Testimonios de excuras católicos

0
370

Visite también nuestra Sección, Catolicismo romano
Visite también nuestra Sección, Religiones del mundo

Las siguientes citas fueron tomadas del libro de Richard Bennet, «Far from Rome, Near to God: Testimonies of 50 Converted Roman Catholic Priests, Carlisle, PN: The Banner of Truth Trust, 1997». Estas son muy interesantes y valiosas ya que nos dan una percepción del catolicismo de aquellos que fueron curas en la ICR y la dejaron para encontrar salvación en Jesús.

Lo siguiente son solo unos pocos extractos de los cincuenta testimonios en el libro:

  1. Henry Gregory Adams: Nació en Saskatchewan, Canadá. Ingresó en la Orden de los monjes basilianos y adoptó el nombre monástico de «San Hilarión el Grande». Fue ordenado sacerdote y sirvió en cinco parroquias en el área de Lemont, Alberta.
    1. Los sacramentos: «La vida monástica y los sacramentos prescritos por la Iglesia Católica Romana no me ayudaron a conocer a Cristo personalmente y encontrar la salvación … Me di cuenta de que en mi iglesia, los sacramentos hechos por el hombre y mis buenas obras fueron en vano para la salvación. Conducen a una falsa seguridad» (página 3).
      1. Si desea leer el testimonio de Gregory, copie y pegue este enlace: https://bereanbeacon.org/es/esta-es-mi-historia-henry-gregory-adams/
  2. Joseph Tremblay: Nació en Quebec, Canadá, 1924. Fue ordenado sacerdote en Roma, Italia, y fue enviado a Bolivia y Chile, donde sirvió durante 13 años «como misionero en la congregación de los Padres Oblatos de María Inmaculada».
    1. Salvación por obras: «Mi teología me ha enseñado que la salvación es por obras y sacrificios … mi teología no me da seguridad de salvación; la Biblia me ofrece esa seguridad … Había estado tratando de salvarme en mis obras … Fui ahogado en un entorno en el que fui empujado a hacer buenas obras para merecer mi salvación» (páginas 11-12).
  3. Bartholomew F. Brewer: Aplicó a los Carmelitas Descalzos, una estricta orden monástica. Recibió capacitación de «cuatro años de seminario en la escuela secundaria, dos años en el noviciado, tres años de filosofía y cuatro años de teología (el último después de la ordenación)». Fue ordenado al sacerdocio católico romano en el Santuario de la Inmaculada Concepción de María en Washington, D. C. Eventualmente se desempeñó como sacerdote diocesano en San Diego, California, y entró en la Marina como capellán católico romano.
    1. Cuestiona las creencias de Roma: «al principio no entendí, pero gradualmente observé un cambio maravilloso en mi madre. Su influencia me ayudó a darme cuenta de la importancia de la Biblia para determinar lo que creemos. A menudo discutíamos temas como la primacía de Pedro, la infalibilidad papal, el sacerdocio, el bautismo infantil, la confesión, la misa, el purgatorio, la Inmaculada Concepción de María y la asunción corporal de María al cielo. Con el tiempo me di cuenta de que estas creencias no solo no están en la Biblia, sino que son en realidad contrarias a la clara enseñanza de la Escritura» (páginas 21-22).
    2. Confiando en las obras: abandonó la ICR, se casó y, a través de conversaciones con su esposa y otros cristianos, «finalmente entendí que había estado confiando en mi propia justicia y esfuerzos religiosos, y no en el sacrificio completo y suficiente de Jesucristo. La religión católica romana nunca me había enseñado que nuestra propia justicia es carnal y no aceptable para Dios, ni tampoco que necesitamos confiar solo en su justicia … durante todos esos años de vida monástica, confié en los sacramentos de Roma para darme gracia, para salvarme» (página 25).
  4. Hugh Farrell: Nació en Denver, Colorado. Entró en la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, comúnmente llamada los Padres Carmelitas Descalzos donde fue ordenado sacerdote.
    1. Poder sacerdotal para cambiar elementos: «El sacerdote, de acuerdo con las enseñanzas de la iglesia católica romana, tiene el poder de tomar pan y vino ordinarios y, al pronunciar las palabras de la oración de consagración en el sacrificio de la Misa, a convertirlo en el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad reales de Jesucristo. Por lo tanto, dado que uno no puede separar la naturaleza humana de Cristo de su divinidad, el pan y el vino, después de ser transformados en el cuerpo y la sangre de Jesucristo, tienen derecho a la veneración de la adoración». (página 28).
    2. Castigo temporal debido a los pecados: «Sabía por las enseñanzas de los sacerdotes y monjas que no podía esperar ir directamente al cielo después de mi muerte. Mi catecismo católico me enseñó que después de la muerte tenía que pagar el castigo temporal debido a mis pecados. La iglesia católica romana enseña que ‘las almas de los justos que, en el momento de su muerte, están cargadas de pecados veniales o castigos temporales debido al pecado, entran al purgatorio'» (página 29).
    3. Penitencia: Con relación a la vida en el monasterio y hacer penitencia. «Estas penitencias consisten en pararse con los brazos extendidos para formar una cruz, besar los pies calzados con sandalias de los monjes, recibir un golpe en la cara por parte de los monjes y, al final de la comida, postrarse ante la entrada al refectorio (comedor) para que los monjes que salgan deban pasar sobre el cuerpo de uno. Se supone que estas y otras penitencias ganan un mérito en el cielo y aumentan la ‘cuenta bancaria espiritual'» (página 36).
    4. La misa y la brujería: «Según las enseñanzas de la iglesia romana, el sacerdote, no importa cuán indigno pueda ser personalmente, incluso si acaba de hacer un pacto con el demonio por su alma, tiene el poder de cambiar los elementos del pan y el vino en el verdadero cuerpo y sangre, alma y divinidad, de Jesucristo. Siempre que pronuncie las palabras de consagración correctamente y tenga la intención de consagrar, Dios debe descender sobre el altar y entrar y hacerse cargo de los elementos» (página 39).
  5. Alexander Carson: Bautizado desde niño en la iglesia católica romana. Sus estudios del sacerdocio fueron en el Seminario de San Juan, Brighton, Massachusetts. Fue ordenado por el obispo Lawrence Shehan de Bridgeport, Connecticut en 1955 y fue sacerdote en Alexandria, Louisiana. Además, fue pastor de la Iglesia Católica del Sagrado Corazón, Rayville, Louisiana.
    1. Biblia o tradición: «… el Espíritu Santo me llevó a juzgar la teología católica romana según el estándar de la Biblia. Anteriormente, siempre había juzgado la Biblia según la doctrina y la teología católica romana» (página 53).
    2. Misa contraria a la Escritura: «En mi carta de renuncia de la Iglesia y el Ministerio Católicos Romanos, le dije al obispo que estaba dejando el sacerdocio porque ya no podía ofrecer la misa, ya que era contrario a la Palabra de Dios y a mi conciencia» (páginas 54-55).
  6. Charles Berry: Ingresó en la Orden de los Ermitaños de San Agustín y se convirtió en sacerdote después de 17 años. Le dieron órdenes de continuar estudiando hasta que obtuviera un PhD. en química y luego fue «transferido a la sede de la orden agustiniana en los Estados Unidos».
    1. La superstición: «En los Estados Unidos, la iglesia católica romana está en su mejor comportamiento, colocándose un paso adelante debido a sus críticos y opositores. En un país católico romano, donde tiene pocos opositores o críticos, es un asunto muy diferente. La ignorancia y la superstición y la idolatría están en todas partes, y se hacen pocos esfuerzos, si es que hay alguno, para cambiar la situación. En lugar de seguir el cristianismo que se enseña en la Biblia, la gente se concentra en el culto a las estatuas y a los santos patronos locales» (página 59).
    2. Ídolos y estatuas: «Cuando conocí en Cuba a un verdadero pagano que adoraba a los ídolos (una religión trasplantada de África por sus antepasados), le pregunté cómo podía creer que un ídolo de yeso podría ayudarlo. Él respondió que no se esperaba que el ídolo lo ayudara; que este solo representaba el poder en el cielo que sí podía ayudarlo. Lo que me horrorizó acerca de su respuesta fue que era casi palabra por palabra la explicación que los católicos romanos dan para rendir honor a las estatuas de los santos» (página 59).
  7. Bob Bush: Fue a un seminario jesuita y estudió durante 13 años antes de ser ordenado en 1966. Ingresó en un programa de posgrado en Roma.
    1. Obras: «Cuando ingresé a la orden, lo primero que sucedió fue que me dijeron que tenía que cumplir con todas las reglas y regulaciones, que hacerlo sería agradable a Dios, y que eso era lo que Él quería para mí. Nos enseñaron el lema, ‘Guarda la regla y la regla te mantendrá'» (página 66).
    2. La salvación es por fe: «Me tomó muchos años darme cuenta de que me estaba comprometiendo al permanecer en la iglesia católica romana. Durante todos esos años seguí enfatizando que la salvación es solo en la obra de la cruz, terminada de Jesucristo y no en el bautismo infantil; que solo hay una fuente de autoridad que es la Biblia, la Palabra de Dios; y que no hay purgatorio, sino que cuando morimos vamos al cielo o al infierno» (página 69).
    3. Salvación por obras: «La iglesia católica romana continúa diciendo que para ser salvo debes guardar sus leyes, reglas y regulaciones. Y en estas leyes se violan (por ejemplo, las leyes relacionadas con el control de la natalidad o el ayuno o la asistencia a la misa todos los domingos), entonces has cometido un pecado … ‘la confesión y la absolución individuales e integrales constituyen la única forma ordinaria por la cual la persona fiel que era consciente de un pecado grave puede reconciliarse con Dios y con la iglesia’ [Canon 9609])» (página 75).
    4. Obras: «La iglesia católica romana agrega obras, y que usted tiene que hacer estas cosas específicas (manteniendo sus leyes, reglas y regulaciones) para ser salvo, mientras que la Biblia dice en Efesios 2:8-9 que es por gracia que somos salvos, no por obras» (páginas 75-76).

Como puede ver, incluso los sacerdotes católicos romanos pueden ser encontrados por Dios y Su verdad que se encuentra en la Palabra de Dios y escapar del sistema herético católico romano de justicia. A Dios sea la gloria.

“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí