Depravación total

2
922

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

Estas notas fueron usadas por mí, en la defensa de la depravación total en el programa de radio. No usé todo lo que se enumera aquí. Sin embargo, estas deben ayudar si desea seguir adelante.

Depravación total es también conocida como la incapacidad total. El hombre está totalmente tocado/afectado por el pecado en todo lo que él es (es decir, en su naturaleza está completamente caído), pero él no es tan malo como podría ser (en acción, es decir, no es totalmente asesino, violador, etc.) Es más, esta total depravación significa que los no regenerados no escogerán, por su libre albedrío, recibir a Cristo porque están esclavizados al pecado (Romanos 6:14-20), no pueden aceptar las cosas espirituales (2ª Corintios 2:14), y no hay entre ellos, quien pueda hacer lo bueno (Romanos 3:10-12). Ellos tienen el libre albedrío para escoger, pero ellos, libremente escogerán hacer lo que es contrario a Dios.

  1. Cita: «La carencia total del hombre del bien espiritual y la incapacidad de hacer el bien ante Dios» (Grudem, Wayne A. (2009-05-18). Systematic Theology: An Introduction to Biblical Doctrine. [Teología Sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica] Zondervan. Kindle Edition).
  2. Pecado original: El pecado original es el estado, la condición de pecaminosidad con que nacen las personas debido al pecado de Adán. Esto significa que nuestras naturalezas nacen caídas. Adán representó a toda la humanidad cuando murió.
    1. «Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos» (Romanos 5:19).
      1. «fueron constituidos pecadores» es en el griego, «kadsístemi jamartolós», y su verbo está en el aoristo indicativo, indicando una acción pasada terminada o completada.
    2. «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (1ª Corintios 15:22). «en», es un término que indica autoridad federal.
    3. Objeción: No es correcto que Adán nos representara. Su pecado no puede imputársenos y no debería afectarnos.
      1. Jesús es llamado el último Adán:
        1. «Así también está escrito: El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente. El último Adán, espíritu que da vida» (1ª Corintios 15:45).
  3. La condición del hombre
    1. El corazón del hombre es engañoso e incurable (Jeremías 17:9), está lleno de maldad (Marcos 7:21-23), ama más las tinieblas que la Luz (Juan 3:19), no busca a Dios (Romanos 3:10-12), es débil e impío (Romanos 5:6), es esclavo del pecado (Romanos 6:20; Juan 8:34), no puede recibir las cosas espirituales (1ª Corintios 2:14), no puede entender las cosas espirituales (1ª Corintios 2:14), está muerto en sus pecados (Efesios 2:1), es, por naturaleza, hijo de ira (Efesios 2:3), y es, enemigo de Dios (Efesios 2:15).
      1. «Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?» (Jeremías 17:9).
      2. «Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, 22 avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez. 23 Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre» (Marcos 7:21-23).
      3. «Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas» (Juan 3:19).
      4. «Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final» (Juan 6:44).
      5. «Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado» (Juan 8:34).
      6. «como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; 12 todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno» (Romanos 3:10-12).
      7. «Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos» (Romanos 5:6).
      8. «Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres en cuanto a la justicia» (Romanos 6:20).
      9. «Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente» (1ª Corintios 2:14).
      10. «1 Y Él os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 15 aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz» (Efesios 2:1, 3, 15).
    2. El impío PUEDE responder a Dios pero su respuesta será, de acuerdo con su naturaleza caída, no regenerada, la cual está llena de maldad (Marcos 7:21-23), no hace lo bueno (Romanos 3:12), es esclavo del pecado (Romanos 6:20), no entiende las cosas espirituales (2ª Corintios 2:14), y es, enemigo de Dios (Efesios 2:15). Por lo tanto, concluimos que su libre albedrío está restringido por su depravación y su inclinación natural es, rechazar a Dios. Esto está de acuerdo con las condiciones descritas sobre él en las Escrituras.
      1. Pregunta: ¿Cómo es posible que un impío, que no puede entender las cosas espirituales (1ª Corintios 2:14), que no busca a Dios (Romanos 3:10-12), y que es un esclavo del pecado (Romanos 6:14-20), Simplemente «escoge» a Dios? Las Escrituras enseñan que no. Esta es la razón por la que Dios destina para vida eterna (Hechos 13:48) y les concede que ellos crean (Filipenses 1:29). De lo contrario, nadie sería salvo.
    3. Debido al estado del hombre caído y su incapacidad para venir a Dios por su libre albedrío, encontramos entonces que Dios debe actuar para que cualquiera sea salvo.
  4. La obra de Dios
    1. Es Dios quien destina a las personas para que crean (Hechos 13:48), escoge quien será santo y sin mancha (Efesios 1:4), predestina para adopción (Efesios 1:5), llama de acuerdo a Su propósito (2ª Timoteo 1:9), escoge para salvación (2ª Tesalonicenses 2:13), concede el acto de creer (Filipenses 1:29), obra la fe en el creyente (Juan 6:28-29), les concede la oportunidad de arrepentirse (2ª Timoteo 2:24-25), hace posible el nuevo nacimiento (1ª Pedro 1:3), nos hace nacer de nuevo, no por nuestra voluntad, sino de Su voluntad (Juan 1:12-13), trae a las personas hacia Él mismo (Juan 6:44), el Padre es quien concede el llegar a Jesús (Juan 6:65), predestina para salvación (Romanos 8:29-30), y lo hace todo, de acuerdo a Su propósito (Efesios 1:11).
      1. «Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios» (Juan 1:12-13).
      2. «Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? 29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios: que creáis en el que Él ha enviado. 44 Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. 65 Y decía: Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí si no se lo ha concedido el Padre» (Juan 6:28-29, 44, 65).
      3. «Oyendo esto los gentiles, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor; y creyeron cuantos estaban ordenados a vida eterna» (Hechos 13:48).
      4. «Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a esos también llamó; y a los que llamó, a esos también justificó; y a los que justificó, a esos también glorificó» (Romanos 8:29-30).
      5. «4 según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor 5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, 11 también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad» (Efesios 1:4- 5, 11).
      6. «quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad» (2ª Timoteo 1:9).
      7. «Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad» (2ª Tesalonicenses 2:13).
      8. «Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no solo creer en Él, sino también sufrir por Él» (Filipenses 1:29).
      9. «Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, 25 corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad» (2ª Timoteo 2:24-25).
      10. «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos» (1ª Pedro 1:3).

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí