Cristianismo y ciencia

0
665

Visite también nuestra sección, Acerca de Ciencia
Visite también nuestra sección, Preguntas

La ciencia es esa rama del estudio la cual busca observar, descubrir y entender la naturaleza y los principios que gobiernan nuestro universo, nuestro mundo y nosotros mismos. El resultado de este proceso es una categorización sistemática de conocimiento con el objetivo de predecir y manipular los eventos de acuerdo a las leyes naturales descubiertas.

La ciencia ha moldeado en forma dramática nuestras vidas. Debido a la ciencia tenemos ahora gran conocimiento médico. Podemos viajar grandes distancias en aviones, automóviles y trenes. Podemos aprovechar los ríos, predecir tormentas y usar el poder del átomo. Con solo levantar un teléfono podemos hablar con cualquier persona al otro lado del mundo. Podemos ver nuestro planeta a través de la televisión y aún echar una mirada a la luna y a Marte. Como una compuerta de una gran represa que ha sido abierta, lo que fluye a través de esas puertas es una tecnología maravillosa de ayuda, avances, relajación, atracciones, seguridad, preguntas respondidas y esperanza. Ya no tenemos que labrar la tierra con nuestras manos, orar para que la lluvia moje nuestras cosechas, estar sujetos a los caprichos de la naturaleza y no estar más indefensos en tiempos de enfermedad. De hecho, la ciencia para muchos se ha convertido en un nuevo dios.

Antes de la época cuando la ciencia era buscada para explicar lo desconocido, la humanidad se dirigía a la religión. La historia está llena de relatos, escritos y la influencia de las creencias religiosas en sociedades enteras. Los templos dedicados a varios dioses se encuentran alrededor del mundo. Aún así la ciencia no ha remplazado a la religión en todas las áreas, ésta ofrece una razón justificada intelectualmente para negar la soberanía de Dios. La evolución es un buen ejemplo de esto.

Cuando una sociedad es impotente para controlar su futuro y es vulnerable a los elementos de la naturaleza, ésta se vuelve a lo que está en control de esas cosas: o un dios o dioses. En todos los sistemas religiosos las oraciones o los rezos son ofrecidos con la esperanza de apaciguar y convencer a un dios o dioses para ayudar en tiempos de necesidad. Pero ahora que podemos suministrar irrigación que remplaza la lluvia, medicina para curar las enfermedades, armas para proteger nuestros hogares y televisión para enmudecer nuestras mentes y corazones, la necesidad de orar o rezar a una deidad ha dado camino a la necesidad de obtener dinero para obtener los beneficios de la tecnología: el confort, el placer y la seguridad. El mundo ofrece una nueva clase de religión: la ciencia. Los científicos son sus sacerdotes y la población general es la congregación.

¿Qué significa esto para un cristiano?

Para el cristiano la ciencia es simplemente esa rama del descubrimiento que categoriza, descubre y utiliza el conocimiento entretejido en la estructura del universo por un Creador Soberano, Todopoderoso y Omnisciente. La ciencia no es el fin de todas las cosas sino simplemente uno de los medios por los cuales el hombre puede glorificar a Dios. Y esto es debido a que Dios es el creador de todas las cosas. Él ha escondido los tesoros de Su gloria misteriosa en el mismo universo en el que existimos. El poder en el átomo, en el momento físico, en la energía, en el tiempo, etc., son todas creaciones de Dios, y por lo tanto, están bajo Su sola autoridad. Entre más aprendan los cristianos de estas cosas, más pueden glorificar a Dios. La ciencia debe estar subordinada a Él, no Dios estar subordinado a la ciencia. La ciencia no remplaza a Dios. Cada cristiano tiene que saber esto.

¿Están la Biblia y la ciencia en desacuerdo?

Donde otras cosmologías encontraron en sus religiones que el mundo se encontraba en la espalda de una tortuga o que la tierra era el resultado de una lucha entre dioses, la revelación bíblica es bastante consistente con la ciencia. Esto no quiere decir que la Biblia está justificada por la ciencia; más bien, es la ciencia la que está justificada por la Biblia. Considere lo siguiente:

  • La forma redonda de la tierra:
    • «Él es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; Él es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar» (Isaías 40:22).
  • La tierra no está suspendida de algo:
    • «Él extiende el norte sobre el vacío, y cuelga la tierra sobre la nada» (Job 26:7).
  • Las estrellas son innumerables:
    • «Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia» (Génesis 15:5).
  • La existencia de los cimientos del mundo:
    • «Entonces los abismos del mar aparecieron, los cimientos del mundo quedaron al descubierto, por la reprensión del Señor, por el soplo del aliento de su nariz» (2º Samuel 22:16)
  • La existencia de manantiales y fuentes de agua en los cielos:
    • «El año seiscientos de la vida de Noé, el mes segundo, a los diecisiete días del mes, en ese mismo día se rompieron todas las fuentes del gran abismo, y las compuertas del cielo fueron abiertas» (Génesis 7:11. Leer, Génesis 8:2; Proverbios 8:28).
  • La existencia de senderos (Corrientes oceánicas) en los mares:
    • «1 ¡Oh Señor, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra, que has desplegado tu gloria sobre los cielos! 3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, 6 Tú le haces señorear sobre las obras de tus manos; todo lo has puesto bajo sus pies: 8 las aves de los cielos y los peces del mar, cuanto atraviesa las sendas de los mares» (Salmo 8:1, 3, 6, 8).
  • El ciclo hidrológico:
    • «Envuelve las aguas en sus nubes, y la nube no se rompe bajo ellas» (Job 26:8).
    • «Porque Él atrae las gotas de agua, y ellas, del vapor, destilan lluvia, 28 que derraman las nubes, y en abundancia gotean sobre el hombre» (Job 36:27-28).
    • «Soplando hacia el sur, y girando hacia el norte, girando y girando va el viento; y sobre sus giros el viento regresa. 7 Todos los ríos van hacia el mar, y el mar no se llena; al lugar donde los ríos fluyen, allí vuelven a fluir» (Eclesiastés 1:6-7).
  • El concepto de entropía:
    • «Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. 26 Ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos ellos como una vestidura se desgastarán, como vestido los mudarás, y serán cambiados» (Salmo 102:25-26).
  • La naturaleza de la salud, sanidades y enfermedades:
    • El listado para esta sección es demasiado largo para esta página. Pero las referencias de la Escritura se encuentran en Levítico, capítulos 12 al 14.

No hay sino un solo Dios

Los cristianos necesitan ser cuidadosos en no permitir que la ciencia usurpe el lugar de autoridad y honor que le pertenece sólo a Dios. Si es cristiano, necesita tener en mente que sólo Dios es el Señor y que estableció el universo aquí. Por Él estamos aquí, así que podemos glorificarlo y disfrutar con Él por siempre (1ª Corintios 1:9). No hay sino un solo Dios (Isaías 44:6, 8); pero…

¿Mira usted la ciencia como su esperanza, su seguridad y su red segura? ¿Busca a Dios después que la ciencia le ha fallado, después que la medicina no ha dado los resultados esperados o después de que sus comodidades han sido amenazadas? ¿Es la televisión un ídolo al cual usted sacrifica tiempo y energía? ¿Son los placeres ofrecidos por la tecnología, la cual es la hija de la ciencia, el fruto que usted busca más que a Dios? ¿Cuánto de su dependencia en Dios ha sido reemplazada por la dependencia que usted tiene por las cosas? La ciencia es creación de Dios y Dios es el Soberano de todo.

Mire al interior de su corazón y vea quien está en su trono.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí