¿Está Bien Tener Como Amigos a Pecadores que no son Cristianos?

0
115

Visite también nuestra Sección, Acerca de Evangelismo
Visite también nuestra Sección, Preguntas

Sí, está bien tener amigos que no sean cristianos. Sin embargo, no queremos que nuestra amistad con incrédulos obstaculice nuestra relación con Dios. Si tenemos amigos que fomentan el comportamiento pecaminoso, debemos tener cuidado. Necesitamos estar seguros de no comprometer nuestra fe. Podría significar dejar de tener esa clase de amistades o simplemente hablar con ellos sobre lo que usted puede y no puede hacer. Por supuesto, en este caso, tendrá que ser educado y amoroso. Además, deberíamos querer tener amigos no cristianos para poder testificarles del evangelio para que puedan ser salvos.

Nuestro modelo debe seguir la revelación bíblica. Echemos un vistazo a lo que hizo Jesús. ¿Cómo se comportaba Él con los incrédulos?

  • «Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: «Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores». Pero la sabiduría se justifica por sus hechos» (Mateo 11:19).
  • «Y Leví le ofreció un gran banquete en su casa; y había un grupo grande de recaudadores de impuestos y de otros que estaban sentados a la mesa con ellos. 30 Y los fariseos y sus escribas se quejaban a los discípulos de Jesús, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? 31 Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. 32 No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento» (Lucas 5:29-32).
  • «Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús; 2 y también Jesús fue invitado, con sus discípulos, a la boda» (Juan 2:1-2).

Como puede ver en Mateo 11:19, Jesús fue acusado de ser «un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y pecadores». El simple hecho es que aparentemente Jesús estaba acompañando a los incrédulos. Esto no significa que Jesús estaba pecando o que estaba siendo glotón o emborrachándose. El caso es que estuvo en la compañía de ellos, lo suficiente como para ser acusado de ser como ellos.

En Lucas 5:29-32, Jesús fue a la casa de Leví donde había recaudadores de impuestos y pecadores. Un recaudador de impuestos era un judío que trabajaba para el gobierno romano cobrando impuestos en Israel. Los judíos los odiaban tanto que tenían su propia categoría. Piénselo, había «pecadores» y «recaudadores de impuestos». Aparentemente, estas personas vilipendiadas y a menudo odiadas se encontraban entre los conocidos del mismo Cristo. A Él no le importaba estar cerca de ellos: Pero tenemos que entender algo muy importante que dijo Jesús. En Lucas 5:32: «No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento». Los justos eran quienes se proclaman a sí mismo y que estaban ciegos para reconocer su propia pecaminosidad. Jesús decía que hablaba con los pecadores, aquellos que estaban en necesidad de Él, aquellos que reconocían su necesidad de ser liberados del pecado.

Finalmente, en Juan 2:1-2 vemos que Jesús fue a una boda. Había mucha gente allí, y podemos estar seguros de que hubo algunos presentes que estaban «menos que santificados». De hecho, en las bodas de Caná Jesús realizó Su primer milagro en el que transformó el agua en vino. Él no era tan moralista como para no beber, e ir a bodas donde había incrédulos o pasar tiempo con personas que eran etiquetadas como pecadores.

Por lo tanto, está bien que los cristianos tengan amigos que no sean cristianos. Pero debemos tener cuidado de no comprometer nuestra fe. Jesús era, después de todo, Dios en carne (Juan 1:1; Colosenses 2:9), nosotros no. Tenemos una naturaleza caída y somos pecadores; por lo tanto, debemos tener cuidado de no usar nuestra libertad para tener amigos incrédulos como un medio por el cual comprometer nuestra santidad ante Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí