¿Predice Cantar de los Cantares 5:16 la Venida de Mahoma?

0
74

Visite También Nuestra Sección, Islam
Visite También Nuestra Sección, Religiones del Mundo

Por, Luke Wayne
24 de mayo de 2016

«Su paladar, dulcísimo, y todo él, deseable. Este es mi amado y este es mi amigo, hijas de Jerusalén» (Cantares 5:16).

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de La Biblia de Las Américas (LBLA).

El Argumento Musulmán

La palabra traducida como «deseable, codiciable», es la palabra «mamthaqqim». Esta palabra hebrea, al leerla, podría sonar como si se estuviera pronunciando la palabra «mahoma» en idioma árabe, aunque sea un adjetivo. Algunos musulmanes argumentan que esta tiene que ser entendida como el nombre «mahoma» aunque la Ortografía Fonética sea, «mam-tak’». Ellos argumentan que las pequeñas diferencias en la pronunciación son irrelevantes, y si la palabra está en plural es porque denota respeto. Por lo tanto, ellos dicen que esta, es una profecía clara sobre Mahoma. Continúan diciendo que los judíos y los cristianos traducen esta palabra como «todo (él) codiciable» o «todo (él) deseable», para esconder la clara referencia sobre el profeta musulmán. Se dice que, «su paladar, dulcísimo» es una referencia dada al Corán.

Respuesta Cristiana

Para cualquier cristiano, escasamente familiarizado con el Cantar de los Cantares, la primera respuesta apropiada a este argumento es, honestamente, una carcajada. Cantares es, obviamente una canción de amor entre Salomón y su novia, y colocar a Mahoma en el lugar de la novia amada, haría a este libro, sin sentido. El contexto general del libro es acerca del amor apasionado dentro de un matrimonio, y es muchas veces muy descriptivo sobre ese amor entre un hombre (Salomón) y su amada novia. No sería posible cambiarle el sentido a este libro –pretendiendo crear uno nuevo– para que en este, se inserte algún futuro profeta.

Adicionalmente, el argumento gira en torno a la idea de que, en el hebreo original, el nombre personal «mahoma» se encuentra allí. Y claramente no lo está. La palabra hebrea para «mamthaqqim», significa «dulce / dulcísimo» o, cuando es usada como sustantivo, significa «cosa atractiva / codiciable», o «cosa deseable» o «cosa preciosa». La forma plural usada aquí, es «machamadim», y es una forma enfática que es traducida como «totalmente deseable» o «codiciable». El hecho de que suene similar a un nombre en otro idioma, y en un período de tiempo diferente, es obviamente irrelevante para el significado de la palabra. Esta palabra es usada a lo largo del Viejo Pacto. No es una palabra única. Si la palabra tiene un significado «secreto» para el nombre personal de «Mahoma», entonces, en lugares como Oseas 9:16, donde Dios pronuncia juicio contra Efraín, y promete matar «lo deseable (machmad) de su vientre» (RV60), deberíamos leerlo como una promesa de Dios de que «matará» (literalmente) a Mahoma en juicio, ¿correcto? Claro está, que ningún musulmán querrá aceptar o entender este pasaje contra Mahoma. Y ni necesitarán hacerlo, porque en la lógica, la palabra muy claramente no significa «mahoma». Si así fuera, ¿por qué las antiguas traducciones –desde antes del tiempo de Mahoma– tradujeron de igual forma la palabra hasta hoy día? No existe razón por la que estas antiguas traducciones trataran de esconder o evitar el nombre de Mahoma cuando ni siquiera había nacido todavía y por lo que, obviamente, no podía ser todavía rechazado por ninguna de estas. La traducción griega de la Septuaginta de Cantar de los Cantares estaba terminada alrededor del siglo 1º a. C., cientos de años antes que Mahoma. Esta se lee así: «y todo él deseable». El antiguo texto latino del siglo 5º d. C., aún mucho antes que Mahoma, dice: «él es encantador». Aquí, la traducción no es controversial. Nadie está escondiendo algo. Una novia ansiosa encuentra que su marido es un ser, del todo deseable. Ella no considera su futuro esposo como un profeta que habría de venir mil años después de que ella estuviera muerta. Debido a que no existe un nombre personal como «mahoma» en este texto, no existe ninguna razón para pensar que este pasaje tiene algo que ver con futuro líder de los musulmanes.

Mucho se podría decir acerca de este argumento tan absurdo, pero vale la pena señalar finalmente que en el mismo capítulo 5, en el cual, estos musulmanes intentan mostrar que el amado novio del Cantar de los Cantares es realmente Mahoma, abre con este amado novio bebiendo vino con su leche e instando a sus amigos a beber con él. Como el alcohol es estrictamente prohibido en el islam, es claro que el amado novio no solo no es Mahoma, sino que además, ni siquiera comparte las convicciones morales que Mahoma promovería posteriormente. Este novio insta a las personas a hacer lo que Mahoma llamaría un pecado. Así, en cada nivel, este argumento simplemente no se sostendría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí