Versículos de la Biblia que muestran que Jesús es Divino

0
303

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

A continuación hay unos versículos usados para mostrar que Jesús es Dios en carne. Las Escrituras usadas aquí son de La Biblia de las Américas – LBLA. (Nota: Si es diferente se hará la anotación al final del versículo o de los versículos).

  1. «En el principio ya existía el Verbo (la Palabra), y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios» (Juan 1:1 – Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy).
    1. «El Verbo (La Palabra) se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos Su gloria, gloria como del unigénito (único) del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14 – Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy).
  2. «Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no solo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios» (Juan 5:18).
  3. «Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados» (Juan 8:24).
  4. «Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy» (Juan 8:58).
    1. «Y dijo Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado a vosotros» (Éxodo 3:14).
  5. «Yo y el Padre somos uno. 31 Los Judíos volvieron a tomar piedras para tirárselas. 32 Entonces Jesús les dijo: Les he mostrado muchas obras buenas que son del Padre. ¿Por cuál de ellas Me apedrean? 33 Los Judíos Le contestaron: No Te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque Tú, siendo hombre, te haces Dios» (Juan 10:30-33 – Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy).
  6. «Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!» (Juan 20:28).
  7. «Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él» (Colosenses 2:9).
  8. «Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, 10 para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre» (Filipenses 2:5-11).
  9. «Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos, y cetro de equidad es el cetro de tu reino» (Hebreos 1:8).
    1. Citado del Salmo 45:6: «Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de equidad es el cetro de tu reino».

Jesús es adorado. Jesús dice que sólo a Dios adoremos; pero aún así, Él recibe adoración.

  1. «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle» (Mateo 2:2).
  2. «Y entrando en la casa, vieron al Niño con su madre María, y postrándose le adoraron; y abriendo sus tesoros le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra» (Mateo 2:11)
  3. «Entonces Jesús le dijo: ¡Vete, Satanás! Porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás» (Mateo 4:10).
  4. «Entonces los que estaban en la barca le adoraron, diciendo: En verdad eres Hijo de Dios» (Mateo 14:33).
  5. «Y he aquí que Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y le adoraron» (Mateo 28:9).
  6. «Jesús oyó decir que lo habían echado fuera, y hallándolo, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo del Hombre? 36 Él respondió y dijo: ¿Y quién es, Señor, para que yo crea en Él? 37 Jesús le dijo: Pues tú le has visto, y el que está hablando contigo, ese es. 38 Él entonces dijo: Creo, Señor. Y le adoró» (Juan 9:35-38).
  7. «Y de nuevo, cuando trae al Primogénito al mundo, dice: Y adórenle todos los Ángeles de Dios» (Hebreos 1:6).

A Jesús se le ora

  1. «Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la diestra de Dios; 56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios. 57 Entonces ellos gritaron a gran voz, y tapándose los oídos arremetieron a una contra él. 58 Y echándolo fuera de la ciudad, comenzaron a apedrearle; y los testigos pusieron sus mantos a los pies de un joven llamado Saulo. 59 Y mientras apedreaban a Esteban, él invocaba al Señor y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. 60 Y cayendo de rodillas, clamó en alta voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Habiendo dicho esto, durmió» (Hechos 7:55-60).
  2. «Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Sóstenes, nuestro hermano, 2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro» (1ª Corintios 1:1-2). (Nota: La frase, «invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo» es una frase usada para declarar oración).
    1. «Entonces invocad el nombre de vuestro dios, y yo invocaré el nombre del Señor; y el Dios que responda por fuego, ese es Dios. Y todo el pueblo respondió y dijo: La idea es buena» (1º Reyes 18:24).
    2. «Y meteré la tercera parte en el fuego, los refinaré como se refina la plata, y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre, y yo le responderé; diré: Él es mi pueblo, y él dirá: El Señor es mi Dios» (Zacarías 13:9).
  3. «porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?» (Romanos 10:13-14).
    1. Nota: Pablo está hablando de invocar el nombre de Jesús. Esta frase es una cita de Joel 2:32: «Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho el Señor, y entre los sobrevivientes estarán los que el Señor llame».

El Primero y el Último

  1. «Así dice el Señor, el Rey de Israel, y su Redentor, el Señor de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios» (Isaías 44:6).
    1. «Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su mano derecha sobre mí, diciendo: No temas, yo soy el primero y el último» (Apocalipsis 1:17).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí