¿Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma?

0
141
Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma
Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma

Visite También Nuestras Seccione:
Versículos Examinados del Viejo Pacto
Apologética
Islam
Religiones del Mundo

Por, Ryan Turner

Argumento Musulmán de si Predice Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma

Pero realmente, ¿predice Deuteronomio 18:15-18 la venida de Mahoma? Es interesante, y a la vez sorprendente, escuchar algunas de las afirmaciones musulmanas de que la Biblia realmente anuncia la venida de Mahoma, profeta del islam. Estos musulmanes creen que la Biblia enseña que es así, basados en pasajes del Corán como la Surah 7:157. Sin embargo, los pasajes de la Biblia y a los que estos musulmanes apelan, son siempre tomados fuera del contexto. Uno de estos pasajes populares es el de Deuteronomio 18:15-18:

  • «Un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios; a él oiréis. 16 Esto es conforme a todo lo que pediste al Señor tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz del Señor mi Dios, no vuelva a ver este gran fuego, no sea que muera. 17 Y el Señor me dijo: Bien han hablado en lo que han dicho. 18 Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande».

A pesar de todos los esfuerzos de los musulmanes, existen muchas razones en el contexto bíblico, para afirmar, por qué este pasaje no se refiere al profeta del islam, Mahoma.[1]

La Palabra «hermanos» se Refiere Exclusivamente a los Judíos

Primero: Debido al contexto del capítulo 18 de Deuteronomio, el autor usa el término «hermanos» para referirse precisamente, a sus hermanos israelitas. Leamos desde el inicio del capítulo en mención:

  • «Y no tendrán heredad entre sus hermanos[b]; el Señor es su heredad, como les ha prometido» (Deuteronomio 18:2).
    • Footnotes:
      • [b] Deuteronomio 18:2 O, conciudadanos, y así en el resto del cap.

Además, si lee todo el libro de Deuteronomio, el término «hermanos» solamente se refiere a los israelitas o conciudadanos desde el mismo inicio del libro:

  • «Estas son las palabras que Moisés habló a todo Israel al otro lado del Jordán, en el desierto, en el Arabá, frente a Suf, entre Parán, Tofel, Labán, Hazerot y Dizahab» (Deuteronomio 1:1).
  • «Y en aquella ocasión mandé a vuestros jueces, diciendo: Oíd los pleitos entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre un hombre y su hermano o el forastero que está con él» (Deuteronomio 1:16).
  • «ciertamente pondrás sobre ti al rey que el Señor tu Dios escoja, a uno de entre tus hermanos pondrás por rey sobre ti; no pondrás sobre ti a un extranjero que no sea hermano tuyo» (Deuteronomio 17:15).

Desde el mismo inicio de Deuteronomio, es claro que Moisés se está dirigiendo solamente a la nación de Israel; por lo tanto, es lógico entender que cada vez que usa el término «hermanos» es sólo para los de Israel. ¿Levantaría Dios de los árabes –enemigos fanáticos de Israel– un profeta para Su pueblo escogido?

Como Descendiente de Israel, se Demuestra que NO se Predice en Deuteronomio 18:15-18 la Venida de Mahoma

Segundo: Los musulmanes admiten que Mahoma no es descendiente de Israel; es descendiente de Ismael; pero el heredero del trono no vino por Abraham, vino por Isaac. La Torah claramente afirma:

  • «Pero mi pacto lo estableceré con Isaac, el cual Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene» (Génesis 17:21).

Posteriormente, Dios reconfirma el mismo mensaje:

  • «Mas Dios dijo a Abraham: No te angusties por el muchacho ni por tu sierva; presta atención a todo lo que Sara te diga, porque por Isaac será llamada tu descendencia» (Génesis 21:12).

La Línea Profética a Través de Isaac

Tercero: El Corán enseña que la línea profética vino a través de Isaac, no de la línea de Ismael:

  • «Y le agraciamos con Isaac y Jacob, e hicimos surgir de su descendencia Profetas, a los cuales les revelamos Nuestros Libros. Le dimos su recompensa en esta vida, y en la otra se contará entre los justos» Sura 29:27.

Sin embargo, Yusuf Ali agrega la palabra Abraham en la traducción para que se lea de la siguiente forma: «Y le dimos a (Abraham) Isaac y Jacob, y ordenamos entre su descendencia Profética (Prophethood) y Revelación». (Nota del Traductor: Prophethood, no tiene traducción al español. Pero la misma tiene que ver con la descendencia profética; algo similar al sacerdocio [Priesthood]). Al agregar a Abraham, ¡es posible adicionar a Mahoma en la línea profética! Sin embargo, el nombre de Abraham –el patriarca hebreo– no se encuentra en el texto árabe del Corán, el cual, los musulmanes lo consideran, ¡perfectamente correcto, sin errores!

Jesús Cumplió, Perfectamente la Profecía de Deuteronomio 18:15-18

Cuarto: Jesús fue el único que cumplió la profecía de Deuteronomio 18, ¡perfectamente!

Como Judío, Jesús Vino Solo a Sus Hermanos ¡Judíos!

  • «Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley» (Gálatas 4:4).

Dios el Padre, Profetiza Acerca de Jesús

  • «Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande» (Deuteronomio 18:18).
    • Jesús confirma las palabras de Dios el Padre
      • «Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó» (Juan 8:28).
      • «Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar» (Juan 12:49).

Jesús Mismo Reconoció Su Papel Como Profeta de Dios Padre

  • «Sin embargo, debo seguir mi camino, hoy, mañana y pasado mañana; porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén» (Lucas 13:33).

Sus Mismos Hermanos Judíos lo Reconocían Como Profeta

  • «Y las multitudes contestaban: Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea» (Mateo 21:11).
  • «El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta ha surgido entre nosotros, y: Dios ha visitado a su pueblo» (Lucas 7:16).
    • (NOTA DEL TRADUCTOR: En este pasaje, como en el inicio de Deuteronomio, «su pueblo», es únicamente el pueblo israelita; no el árabe).
  • «Entonces Él les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo» (Lucas 24:19).
  • «La mujer le dijo: Señor, me parece que tú eres profeta» (Juan 4:19).
  • «La gente entonces, al ver la señal que Jesús había hecho, decía: Verdaderamente este es el Profeta que había de venir al mundo» (Juan 6:14).
    • (NOTA DEL TRADUCTOR: En este pasaje, ya Jesús no solo es el profeta para Israel; es el profeta que «había de venir al mundo»).

Más Acerca de Jesús Como Profeta

  • «Entonces algunos de la multitud, cuando oyeron estas palabras, decían: Verdaderamente este es el Profeta» (Juan 7:40).
    • (NOTA DEL TRADUCTOR: Nuevamente tenemos todo el contexto de Deuteronomio: El profeta se refiere a la promesa de Dios en este libro).
  • «Un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios; a él oiréis» (Deuteronomio 18:15).
  • «Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande» (Deuteronomio 18:18).
  • «Entonces dijeron otra vez al ciego: ¿Qué dices tú de Él, ya que te abrió los ojos? Y él dijo: Es un profeta» (Juan 9:17).
    • (NOTA DEL TRADUCTOR: Confirmación de que Jesús sería ese profeta: Por Sus señales y prodigios, llevados a cabo solamente por Él en toda la historia de la humanidad).

Conclusión

Por lo tanto, y con base en el contexto de la Biblia cristiana, los musulmanes están equivocados en cuanto a su profeta porque demostré aquí, NO se predice en Deuteronomio 18:15-18 la venida de Mahoma. Más bien, fue el mismo Señor Jesús quien cumplió plenamente esta profecía de Deuteronomio 18.

Notas a pie de página:

[1] Norman Geisler y Abdul Saleeb, “Answering Islam: The Crescent in Light of the Cross”, Grand Rapids: Baker, 2002, páginas 152-54.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí