La palabra «trinidad» no está en la Biblia

0
553

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

Algunos críticos de la doctrina de la Trinidad reclaman que como la palabra «trinidad» no se encuentra en la Biblia, la doctrina como tal, no es verdadera. Aún más, algunos aseguran que si Dios quería que creyéramos en la Trinidad, estaría claramente establecida en la Biblia.

Primero: es ilógico afirmar que como la palabra «trinidad» no se encuentra en la Biblia, su concepto, tampoco es enseñado. Generalmente, esta clase de afirmaciones demuestra un prejuicio contra las enseñanzas de la Trinidad; en vez de esto, la persona debería mirar en la Palabra de Dios para ver si el concepto es o no enseñado.

Segundo: hay muchos conceptos bíblicos en los que la gente cree y que no tienen una palabra específica que los describa en la Biblia. Por ejemplo, las palabras «omnisciencia» («todo conocimiento»), «omnipotencia», («todopoderoso») y «omnipresencia», («presente en todos los lugares al mismo tiempo»), son palabras que tampoco se encuentran en la Biblia, y sin embargo, las usamos para describir los atributos de Dios. Nosotros no tenemos que tener una palabra específica en la Biblia para creer que el concepto que esta describe no sea el verdadero.

A continuación hay otras palabras que la Biblia ni usa ni menciona, pero sin embargo, sus conceptos son enseñados:

  • Ateísmo: Es la enseñanza de que no existe Dios:
    • «El necio ha dicho en su corazón: No hay Dios…» (Salmo 14:1).
  • Divinidad: Significa la cualidad divina o el carácter divino de Dios; sin embargo, hablamos de la cualidad divina del Señor Dios:
  • Encarnación: Significa que la Palabra (Dios) se convirtió en carne. Definitivamente, esta se enseña en la Biblia:
    • «1 En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:1, 14).
  • Monoteísmo: Es la enseñanza de que existe un solo Dios:
    • «Vosotros sois mis testigos —declara el Señor— y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis en mí, y entendáis que yo soy. Antes de mí no fue formado otro dios, ni después de mí lo habrá» (Isaías 43:10).
    • «No tembléis ni temáis; ¿no os lo he hecho oír y lo he anunciado desde hace tiempo? Vosotros sois mis testigos. ¿Hay otro dios fuera de mí, o hay otra Roca? No conozco ninguna» (Isaías 44:8).
  • Arrebatamiento: Es la enseñanza de que aquellos cristianos que estén vivos al regreso de Jesús serán arrebatados en las nubes para recibir al Señor:
    • «Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. 17 Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre. 18 Por tanto, confortaos unos a otros con estas palabras» (1ª Tesalonicenses 4:16-18).

Por lo tanto, pretender decir que la Trinidad no es verdadera porque la palabra no está en la Biblia, es un argumento inválido. Aún más, decir que si Dios quería que creyéramos en la Trinidad Él lo habría enseñado claramente en las Escrituras, es también un argumento inválido. Algo no tiene que estar claramente formulado en la Biblia para que sea válido, como es el caso de la Trinidad. No todas las cosas enseñadas en la Biblia están perfectamente claras. Mire por ejemplo, el libro de Apocalipsis. Este contiene muchas cosas que son enigmáticas y que tienen que ser examinadas a la luz de toda las Escrituras. Aun así, existen desacuerdos en cuanto al significado de algunas cosas. Sin embargo, sabemos que las verdades que se encuentran siguen siendo verdades ya sea que las descubramos o no.

Además, existen escrituras que demuestra el aspecto trinitario de Dios:

  • «Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mateo 28:19).
  • «Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho» (Juan 14:26).
  • «Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de mí» (Juan 15:26).
  • «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros» (2ª Corintios 13:14).
  • «Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, 6 un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos. 7 Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo» (Efesios 4:4-7).
  • «según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas» (1ª Pedro 1:2).
  • «Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna» (Judas 1:20-21).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí