Regeneración contra religión

0
253
Cristianismo
Cristianismo

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

13 de febrero de 2018

Este artículo es un intento para comparar la regeneración con la religión. Lo que quiero decir con esto es que, los regenerados son verdaderos cristianos, habitados por Dios. Y en el contexto de este artículo, cuando me refiero a «religión», me estoy refiriendo a la estructura y autoridad de la iglesia general impuesta a las personas en grupos tales como el catolicismo romano, los ortodoxos orientales, los testigos de Jehová, el mormonismo, etc. Por supuesto, dentro de las iglesias cristianas verdaderas, ciertamente hay regenerados. Pero por el bien de este artículo, estoy tratando de contrastar el verdadero cristianismo con las organizaciones religiosas del hombre.

En ocasiones, la regeneración está en desacuerdo con la religión. Podríamos decir que la regeneración es la obra de Dios y la religión es la obra del hombre. En la regeneración, la persona que ha confiado en Cristo ha sido cambiada, es nacida de nuevo (Juan 3:3-8), es hecho una nueva criatura (2ª Corintios 5:17). Algo le sucede en su interior que hace que Dios viva en el regenerado (Juan 14:23). Como resultado de la obra de Dios de la regeneración, el cristiano se deshace de su antiguo yo que está corrupto, «y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad» (Efesios 4:24). Debido a esto, entonces desea nuevas cosas (2ª Corintios 5:17), incluyendo el deseo de honrar a Dios, no pecar y ser más como Jesús (Romanos 7:21–25).

De otro lado, la religión es una serie de reglas y regulaciones, de membresía de iglesia y requisitos que con frecuencia están impregnados de tradiciones. Mientras que la regeneración afecta el corazón, la religión afecta la mano. La regeneración busca hacer la voluntad de Dios, pero la religión afecta lo que persona hace externamente. El regenerado busca hacer la voluntad de Dios desde su corazón. Pero la religión apunta a traer a la persona a la sumisión por medio de sus rituales, requisitos y mandamientos humanos. En este sentido, la iglesia es externa; la regeneración es interna.

Regeneración Religión
Conducta La conducta es el resultado de un nuevo corazón y la Escritura Conducta basada en reglas y requisitos de la iglesia
Cambio Cambio de la persona internamente, nuevo corazón Cambio de la persona externamente, no del corazón
Membresía en la iglesia En el cuerpo de Cristo, por fe Por medio de los requisitos de la iglesia
Salvación Relación y comunión con Dios Relación con la iglesia
Salvación Dependiente sólo de Dios sin obras Depende de Dios y las obras definidas por la iglesia
Salvación No puede perderse debido a que depende de Cristo Puede perderse debido a que depende de la persona
Pecado Desea evitarlo de corazón Deseo por evitarlo siendo fiel a la iglesia
Sumisión Sumisión a Dios desde el corazón Sumisión a Dios por medio de la iglesia

 

Por supuesto, diferentes personas no estarán de acuerdo con la forma en que redacté las cosas. Espero ser honesto. Después de todo, es difícil decir todo perfectamente. Pero, espero que me entienda. Verá, estoy tratando de contrastar la idea de que hay una diferencia entre la obra de regeneración de Dios en nosotros y la obra de la religión del hombre fuera de nosotros.

¿Licencia para pecar?

Muchas veces, aquellos que son leales a los sistemas religiosos acusan a los regenerados de usar la gracia de Dios como una licencia para pecar. Esto no es lo que enseñan los verdaderos cristianos ni lo que deseamos. Los verdaderos cristianos no creen que la gracia de Dios sea una licencia para hacer el mal. Queremos agradar a Dios, no pecar contra Él. Eso es lo que significa la regeneración.

Pero si usted, querido lector, no es consciente de esto, tal vez sea porque no está regenerado. No estoy acusando a nadie. Sólo intento provocar un autoexamen.

«Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?»
(2ª Corintios 13:5).

La acusación de los religiosos que dicen que los regenerados ven su seguridad en Cristo como una excusa para pecar es una manifestación de la diferencia entre las dos posiciones. Los que son simplemente religiosos, piensan que la justicia es a través de medios externos, como mantener rituales, someterse a la autoridad de la iglesia, ser miembro de la iglesia y mantener una lista de obligaciones. Debido a esto, creen que su justicia se mantiene por su esfuerzo con el cumplimiento de las leyes. Los religiosos condenan entonces a aquellos que creen en la seguridad de Cristo, que no necesitan guardar las leyes para ser salvos. Es por eso que acusan a los regenerados de creer que tienen una licencia para pecar. Pero, esta es una falsa acusación.

Sin embargo, como cristianos luchamos contra nuestro pecado mientras trabajamos nuestra salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12). ¿Por qué? Porque somos regenerados. No necesitamos la religión del hombre para hacer eso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí