¿Es Eterno el Infierno (gehena)?

0
219

Visite nuestra también nuestra Sección, Preguntas
Visite nuestra también nuestra Sección, Acerca de Doctrina

15 de diciembre de 2008

La enseñanza de que existe un infierno eterno (gehena) en el que hordas de seres humanos sufrirán castigo eterno puede ser una doctrina difícil de aceptar. Escuchamos mucho acerca del infinito amor de Dios y cómo desea Él que todos los hombres sean salvos (1ª Timoteo 2:4). Sin embargo, aquellos que desarrollan sus teologías basados en el lado «bondadoso» de Dios, lo hacen con una incompleta imagen de Él. Dios no es solo amoroso (1ª Juan 4:8-10), benigno (Éxodo 33:19; 1ª Pedro 2:3) y misericordioso (Éxodo 34:6; Salmos 67:1; Jacobo 5:11). Es también santo (Isaías 6:3; Apocalipsis 4:8), justo (Nehemías 9:32-33; 2ª Tesalonicenses 1:6) y odia el pecado (Salmos 5:5-6; Habacuc 1:13). Dios castiga al pecador (Jeremías 50:31; Ezequiel 44:12; Mateo 25:46; 2ª Tesalonicenses 1:9; 2ª Pedro 2:9; Hebreos 10:29).

La Biblia enseña que hay un infierno de fuego (gehena) del cual Jesús advirtió a las personas.

«Y si tu mano o tu pie te es ocasión de pecar, córtatelo y échalo de ti; te es mejor entrar en la vida manco o cojo, que teniendo dos manos y dos pies, ser echado en el fuego eterno» (Mateo 18:8).

El fuego eterno de un infierno (gehena) es verdadero. Jesús dijo que lo era; de hecho, habló mucho acerca de la gehena. Es la razón por la que Jesús vino a salvarnos de esta.

Habrá un Día de Juicio donde todas las personas tendrán que ver a Dios y aquellos que no estén cubiertos por el sacrificio de Jesús en la Cruz, serán arrojado al infierno donde sufrirán eterno castigo:

«Y estos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna» (Mateo 25:46).

En este versículo, la misma palabra «eterno» y «eterna» es usada para describir el castigo de los malvados, así como también la vida eterna del creyente. Así como la vida del creyente es sin fin, el castigo del malvado es eterno. Esta es la razón por la que el evangelio es tan importante ya que salva a las personas de la condenación eterna:

  • «Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, 2 por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. 3 Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras» (1ª Corintios 15:1-4).
  • «En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida» (Juan 5:24).

A continuación, hay algunos versículos que muestra la eternidad del infierno (gehena) y del mismo castigo. Dios usa diferentes frases para describir la misma cosa:

  • «Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder» (2ª Tesalonicenses 1:9).
  • «7 Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquellos, puesto que ellas se corrompieron y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno. 12 Estos son escollos ocultos en vuestros ágapes, cuando banquetean con vosotros sin temor, apacentándose a sí mismos; son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; 13 son olas furiosas del mar, que arrojan como espuma su propia vergüenza; estrellas errantes para quienes la oscuridad de las tinieblas ha sido reservada para siempre» (Judas 1:7, 12-13 – Énfasis añadidos).

¿Es la frase, «por los siglos de los siglos» sin fin?

La anterior frase es usada para describir tanto el pago eterno de Dios al creyente como la duración de la condenación eterna al malvado. Exactamente la misma frase es usada en cada uno de los versículos en la siguiente tabla:

por los siglos de los siglos
εἰς τό αἰών τό αἰών
eis tous aiōnas tōn aiōnōn
por los siglos de los siglos
eterno - sin final

"Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, a Él sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén" (1ª Timoteo 1:17).

"... Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 5:13).
Condenación eterna

"Y dijeron por segunda vez: ¡Aleluya! El humo de ella sube por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 19:3).

"Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos"
(Apocalipsis 20:10).

La frase «eis (por) jo (los) aión (siglos) jo (de los) aión (siglos)» ocurre 18 veces en el griego del Nuevo Pacto. En 17 de estas, la frase significa «sin fin», «extendiéndose al infinito». En Apocalipsis 19:3, la frase es usada para describir la destrucción de la gran ramera de Babilonia (Apocalipsis 17:1, 4) cuyo humo «sube por los siglos de los siglos». Esta también es eterna y significa el principio del juicio eterno que viene sobre esta.

También, vale la pena examinar Apocalipsis 14:11: «Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre».

El griego en el versículo anterior es sólo un poco diferente. En la tabla anterior «por los siglos de los siglos» es traducida del griego como «por los siglos de los siglos» o «la edad de los siglos». En Apocalipsis 14:11, el griego es, «aión aión», lo cual, literalmente, es «la edad de los siglos». En esta última frase del griego, la palabra «jo» está ausente. Pero esta no es necesaria y no cambia el significado del texto. Por lo tanto, la Escritura enseña que el humo del tormento de Babilonia, «sube por los siglos de los siglos».

Fuego inextinguible / que nunca se apagará

Algunos creen que los fuegos del infierno son simbólicos y temporales. Pero los siguientes versículos muestran que no es así:

  • «El bieldo está en su mano y limpiará completamente su era; y recogerá su trigo en el granero, pero quemará la paja en fuego inextinguible» (Mateo 3:12).
    • «El bieldo está en su mano para limpiar completamente su era y recoger el trigo en su granero; pero quemará la paja en fuego inextinguible» (Lucas 3:17).
  • «Y si tu mano te es ocasión de pecar, córtala; te es mejor entrar en la vida manco, que teniendo las dos manos ir al infierno, al fuego inextinguible» (Marcos 9:43).

La palabra «asbestos» en el griego es traducida como, «nunca se apagará o no puede ser apagado» (inextinguible). De acuerdo con el diccionario Strong del léxico mejorado, esta significa, «que no se apaga, el fuego eterno del infierno para castigar al condenado».

Las siguientes son citas de diccionarios y léxicos griegos. Estas muestran que la palabra «asbestos», traducida como «nunca se apagará o no puede ser apagado», en Mateo 3:12, Lucas 3:17 y Marcos 9:43, significa «sin fin, nunca se apagará, no puede ser apagado».

  • «que nunca se apagará, inextinguible»[1]
  • «nunca se apaga»[2]
  • «con relación o pertinente a un fuego que no puede ser apagado» – «que nunca se apagará»[3]
  • «insaciable, que no puede apagarse»[4]
  • «que no puede ser apagado»[5]
  • «inextinguible»[6]

Entonces ¿es eterno el fuego? Sí lo es. ¿Es sin fin? Sí lo es. ¿Es una doctrina placentera para discutir? No la es. Pero la gehena (el infierno) es real. Razón por la cual debemos preocuparnos más en predicar el evangelio. Jesús claramente lo enseñó:

«Y si tu mano o tu pie te es ocasión de pecar, córtatelo y échalo de ti; te es mejor entrar en la vida manco o cojo, que teniendo dos manos y dos pies, ser echado en el fuego eterno» (Mateo 18:8).

Notas a pie de página:

[1] Liddell, H. G., y Scott, «Léxico abreviado griego-inglés» («Abridged Greek-English Lexicon»), Oxford: Oxford University Press, 1992. Disponible en Línea: Logos Library System.
[2] Vine, W. E., «Diccionario expositivo de Vine de palabras del Antiguo y Nuevo Testamentos» («Vine’s Expository Dictionary of Old and New Testament Words»), Grand Rapids, MI: Fleming H. Revell, 1981. Disponible en Línea: Logos Library System.
[3] Louw, J. P. y Eugene A. Nida, «Léxico griego-inglés del Nuevo Testamento: Basado en dominios semánticos» («Greek-English Lexicon of the New Testament: Based on Semantic Domains»), Nueva York: Sociedad Bíblicas Unidas, 1989.
[4] «Léxico Strong mejorado» («Enhanced Strong’s Lexicon»), Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, 1995. Disponible en Línea: Logos Library System.
[5] «Wigram-Green, La nueva concordancia y el Nuevo léxico del griego para el hombre inglés» («Wigram-Green, The New Englishman’s Greek Concordance and Lexicon»), Peabody MA: Hendrikson Publishers, 1982, pág. 771.
[6] Arndt, W. A., F. Wilbur Gingrich, «Léxico griego-inglés del Nuevo Testamento y otra literatura cristiana temprana» («Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature»), 2ª edición, Chicago: University of Chicago Press, 1979, pág. 114.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí