «silencioso, callado, tranquilo».

El problema es que la palabra para «silencioso, callado, tranquilo», es «hesuchia», la cual significa, «estar sometido, estar en silencio, tranquilo», más no necesariamente, «callado».[2] Leamos cómo se usa en el Nuevo Pacto:

  • «Cuando oyeron que se dirigía a ellos en el idioma hebreo, observaron aún más silencio; y él dijo» (Hechos 22:2).
    • En el anterior versículo, y para empezar, significa que aunque estuvieran hablando de una forma moderada, aún hicieron «más silencio».
  • «Que la mujer aprenda calladamente, con toda obediencia» (1ª Timoteo 2:11).
  • «Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada» (1ª Timoteo 2:12).
    • Los versículos anteriores (de 1ª Timoteo), son los que están siendo analizados aquí.
  • «A tales personas les ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo, que trabajando tranquilamente, coman su propio pan» (2ª Tesalonicenses 3:12).
    • Este versículo no es tan descriptivo y en su contexto nos dice que en forma tranquila, sin decir nada, «coman su propio pan».

La conclusión es que, la palabra «hesuchia» no significa un silencio absoluto; total.

«sigao»: «silencio absoluto»

En el griego, existe una palabra para «silencio absoluto» y esta es, «sigao». Es usada 9 veces en el Nuevo Pacto.[3] Esta palabra significa, «mantenerse en silencio, mantenerse en paz, ser guardado en silencio, subyacer, estar de incógnito».[4] «Mantenerse en silencio, guardarse en secreto: -volverse silencioso(1), mantenerse silencioso o guardar silencio(3), mantenido en secreto(1), mantenido en silencio(2), tranquilo(1), silencioso(1), dejar de hablar(1)».[5]

«sigao», no es usado en 1ª Timoteo 2:11-12. Por lo tanto, si entendemos que 1ª Timoteo 2:12, significa que había una sola e individual mujer que debía guardar silencio, o mantenerse silenciosa, entonces, debemos concluir que Pablo le estaba diciendo a esta mujer que estuviera en silencio («hesuchia»; no, «sigao») debido a la falsa enseñanza de ella; podemos entonces concluir que él quería que el tono de ella bajara; que estuviera sometida a esto. En palabras simples, Pablo le estaría diciendo a esta mujer, algo así: «Enseñe su herejía un poco más silenciosamente; un poco más tranquilamente o silenciosamente». Pero Pablo no usó «sigao» («silencio absoluto»), para detener totalmente la enseñanza de la falsa doctrina. Pero esto, no tiene sentido.

  • «Después que la voz se oyó, Jesús fue hallado solo. Ellos se lo callaron, y por aquellos días no contaron a nadie nada de lo que habían visto» (Lucas 9:36).
  • «Y no podían sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo; y maravillados de su respuesta, callaron» (Lucas 20:26).
  • «Y haciéndoles señal con la mano para que guardaran silencio, les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel. Y les dijo: Informad de estas cosas a Jacobo y a los hermanos. Entonces salió, y se fue a otro lugar» (Hechos 12:17).
  • «Toda la multitud hizo silencio, y escuchaban a Bernabé y a Pablo, que relataban las señales y prodigios que Dios había hecho entre los gentiles por medio de ellos. 13 Cuando terminaron de hablar, Jacobo respondió, diciendo: Escuchadme, hermanos» (Hechos 15:12-13).
  • «[a]Y a aquel que es poderoso para afirmaros conforme a mi evangelio y a la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que ha sido mantenido en secreto durante siglos sin fin» (Romanos 16:25).
    • Footnotes:
      • [a] Romanos 16:25 Algunos mss. colocan toda esta doxología al final del cap. 15; otros, al final del cap. 14, y otros más la omiten por completo
  • «28 pero si no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y que hable para sí y para Dios. 30 Pero si a otro que está sentado le es revelado algo, el primero calle. 34 Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley» (1ª Corintios 14:28, 30, 34).
Notas a pie de página:

[1] http://www.wordreference.com/definicion/usurpar
[2] «hesuchia», significa, «quietud, calma, silencio, silencioso(2), manera/forma tranquila(1), silenciosamente, en voz baja(1)». Citado de R. L. Thomas, «New American Standard Hebrew-Aramaic and Greek Dictionaries», edición actualizada, Anaheim: Foundation Publicaciones, Inc. 1998, H8674.
[3] Ibíd. «sigao».
[4] Strong, J., 1996.
[5] Thomas, H8674.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí