¿Dónde nos encontramos?

0
336

Visite también nuestra sección, Vida cristiana
Visite también nuestra sección, Devocionales

Estamos en un mundo cada vez más caótico que considera los principios morales y éticos como relativos, los cuales son aplicados de acuerdo con cada circunstancia. Ante la corrupción imperante en todos los niveles, tanto seculares como religiosos, nos quedamos en silencio.

Pastores que sólo buscan y esperan su pronto retiro sin llevar a cabo la obra misionera, evangelizadora y de discipulado a la cual han sido llamados por Dios. Evangelistas que establecen pactos económicos unilaterales hombre-Dios para su propio beneficio queriendo desconocer el contexto de Su Palabra. Profetas y apóstoles del siglo XXI que sólo desean esclavizar a otros a sus «grandes ministerios» sólo por su ambición desmedida. Hombres públicos y políticos involucrados en todo tipo de corrupción. En fin, el mundo en general buscando su propio interés económico: engañando, estafando.

  • «y los perros son voraces, no se sacian. Y ellos son pastores que no saben entender; todos se han apartado por su camino, cada cual, hasta el último, busca su propia ganancia» (Isaías 56:11).
  • «Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está el Señor?. Los que se ocupaban de la ley no me conocieron, los gobernantes se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaban por Baal, y andaban tras cosas que no aprovechan» (Jeremías 2:8).
  • «Porque desde el menor hasta el mayor, todos ellos codician ganancias, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos practican el engaño. 14 Y curan a la ligera el quebranto de mi pueblo, diciendo: Paz, paz, pero no hay paz» (Jeremías 6:13-14).

¿Pero, cuál debe ser entonces nuestra conducta ante este decaimiento moral y espiritual tanto en la Iglesia del Señor como en el mundo secular? La misma Palabra nos advierte acerca de cómo debe ser nuestra conducta:

  • «Nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo» (1ª Corintios 10:24).
  • «no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás» (Filipenses 2:4).

Entonces, si Dios le llamara hoy a rendir cuentas, ¿cómo cree que se encontraría delante de Él?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí