Demonios

0
250

Visite también nuestra Sección, Cristianismo
Visite también nuestra Sección, Versículos Bíblicos por Tema

  1. La aflicción de los demonios
    1. Causan mudez
      1. «Y al salir ellos de allí, he aquí, le trajeron un mudo endemoniado. 33 Y después que el demonio había sido expulsado, el mudo habló; y las multitudes se maravillaban, y decían: Jamás se ha visto cosa igual en Israel» (Mateo 9:32-33).
      2. «Entonces le trajeron un endemoniado ciego y mudo, y lo sanó, de manera que el mudo hablaba y veía» (Mateo 12:22).
      3. «Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo, y sucedió que cuando el demonio salió, el mudo habló; y las multitudes se maravillaron» (Lucas 11:14).
    2. Causan demencia, locura
      1. «Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es epiléptico y sufre terriblemente, porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua. 16 Y lo traje a tus discípulos y ellos no pudieron curarlo. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo acá. 18 Y Jesús lo reprendió y el demonio salió de él, y el muchacho quedó curado desde aquel momento» (Mateo 17:15-18).
      2. «Jesús entonces lo reprendió, diciendo: ¡Cállate y sal de él! Y después que el demonio lo derribó en medio de ellos, salió de él sin hacerle ningún daño» (Lucas 4:35).
    3. Causan que las personas se dañen a sí mismas
      1. «Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es epiléptico y sufre terriblemente, porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua. 16 Y lo traje a tus discípulos y ellos no pudieron curarlo. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo acá. 18 Y Jesús lo reprendió y el demonio salió de él, y el muchacho quedó curado desde aquel momento» (Mateo 17:15-18).
      2. «Jesús entonces lo reprendió, diciendo: ¡Cállate y sal de él! Y después que el demonio lo derribó en medio de ellos, salió de él sin hacerle ningún daño» (Lucas 4:35).
    4. Mueven a las personas a que se desnuden
      1. «y cuando Él bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa, sino en los sepulcros» (Lucas 8:27).
    5. Llevan a las personas a que habitan en tumbas
      1. «y cuando Él bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa, sino en los sepulcros». (Lucas 8:27).
    6. Llevan a las personas a que habiten en el desierto
      1. «Porque Él mandaba al espíritu inmundo que saliera del hombre, pues muchas veces se había apoderado de él, y estaba atado con cadenas y grillos y bajo guardia; a pesar de todo rompía las ataduras y era impelido por el demonio a los desiertos. 30 Entonces Jesús le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión; porque muchos demonios habían entrado en él» (Lucas 8:29-30).
    7. Provocan convulsiones
      1. «Cuando este se acercaba, el demonio lo derribó y lo hizo caer con convulsiones. Pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho y se lo devolvió a su padre» (Lucas 9:42).
  2. Miscelánea
    1. Los demonios reconocen la existencia de Dios
      1. «Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan» (Jacobo 2:19).
      2. Habitan regiones geográficas
        1. «Y clamó con potente voz, diciendo: ¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo y en guarida de toda ave inmunda y aborrecible» (Apocalipsis 18:2).
  3. Buscan habitar en huéspedes
    1. En personas
      1. «Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, 28 Cuando llegó al otro lado, a la tierra de los gadarenos, le salieron al encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, violentos en extremo, de manera que nadie podía pasar por aquel camino» (Mateo 8:16, 28).
      2. «Y he aquí, una mujer cananea que había salido de aquella comarca, comenzó a gritar, diciendo: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija está terriblemente endemoniada» (Mateo 15:22).
      3. «A la caída de la tarde, después de la puesta del sol, le trajeron todos los que estaban enfermos y los endemoniados» (Marcos 1:32).
      4. «La mujer era gentil, sirofenicia de nacimiento; y le rogaba que echara fuera de su hija al demonio» (Marcos 7:26).
    2. En personas individuales por muchos demonios a la vez
      1. «Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y él le dijo: Me llamo Legión, porque somos muchos. 10 Entonces le rogaba con insistencia que no los enviara fuera de la tierra. 11 Y había allí una gran piara de cerdos paciendo junto al monte. 12 Y los demonios le rogaron, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos» (Marcos 5:9-12).
      2. «Y después de haber resucitado, muy temprano el primer día de la semana, Jesús se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado fuera siete demonios» Marcos 16:9).
      3. «2 y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, 27 y cuando Él bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa, sino en los sepulcros, 30 Entonces Jesús le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión; porque muchos demonios habían entrado en él» (Lucas 8:2, 27, 30).
    3. Buscan habitar en criaturas
      1. «Y los demonios le rogaron, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos, 13 Y Él les dio permiso. Y saliendo los espíritus inmundos, entraron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se precipitó por un despeñadero al mar, y en el mar se ahogaron» (Marcos 5:12-13).
      2. «Y había una piara de muchos cerdos paciendo allí en el monte; y los demonios le rogaron que les permitiera entrar en los cerdos. Y Él les dio permiso. 33 Los demonios salieron del hombre y entraron en los cerdos; y la piara se precipitó por el despeñadero al lago, y se ahogaron» (Lucas 8:32-33).
  4. Doctrinas de demonios
    1. Doctrinas de demonios
      1. «Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios» (1ª Timoteo 4:1).
  5. Atributos
    1. Hablan
      1. «y los demonios le rogaban, diciendo: Si vas a echarnos fuera, mándanos a la piara de cerdos» (Mateo 8:31).
      2. «Y los demonios le rogaron, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos» (Marcos 5:12).
      3. «Y estaba en la sinagoga un hombre poseído por el espíritu de un demonio inmundo, y gritó a gran voz: 34 Déjanos ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios. 41 También de muchos salían demonios, gritando y diciendo: ¡Tú eres el Hijo de Dios! Pero, reprendiéndolos, no les permitía hablar, porque sabían que Él era el Cristo» (Lucas 4:33-34, 41).
  6. Enseñanzas de sabiduría demoníaca
    1. Sabiduría demoníaca
      1. «Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica» (Jacobo 3:15).
  7. Adoración de demonios
      1. Reciben sacrificios
        1. «Y ya no sacrificarán sus sacrificios a los demonios con los cuales se prostituyen. Esto les será estatuto perpetuo por todas sus generaciones» (Levítico 17:7).
        2. «Ofrecieron sacrificios a demonios, no a Dios, a dioses que no habían conocido, dioses nuevos que vinieron recientemente, a los que vuestros padres no temieron»(Deuteronomio 32:17).
        3. «Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios» (Salmo 106:37).
        4. «No, sino que digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios» (1ª Corintios 10:20).
      2. Reciben adoración
        1. «Y el resto de la humanidad, los que no fueron muertos por estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que no pueden ver ni oír ni andar» (Apocalipsis 9:20).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí