¿Quién es Jesús, de acuerdo con el apóstol Juan?

0
224

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

De acuerdo al apóstol Juan, ¿quién es Jesús? ¿Es un simple hombre, un ángel encarnado, un gran profeta, o es Él, el Dios encarnado? La respuesta es muy importante ya que ésta determina el lugar donde usted se encuentre en comunión con la verdad, la cual es, Jesús. Ya que la fe es sólo tan buena en aquello, o en quien usted. la coloca, es pues, de suma importancia, colocar su fe en el Salvador verdadero. Así que, ¿quién es el Salvador verdadero? ¿Es o no es Dios? ¿Es el Salvador un ángel que se convirtió en un hombre? ¿O es simplemente un gran maestro o un gran profeta?

El evangelio de Juan es diferente de los otros tres. De hecho, Mateo, Marcos y Lucas son llamados los evangelios sinópticos ya que son muy similares entre sí. Sin embargo, Juan presenta a Jesús desde un punto de vista diferente de los otros tres. Adicionalmente, Juan escribió las epístolas que llevan su nombre y el Libro de Apocalipsis. En cada uno de éstos, Jesús es presentado de una forma especial. Vamos a echar un vistazo de cómo Juan ve a Jesús.

El concepto de Juan acerca de Jesús empieza con las introducciones de su evangelio en Juan 1:1-14 y 1ª Juan 1:1. Así que no es una simple coincidencia de que Juan escribiera en forma paralela a como está en los capítulos iniciales de Génesis. Sin duda, la opinión de Juan con relación a Jesús fue suficiente para igualarlo a Él con la obra creativa de Dios, “En el principio”. Echemos un vistazo:

Juan  1ª Juan Génesis
«En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba en el principio con Dios» (1:1-2). «Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras manos…» (1a). «En el principio…» (1:1a).
«Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho» (1:3). «… creó Dios los cielos y la tierra» (1:1b).
«En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron» (1:4-5).  «… acerca del Verbo de vida» (1:1b).
«… Dios es luz, y en Él no hay tiniebla alguna» (1:5b).
«… porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya está alumbrando» (2:8b).
«Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas» (1:3-4).
«Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (1:14). «(pues la vida fue manifestada, y nosotros la hemos visto y damos testimonio y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó) (1:2). «Y oyeron al Señor Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto» (3:8).

 

Los paralelos entre el evangelio de Juan, 1ª Juan y Génesis son claramente evidentes. La terminología es muy similar y los temas son casi idénticos. Obviamente, Juan considera a Jesús de preeminente importancia y usa muchas figuras al hablar igualando a Jesús con Dios.

Pero Juan no abandona la comparación temática entre la Palabra (el Logos/el Verbo) y Dios después de iniciados los capítulos. Él continúa mostrando las cualidades divinas de Jesús a través de sus escritos.

En el Evangelio de Juan

Ya he mencionado a Juan 1:1, 14 donde el Logos (el Hijo) está al principio con Dios, y era Dios, la Palabra (el Logos/el Verbo) hecho carne. Juan también presenta a Jesús como:

  1. Dador de vida eterna (Juan 10:27).
  2. El pan de vida (Juan 6:35, 51: una obvia alusión al maná que descendió del cielo y dado por Dios de acuerdo a Juan 6:32-35).
  3. El camino, la verdad, y la vida (Juan 14:6).
  4. La luz del mundo (Juan 8:12).
  5. Procede del Padre (Juan 8:24).
  6. Es el «Yo soy» (Juan 8:58) (Ver también Éxodo 3:14)
  7. Es uno con el Padre (Juan 10:30) y por lo cual, los judíos querían matarlo. Ver Levítico 24:16.
  8. Comparte la gloria de Dios desde antes de la creación (Juan 17:5. Note que Dios no comparte Su gloria con nadie: Isaías 42:8).
  9. Cuando Jesús llama a Dios Su propio Padre, se hace igual a Dios: Juan 5:18.
  10. Recibe el mismo honor que todos le dan al Padre: Juan 5:23.
  11. Conoce todas las cosas; algo que sólo Dios puede hacer: Juan 21:17.
  12. Y en Juan 18:5-6, en el Huerto de Getsemaní Jesús le responde a aquellos que fueron a arrestarle con la declaración «Yo soy», ellos retrocedieron y cayeron a tierra.

¿Es seguro decir entonces que Juan en su evangelio considera a Jesús escasamente como un hombre o como un ángel especial? ¿Puede un hombre simple o un ángel ser el dador de la vida eterna o esto es algo que hace solamente Dios? ¿Es un simple hombre o un ángel? ¿O es el camino, la verdad, y la vida? ¿Es la luz del mundo? ¿Puede una simple criatura ser con el Padre el que comparte la gloria con Dios o el que conoce todas las cosas?

En el Libro de Apocalipsis

Juan continúa con los temas del Viejo Pacto que tratan con Dios y los aplica a Jesús en el NT, particularmente en el Libro de Apocalipsis:

«Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su mano derecha sobre mí, diciendo: No temas, yo soy el primero y el último, 18 y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades» (Apocalipsis 1:17-18). «Así dice el Señor, el Rey de Israel,
y su Redentor, el Señor de los ejércitos:
Yo soy el primero y yo soy el último,
y fuera de mí no hay Dios» (Isaías 44:6).
«He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin» (Apocalipsis 22:12-13). «He aquí, el Señor Dios vendrá con poder,
y su brazo gobernará por Él. He aquí, con Él está su galardón, y delante de Él su recompensa» (Isaías 40:10).
«Estos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con Él son llamados, escogidos y fieles» (Apocalipsis 17:14; 19:16). «la cual manifestará a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores; 16 el único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible; a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén» (1ª Timoteo 6:15-16).

 

Los temas divinos corren a lo largo del Libro de Apocalipsis. Tanto Jesús como Dios son llamados el primero y el último; ambos vienen para dar Sus recompensas y ambos son Señor de señores y Rey de reyes; pastores divinos.

No hay duda de tres versículos significativos en el evangelio donde Juan registra los dichos de Jesús acerca de Sí Mismo:

  • «Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados» (Juan 8:24).
  • «Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó» (Juan 8:28).
  • «Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy» (Juan 8:58. Leer, Éxodo 3:14).

Es claro que Juan consideró a Jesús más que un simple hombre y más que a un ángel. Él es Dios en carne:

«En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:1, 14).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí