¿Inmoralidades Sexuales en el Cuerpo de Cristo?

0
123

Visite también nuestra Sección, Acerca de Apologética
Visite también nuestra Sección, Vida Cristiana

En la gran mayoría de los casos cuando un cristiano saca a la luz un tema de interés para el Cuerpo de Cristo y que vaya en contra de los pensamientos humanistas de otros, nos tildan de retrógrados, faltos de misericordia, criticones, etc. (agregue el adjetivo con el que seguramente lo han calificado).

Sin embargo, tenemos una serie de tabúes contra los que son considerados personas de «interés público» por el pueblo cristiano, declarando en forma errática algunos versículos que no vienen al caso, sacándolos de contexto afirmando así, su ignorancia, solo, en el uso de una hermenéutica bíblica (y digo «solo» para que no tergiversen mis palabras de que los estoy llamando ignorantes en todos los otros aspectos de su vida). Pero no es así. Ni siquiera pretendo hacerlo.

Pero lo cierto es, que muchas personas de «interés público» en el pueblo cristiano han sido acusados o están siendo investigados por abuso sexual y pedofilia, tanto así, que algunas editoriales de reconocidos medios en los Estados Unidos tanto seculares como religiosos piensan y con razón, «que el problema del abuso sexual en las comunidades Protestantes está a la par con el de la Iglesia Católica».[1]

Pero no, seguro saldrá algún abanderado de la causa justa a favor de estas personas de interés público afirmando que son calumnias levantadas en contra del Cuerpo de Cristo. Pero las pruebas son abrumadoras. Tristemente, a nosotros solo nos llega como cristianos viviendo en un país tercermundista, la información en español que quieren que tengamos. Y nada más.

Hoy día, y en los círculos evangélicos, particularmente en los Estados Unidos afirman en estos casos de abuso, tal y como lo describe el periodista del Chicago Tribune, no con maldad ni perversidad; más bien, con un dejo de incredulidad: «Utilizo la frase ‘niñas de 14 años cortejando a hombres adultos’ en lugar de ‘hombres adultos cortejando a niñas de 14 años’ por una razón: los evangélicos habitualmente enmarcan estas relaciones en esos términos'».[Ibíd.]

¿Aberrante no creen? Y es que esta posición me recuerda al de la iglesia católica romana aprobando sus propios pecados de inmoralidad sexual: «Hay menores que desean el abuso y te provocan”; las atrocidades impunes de la jerarquía católica».[2]

¿Qué tal esta frase? «Hay abortos de niñas pero no es porque hayan abusado de ellas, es porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando». Arzobispo de Lima.[Ibíd.]

Para que hagan su trabajo, busquen en la Internet documentos veraces y se dará cuenta que la iglesia evangélica en los Estados Unidos está a la par que la iglesia católica en su depravación.

¿Y qué hay de Suramérica?

Bien. Nuestros países no se han quedado atrás. Sea de la denominación que sea porque finalmente como en los Estados Unidos y en la iglesia romana, en Suramérica, «… la Iglesia Evangélica, también oculta casos de abusos dentro de las propias comunidades que la conforman».[5]

En Colombia: «Desde abusos sexuales hasta estafas y vínculos con ‘paras'».[6]

Pero no quiero hacer de este corto artículo una pastoral como 1ª y 2ª Corintios. Más bien, un llamado a sacar a luz estos abusos cometidos por tales hijos del diablo que se levantan en sus púlpitos como vestidos de ovejas, pero que son lobos rapaces, dispuestos a robarle a las ovejas por la presión de un diezmo o abusar de mujeres o niños solo porque se creen ser los «ungidos de Jehová» y no deben ser tocados y menos, abusados … más bien a ellos les gustar «tocar y abusar».

Termino con las palabras del presidente del Consejo Evangélico de Colombia, Édgar Castaño Díaz, Pastor: «Fue vehemente en que los feligreses deben controlar a sus pastores y evitar que su fe sea manipulada. De la misma forma, sostuvo que lo sucedido con los Piraquive o lo ocurrido con el pastor Gámez son casos excepcionales por los que los evangélicos no pueden ser satanizados. ‘Esas personas deben ser perseguidas, cuestionadas. Pero yo digo: los evangélicos somos una bendición para una nación’. La controversia sigue abierta».[6]

Y estoy de acuerdo con su declaración. No me cabe la menor duda: «… los evangélicos somos una bendición para una nación». Pero por unos pocos degenerados se pierde credibilidad y en última es el Nombre de Cristo es el que es vituperado.

Por eso, lo invito a que denuncie cualquier abuso de su líder en su comunidad. Saque a la luz cualquier abuso que hayan tenido contra usted, contra sus hijos menores de edad, aun contra usted hombre de Dios cuando le hayan insinuado cualquier inmoralidad sexual que atente contra su integridad personal, física y sobre todo, espiritual.

Finalmente, tomo la frase de un segmento en uno de nuestros canales regionales: ¡DENUNCIE! ¡NO SE QUEDE CALLADO!

Nuestra línea está abierta: miapicencolombia@gmail.com

Notas a pie de página:

[1] https://www.chicagotribune.com/opinion/commentary/ct-perspec-evangelical-roy-moore-girls-1115-20171114-story.html
[2] Ibíd.
[3] https://www.publico.es/tremending/2017/03/14/iglesia-hay-menores-que-desean-el-abuso-y-te-provocan-las-atrocidades-impunes-de-la-jerarquia-catolica/
[4] Ibíd.
[5] http://www.laizquierdadiario.com/Pastores-Evangelicos-se-suman-a-la-larga-lista-de-abusos-por-parte-de-la-Iglesia
[6] https://www.elespectador.com/noticias/judicial/escandalos-que-han-salpicado-a-las-iglesias-evangelicas-de-colombia/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí