Los milagros de Jesús

0
257

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

Jesús es la persona más importante y significativa en toda la historia de la humanidad. Él no sólo fue un hombre extraordinario, increíblemente bondadoso, muy intuitivo y enseñó acerca del amor y el perdón en tal nivel, que en comparación, hacía palidecer a los demás maestros.

En el cristianismo, Jesús es el Creador (Juan 1:1-3, 14; Colosenses 1:16-17), Dios en carne (Juan 1:1, 14; Colosenses 2:9), el Señor a quien invocamos (1ª Corintios 1:2), el que llevó nuestros pecados en Su cuerpo en la cruz (1ª Pedro 2:24) y aquel que salva a todos aquellos que invoquen Su Nombre (Romanos 10:13) para ser salvos por fe (Romanos 5:1; Efesios 2:8-9).

A continuación hay una lista de algunos de los milagros de Jesús. Estos son los milagros que testifican de quién es Jesús ya que Sus obras extraordinarias confirman Su reclamo increíble de ser Dios en carne, el único camino para la salvación.

  1. Jesús nace de una virgen
    1. «y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús» (Mateo 1:25).
  2. Jesús cambió el agua en vino
    1. «Y había allí seis tinajas de piedra, puestas para ser usadas en el rito de la purificación de los judíos; en cada una cabían dos o tres cántaros. 7 Jesús les dijo*: Llenad de agua las tinajas. Y las llenaron hasta el borde. 8 Entonces les dijo*: Sacad ahora un poco y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. 9 Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, y como no sabía de dónde era (pero los que servían, que habían sacado el agua, lo sabían), el maestresala llamó al novio, 10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el vino bueno, y cuando ya han tomado bastante, entonces el inferior; pero tú has guardado hasta ahora el vino bueno» (Juan 2:6-10).
  3. Jesús hizo que Sus discípulos pescaran una gran cantidad de pescados
    1. «Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Sal a la parte más profunda y echad vuestras redes para pescar. 5 Respondiendo Simón, dijo: Maestro, hemos estado trabajando toda la noche y no hemos pescado nada, pero porque tú lo pides, echaré las redes. 6 Y cuando lo hicieron, encerraron una gran cantidad de peces, de modo que sus redes se rompían» (Lucas 5:4-6).
  4. Jesús echó fuera demonios
    1. «Cuando llegó al otro lado, a la tierra de los gadarenos, le salieron al encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, violentos en extremo, de manera que nadie podía pasar por aquel camino. 29 Y gritaron, diciendo: ¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes del tiempo? 30 A cierta distancia de ellos había una piara de muchos cerdos paciendo; 31 y los demonios le rogaban, diciendo: Si vas a echarnos fuera, mándanos a la piara de cerdos. 32 Entonces Él les dijo: ¡Id! Y ellos salieron y entraron en los cerdos; y he aquí que la piara entera se precipitó por un despeñadero al mar, y perecieron en las aguas» (Mateo 8:28-32. Leer también, Mateo 15:22-28).
  5. Jesús sanó leprosos
    1. «Y extendiendo Jesús la mano, lo tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante quedó limpio de su lepra» (Mateo 8:3).
    2. «Cuando Él los vio, les dijo: Id y mostraos a los sacerdotes. Y sucedió que mientras iban, quedaron limpios» (Lucas 17:14).
  6. Jesús sanó enfermedades
    1. «Y Jesús iba por toda Galilea, enseñando en sus sinagogas y proclamando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 24 Y se extendió su fama por toda Siria; y traían a Él todos los que estaban enfermos, afectados con diversas enfermedades y dolores, endemoniados, epilépticos y paralíticos; y Él los sanaba» (Mateo 4:23-24).
    2. «Descendió con ellos y se detuvo en un lugar llano; y había una gran multitud de sus discípulos, y una gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, 18 que habían ido para oírle y para ser sanados de sus enfermedades; y los que eran atormentados por espíritus inmundos eran curados. 19 Y toda la multitud procuraba tocarle, porque de Él salía un poder que a todos sanaba» (Lucas 6:17-19).
  7. Jesús sanó al paralítico y perdonó sus pecados
    1. «Entonces vinieron a traerle un paralítico llevado entre cuatro. 4 Y como no pudieron acercarse a Él a causa de la multitud, levantaron el techo encima de donde Él estaba; y cuando habían hecho una abertura, bajaron la camilla en que yacía el paralítico. 5 Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados…» (Marcos 2:3-12).
  8. Jesús resucitó muertos
    1. «Pero cuando habían echado fuera a la gente, Él entró y la tomó de la mano; y la niña se levantó» (Mateo 9:25).
    2. «Habiendo dicho esto, gritó con fuerte voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadlo, y dejadlo ir» (Juan 11:43-44).
  9. Jesús restauró la vista a los ciegos
    1. «Al irse Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, gritando y diciendo: ¡Hijo de David, ten misericordia de nosotros! 28 Y después de haber entrado en la casa, se acercaron a Él los ciegos, y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos le respondieron: Sí, Señor. 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Hágase en vosotros según vuestra fe. 30 Y se les abrieron los ojos. Y Jesús les advirtió rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa» (Mateo 9:27-30. Leer también, Juan 9:1-7).
  10. Jesús abrió los oídos y desató la ligadura de la lengua a un hombre
    1. «Y le trajeron* a uno que era sordo y que hablaba con dificultad, y le rogaron que pusiera la mano sobre él. 33 Entonces Jesús, tomándolo aparte de la multitud, a solas, le metió los dedos en los oídos, y escupiendo, le tocó la lengua con la saliva; 34 y levantando los ojos al cielo, suspiró profundamente y le dijo: ¡Effatá!, esto es: ¡Ábrete! 35 Y al instante se abrieron sus oídos, y desapareció el impedimento de su lengua, y hablaba con claridad» (Marcos 7:32-35).
  11. Jesús alimentó a las multitudes
    1. Mateo 14:15-21: «Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. 16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. 17 Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces. 18 El les dijo: Traédmelos acá… «(Leer también, Mateo 15:32-38).
  12. Jesús caminó sobre el agua
    1. «Y Él les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados, hombres de poca fe? Entonces se levantó, reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. 27 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Quién es este, que aun los vientos y el mar le obedecen?» (Mateo 8:26-27).
  13. Jesús sanó al enfermo paralítico y a la mujer enferma: Mateo 8:5-13; 9:22.
  14. Jesús perdonó pecados
    1. «Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados» (Marcos 2:5).
  15. Jesús calmó una tormenta con una orden
    1. «Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma» (Marcos 4:39. Leer también, Mateo 8:22-27).
  16. Jesús se transfiguró
    1. «Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; 2 y se transfiguró delante de ellos; y su rostro resplandeció como el sol, y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz. 3 Y he aquí, se les aparecieron Moisés y Elías hablando con Él. 4 Entonces Pedro, tomando la palabra, dijo a Jesús: Señor, bueno es estarnos aquí; si quieres, haré aquí tres enramadas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. 5 Mientras estaba aún hablando, he aquí, una nube luminosa los cubrió; y una voz salió de la nube, diciendo: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; a Él oíd. 6 Cuando los discípulos oyeron esto, cayeron sobre sus rostros y tuvieron gran temor. 7 Entonces se les acercó Jesús, y tocándolos, dijo: Levantaos y no temáis. 8 Y cuando alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino a Jesús solo» (Mateo 17:1-8).
  17. Jesús fue muerto en la cruz
    1. «y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes le entregaron a sentencia de muerte y le crucificaron» (Lucas 24:20).
  18. Jesús resucitó de entre los muertos
    1. «Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo» (Lucas 24:39).
    2. «Luego dijo a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente» (Juan 20:27).
  19. Jesús se le apareció a los discípulos después de resucitado
    1. «Entonces, al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros» (Juan 20:19).
  20. Jesús ascendió al cielo
    1. «Después de haber dicho estas cosas, fue elevado mientras ellos miraban, y una nube le recibió y le ocultó de sus ojos» (Hechos 1:9).
  21. Jesús afirmó ser Dios
      1. «Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no solo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios» (Juan 5:18).
      2. «Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados» (Juan 8:24. Leer también, Ëxodo 3:14).
  22. Jesús dijo que sólo Él es el camino, la verdad y la vida
    1. «Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí» (Juan 14:6).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí