El Bautismo y Gálatas 3:27

0
32

Visite también nuestra Sección, Bautismo
Visite también nuestra Sección, Cristianismo

11 de julio de 2011

Gálatas 3:27 es con frecuencia usado por los regeneracionistas bautismales para sostener la idea de que usted debe ser bautizado para ser salvo. Sostienen que el bautismo es el lugar donde una persona «está en Cristo», «revestida con Cristo», y que esto significa que el bautismo salva. También enseñan que el ser sumergido en el agua bautismal es el lugar y el momento de la liberación de los pecados. Pero esto, simplemente es mentira.

Gálatas 3:27 no puede ser entendido separado del contexto; por lo tanto, debe ser examinado en su contexto.

  • «De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. 25 Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, 26 pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido. 28 No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús. 29 Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa» (Gálatas 3:24-29. Énfasis añadido).

En la sociedad romana, los hijos eran entregados al cuidado de esclavos fieles. Esto sucedía con frecuencia cuando el hijo tenía entre seis o siete años y este cuidado no terminaba hasta la pubertad.

  • «Estos esclavos eran excesivamente severos con la disciplina y estaban encargados de guardar a los niños de la maldad de la sociedad y darles entrenamiento moral. Esto fue como la función de la ley hasta que Cristo vino y las personas pudieron ser justificadas por fe en Él».[1]

La ley fue, un riguroso maestro para los judíos, y muy difícil de guardar. Esta es la razón por la cual la ley señala a Cristo al mostrar nuestras inhabilidades para guardarla y para mostrarnos más bien, que debemos confiar en la fe. Esta es la razón del por qué la justificación es por fe (vv. 24-26) ya que nosotros no podemos obtener la justificación por la ley (Romanos 3:28-30; Filipenses 3:9).

«Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido» (Gálatas 3:27).

Como se dijo anteriormente, en la sociedad romana un niño tenía que estar bajo el cuidado de un tutor y cuando alcanzaba suficiente madurez, se le daba una bata o toga especial; la cual, era un símbolo de que adquiría todos los derechos en la familia.[2] Por lo tanto, estar «de Cristo revestidos», es una frase que significa que el cristiano sale de la ley y entra al evangelio de la gracia y puede disfrutar de la absoluta aceptación delante de Dios el Padre. Aquí no se dice que el bautismo es lo que nos salva de nuestros pecados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí