¿Cuál es el Pacto de Gracia?

0
338

Visite también nuestra Sección, Acerca de Doctrina
Visite también nuestra Sección, Preguntas

Mientras que el pacto eterno fue hecho entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, el pacto de gracia fue hecho entre Dios y el hombre. Este pacto de gracia es donde Dios, promete salvación eterna al hombre, basado en el sacrificio de Jesús en la cruz. Es llamado el pacto de gracia porque es iniciado por Dios, y no proviene para nada del hombre ni por su valía, y es un favor inmerecido recibido de Dios.

En este pacto, Jesús fue hecho carne (Juan 1:1, 14, 18; Hebreos 2:9), mediador de un mejor pacto: «Pero ahora Él ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas» (Hebreos 8:6), nacido bajo la ley (Gálatas 4:4), la cual, cumplió perfectamente: «el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se halló en su boca» (1ª Pedro 2:22). Por lo tanto, la justicia cumplida por Cristo se le es dada al creyente para que así obtenga la justicia, no por nada que haya hecho, sino la de Cristo: «y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe» (Filipenses 3:9). La responsabilidad del creyente es tener fe en la obra terminada de Cristo (Romanos 5:1; Efesios 2:8-9), una justicia derivada en los tiempos del Nuevo Pacto por fe, de la forma como también lo fue en los tiempos del Viejo (Romanos 4:1-11).

La manifestación del pacto de gracia fue progresivamente revelada. Empezó en el Huerto del Edén después que Adán y Eva pecaron y Dios prometió un redentor (Génesis 3:15), a Abraham, con la promesa de hacer de él una nación grande y por medio de él, bendecir a todas las familias de la tierra (Génesis 12:2-3). Esta manifestación incluía, el pacto de la ley, estatutos, mandamientos y el decálogo dados a Israel en el Monte Sinaí (Éxodo 34:28), y a los creyentes en el Nuevo Pacto (Jeremìas 31:31-37), el cual es cumplido en Cristo: «De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí» (1ª Corintios 11:25).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí