¿Cambió la Naturaleza de Dios al ser Jesús Humano?

0
391

Visite también nuestra Sección, Jesús Cristo
Visite también nuestra Sección, Cristianismo

La doctrina cristiana acerca de las dos naturalezas de Jesús se llama unión hipostática. Es la enseñanza de que el Verbo Divino de Dios (Juan 1:1) «se hizo carne y habitó entre nosotros» (Juan 1:14). Por tanto, Jesús es divino y humano en una sola persona (Colosenses 2:9); tiene dos naturalezas: la humana y la divina. Pero aquellos que se oponen a la Trinidad y la encarnación de Dios en la persona de Jesús (el Verbo Divino se hace hombre), dicen que, si Jesús es Dios encarnado, esto debe indicar que la naturaleza de Dios cambió porque Dios añadió naturaleza humana a Su naturaleza divina. Y esto, violaría Malaquías 3:6 donde se afirma por parte de Dios mismo, que Él no cambia. Pero, la unión de las dos naturalezas de Jesús en una persona no constituye un cambio en la naturaleza de Dios.

Dado que la unión hipostática enseña que en la única persona de Jesús hay dos naturalezas, la divina de Jesús como Dios, esta no se ve afectada por la unión con la naturaleza humana porque no existe ningún tipo de mezcla en las dos naturalezas. Es decir, la naturaleza divina no se mezcla con la humana para hacer una tercera cosa. Esta es la herejía conocida como monofisismo. Jesús no es una tercera cosa nueva con una nueva naturaleza fusionada. En cambio, es una unión. Un ejemplo de unión es el matrimonio entre un hombre y una mujer. Cada uno está separado, pero en matrimonio «… serán una sola carne» (Génesis 2:24), sin embargo, el hombre y la mujer siguen siendo individuos, ellos no se unen para formar una tercera cosa, sino que ambos son uno, pero continúan con sus propiedades individuales de seres. De otro lado, la fusión se ilustra al combinar el cobre con el zinc para formar un nuevo elemento conocido como el latón. En este caso, los dos elementos pierden su identidad y son fusionados en algo nuevo. Pero en una unión, los elementos no pierden su identidad o naturaleza. Entonces, la unión hipostática no es una fusión hipostática, Las dos naturalezas de Jesús no perdieron sus rasgos distintivos ni fueron alterados.

Además, dentro de la unión de las dos naturalezas en la única persona de Cristo, la naturaleza divina sigue siendo divina y la humana sigue siendo humana. Una no cambia a la otra, como tampoco mi espíritu en mí no cambia en su naturaleza porque habita en un cuerpo físico. Asimismo, el Verbo Divino no cambia por morar en carne humana.

Finalmente, la doctrina de la Trinidad es que Dios es tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto no significa que es tres dioses. Solo hay un Dios. La naturaleza trinitaria de Dios no se ve alterada por la unión del Verbo con la humanidad, ya que fue el Verbo Divino quien se humilló a Sí mismo para convertirse en hombre (Juan 1:1, 14; Filipenses 2:5-8), no fue el Padre ni El Espíritu Santo. Por tanto, y por definición, la Trinidad no se ve afectada por la unión del Verbo con la humanidad en la encarnación de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí