¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?

0
27
Aniquilacionismo
Aniquilacionismo

11 de octubre de 2018
Regresar a, Página del Aniquilacionismo

El aniquilacionismo es la enseñanza filosófica de que todas las personas que no hayan confiado en Cristo como Salvador, serán aniquiladas, en el día del juicio o en algún momento posterior. En otras palabras, Dios hará que dejen de existir. Los aniquilacionistas tienen ideas ligeramente diferentes sobre el orden en que esto funciona. Hay aniquilación instantánea y gradual. Pero ¿es bíblica esta enseñanza?

Tipos de Aniquilacionismo

Instantáneo

En, «¿Es Bíblico el Aniquilacionaismo?» afirmamos que algunos aniquilacionistas creen que una vez que una persona muere, su alma deja de existir instantáneamente. En el día del juicio, la persona es «creada nuevamente» para ser juzgada e inmediatamente aniquilada. Pero, esto es problemático porque no hay continuidad entre la persona que fue creada primeramente y la posterior. Es una dificultad lógica afirmar que la persona que deja de existir por completo es en realidad la misma que vuelve a ser creada. Sin el fundamento de una existencia continua, esto, es difícil de defender. Por esta razón, una crítica de esta posición es que la segunda persona es un duplicado exacto de la primera, y esto, de por sí, es problemático.

Gradual

Otros aniquilacionistas enseñan que luego de la muerte, las personas van a un estado de «alma dormida», sin actividad, y que serán destruidas gradualmente. En esta condición, la persona existe todavía, pero está inconsciente, sin experiencias y no se da cuenta de nada. Entonces, en el día del juicio, es despertada para enfrentar el juicio de Dios y es, aniquilada. Pero esto, también presenta problemas. Según esta enseñanza se ata la existencia del alma con el cuerpo físico e implica que el alma, es una propiedad de lo físico. Esto también presenta sus dificultades. ¿Cómo una persona que está viva exista sin que haya actividad alguna? Precisamente, la vida, trata de esto.

El Estado del «alma dormida»

También hay quienes enseñan que después de la muerte una persona entra en un estado de «alma dormida». En el día del juicio es despertada y enfrentará la sentencia temporal de sufrimiento asignada por Dios. Este sufrimiento es proporcional al nivel de pecado que la persona haya cometido en la tierra. Cuando se cumpla este tiempo de sufrimiento, la persona es, aniquilada. Pero esto también es problemático. Si la persona es juzgada por su pecado, el cual es quebrantar la ley, y esta requiere castigo, ¿por qué no es salva después de cumplir el castigo que le correspondía por haber quebrantado los requisitos de la ley?

Aun Cambiando la Definición, ¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?

Los aniquilacionistas consideran la acción de Dios –la de aniquilar a una persona, como el castigo eterno. Ellos igualan este con la no existencia eterna. Pero el problema radica en que el castigo es experimentado, pero en la no existencia no se experimenta. El castigo es una acción de Dios que ocurre en el tiempo. Pero en la no existencia no hay castigo. Para poder afirmar su posición, los aniquilacionistas cambian la definición de la acción del juicio de Dios al resultado. Pero esto, no funciona así. El castigo eterno no es lo mismo que la no existencia eterna. Si así fuera, estas tendrían los mismos atributos. Pero debido a que no los tienen, no son lo mismo.

¿Por qué el Aniquilacionismo?

Por diferentes razones. Pero la pregunta se sostiene: «¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?». Existen varias razones por las cuales los aniquilacionistas sostienen su posición. Algunos dicen que es demasiado horrible pensar que un Dios amoroso permita que alguien vaya a un tormento consciente eterno. Otros, dicen que está mal que Dios castigue a alguien eternamente por pecados finitos cometidos aquí en la tierra.

Una de las razones más comunes de las personas que sostienen el aniquilacionismo se debe a las palabras griegas, «αἰών» aiṓn y «αἰώνιος» aiṓnios. Estas significan una edad, un período de tiempo extendido. Pero dependiendo del contexto significa, «para siempre». Por lo tanto, debido a que los aniquilacionistas niegan el tormento consciente eterno, ellos toman estos versículos que parecen enseñar el aniquilacionismo y dicen que, el período de castigo es por «una edad», no por siempre.

Versículos Analizados

A continuación, en «¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?» presentamos dos versículos que analizamos con relación a esta enseñanza.

Primero

  • «Y el Diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos» (Apocalipsis 20:10).

Así, en este caso, si fuéramos a aplicar en este artículo, «¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?» la interpretación aniquilacionista, el diablo, la bestia y el falso profeta no serían atormentados por y para siempre. Más bien, serían atormentados por un tiempo o edad extendida, la cual puede terminar. Una vez la edad es completada, los impíos serán aniquilados.

Pero este razonamiento no puede funcionar para ellos.

Segundo

  • «E irán estos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna» (Mateo 25:46).

Como es claro, Jesús contrasta el castigo eterno con la vida eterna. Tendría sentido decir que si el castigo eterno fuera solamente una época o un tiempo determinado (si asumimos que la palabra eterna significa «edad de edades»), entonces, la vida eterna sería sólo para una época o un tiempo. Obviamente, esto sería problemático para la interpretación aniquilacionista. Ellos cambian la definición del castigo que una persona experimenta por la eternidad y dicen que el castigo es la no existencia, la cual es para siempre. Pero esto, no tiene sentido porque lo que no existe, no dura para siempre.

¿Es el Condicionalismo lo mismo que el Aniquilacionismo?

El aniquilacionismo es llamado también, condicionalismo. Aunque hay pequeñas diferencias en los términos. Todos los que sostienen el condicionalismo, también lo hacen con el aniquilacionismo. El condicionalismo trata con el creyente. El aniquilacionismo con el impío. El condicionalismo es la enseñanza de que la persona que ha creído en Cristo recibirá inmortalidad (existencia eternal) tanto en el cuerpo como en el alma. Esta existencia continua, es condicionada en su fe en Cristo. Pero el aniquilacionismo trata con el impío quien será juzgado y llevado a extinción por Dios en el día del juicio.

Conclusión, ¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?

Después de mucha investigación, en la opinión de CARM / MAIPIC, a la pregunta, «¿Es Bíblico el Aniquilacionismo?», la respuesta es: No es bíblico. Es una falsa enseñanza. Hay muchas Escrituras que hablan de un juicio continuado, consciente y permanente para los impíos.

Primera Parte de Escrituras

  • «El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad; 42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes» (Mateo 13:41-42).
  • «Entonces dirá también a los de su izquierda: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles» (Mateo 25:41).
  • «Y estos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna» (Mateo 25:46).
  • «Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder» (2ª Tesalonicenses 1:9).

Segunda

  • «Y a los ángeles que no conservaron su señorío original, sino que abandonaron su morada legítima, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas para el juicio del gran día. 7 Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquellos, puesto que ellas se corrompieron y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno» (Judas 1:6-7).

Tercera

  • «él también beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. 11 Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre» (Apocalipsis 14:10-11).
  • Apocalipsis 20:10.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí