¿Han Cesado los Dones Carismáticos?

0
122

Visite también nuestra Sección, Acerca del Espíritu Santo
Visite también nuestra Sección, Preguntas

30 de abril de 2008

El tema de si han cesado o no los dones espirituales carismáticos para hoy sigue causando mucho debate y división en el cuerpo de Cristo. Los extremos son increíbles. Hay grupos que dicen que, si no habla en lenguas, usted se encuentra entonces, bajo control demoníaco y no es salvo. De otro lado, algunos dicen que si usted no habla en lenguas tampoco es salvo. Aún más, ambos extremos usan las Escrituras para apoyar su posición. Y están aquellos que afirman, sin apoyo escritural, que «algunos» dones cesaron totalmente dentro del cuerpo de Cristo.

Afortunadamente para el verdadero cristiano, si han cesado o no los dones espirituales en esta época no es un tema relacionado con la salvación. Por lo tanto, necesitamos ser misericordiosos:

  • «Uno juzga que un día es superior a otro, otro juzga iguales todos los días. Cada cual esté plenamente convencido según su propio sentir» (Romanos 14:5).

Como puede ver, la Biblia deja espacio para el debate y las diferencias de opinión acerca de las doctrinas consideradas como no fundamentales. El tema de si los dones carismáticos han cesado o no, es un tema debatible y debe otorgarse la caridad en ambos lados del argumento. Este no es un tema para dividir, como lamentablemente han escogido muchos.[1]

Es mi opinión, que las manifestaciones de los dones carismáticos están todavía en vigor. Y no creo que estos hayan cesado con los apóstoles o cuando se estableció el canon de la Biblia. Pero, si usted no está de acuerdo, está bien; pero le daré mis razones.

En bien de la simplicidad, formularé una objeción común a la continuidad de los dones espirituales, y después, daré lo que considero es una refutación básica y suficiente para este argumento.

Argumento 1: Debido a que tenemos la Biblia no necesitamos los dones espirituales. El siguiente pasaje es citado como apoyo para esta posición:
  • «El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. 9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. 12 Porque ahora vemos por un espejo, veladamente[b], pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido. 13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor» (1ª Corintios 13:8-13).

Algunos sostienen firmemente que «perfecto», se refiere a la Biblia tal y como la conocemos hoy día, y que, por lo tanto, los dones extraordinarios no son necesarias. Pero no creo que estos versículos puedan ser usados para apoyar el cesacionismo, y esta es la razón.

El versículo 12 dice: «… pero entonces veremos cara a cara». La palabra «entonces» se refiere a la frase del versículo 10: «… pero cuando venga lo perfecto …» Debido a que lo único infalible para interpretar la Escritura es la misma Escritura, un rápido examen de la forma como Dios usa la expresión «… cara a cara …» nos deberá ayudar a entender mejor este pasaje.

La frase es usada a lo largo de la Biblia, y siempre significa un encuentro –cara a cara– con una persona. Cuando Dios la usa en referencia a Él mismo, esta significa un encuentro visual, personal con Él:

  • «Y Jacob le puso a aquel lugar el nombre de Peniel, porque dijo: He visto a Dios cara a cara, y ha sido preservada mi vida» (Génesis 32:30).
  • «Y acostumbraba hablar el Señor con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo …» (Éxodo 33:11).
  • «Cara a cara hablo con él, abiertamente y no en dichos oscuros, y él contempla la imagen del Señor …» (Números 12:8).
  • «Cara a cara habló el Señor con vosotros en el monte de en medio del fuego» (Deuteronomio 5:4).
  • «y Sedequías, rey de Judá, no escapará de la mano de los caldeos, sino que ciertamente será entregado en manos del rey de Babilonia que hablará con él cara a cara, y sus ojos verán sus ojos» (Jeremías 32:4).

De igual manera en el Nuevo Pacto también es usada como referencia a un encuentro personal:

  • «Y yo mismo, Pablo, os ruego por la mansedumbre y la benignidad de Cristo, yo, que soy humilde cuando estoy delante de vosotros, pero osado para con vosotros cuando estoy ausente» (2ª Corintios 10:1).
  • «Aunque tengo muchas cosas que escribiros, no quiero hacerlo con papel y tinta, sino que espero ir a vosotros y hablar cara a cara, para que vuestro gozo sea completo» (2ª Juan 1:12).
  • «pues espero verte en breve y hablaremos cara a cara» (3ª Juan 1:14).

Parece más lógico que «… cuando venga lo perfecto … veremos cara a cara», se refiere a un encuentro personal; al menos, esa parece ser la forma como Dios usa la frase.

Si la posición tomada se debe a que «perfecto» se refiere a la Biblia completa, entonces, ¿Cómo encontraremos a Dios en la manera como la frase sugiere: un encuentro con una persona? Ver a Cristo cara a cara ocurre en Su regreso.

Otro «entonces» es mencionado en el v. 12: «… pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido». Otra vez, la palabra «entonces» tiene relación con la frase anterior, «… cuando venga lo perfecto …» Una vez más: necesitamos echar un vistazo a la forma como la Biblia usa las palabras. Esta vez, miraremos la palabra «ahora».

  • Las Escrituras dicen que la vida eterna es conocer a Dios
    • «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (Juan 17:3).
  • Sólo el creyente es conocido por Jesús
    • «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen» (Juan 10:27).
    • «Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses. 9 Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que sois conocidos por Dios, ¿Cómo es que os volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales, a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo?» (Gálatas 4:8-9).
    • «Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos» (Romanos 8:29).
  • El no creyente no es conocido por Jesús
    • «No todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?». 23 Y entonces les declararé: «Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad» (Mateo 7:21-23).

En cada versículo, excepto uno, Dios dice que Él sólo conoce a los creyentes.[2] Éste es un conocimiento salvífico, o sea, es una clase de conocimiento que Dios tiene de los cristianos. Él los conoce y ellos son salvos. Los no creyentes no son conocidos, y, por lo tanto, no son salvos.[3]

Sería más consistente con las Escrituras decir que «… como fui conocido …» se referiría a una relación de salvación entre Jesús y el cristiano. Al regreso de Cristo, nosotros —los conocidos—seremos conocidos completamente; veremos cara a cara a Aquel que es nuestro Salvador.

Además, nosotros no «conocemos» a Jesús a través de las Escrituras; conocemos de Él, desde las Escrituras (Juan 5:39). Más bien, lo conocemos a Él por un encuentro personal (Juan 1:12; 1ª Corintios 1:9) a través del Espíritu Santo morando en nosotros. En estos momentos, nosotros no conocemos en un sentido completo, aun cuando tengamos la Biblia porque todavía estamos corrompidos por nuestra naturaleza pecadora. En este estado caído, sólo podemos ver a Cristo a través de nuestros ojos nublados por el pecado. Vemos un reflejo de Cristo en la Palabra, pero cuando Él regrese el reflejo de la verdad pasará un entendimiento claro —la forma como los pensamientos inmaduros, dan paso a los pensamientos maduros, cuando recibamos nuestro cuerpo resucitado, ya no batallaremos contra nuestra naturaleza pecadora, y podremos verle a Él cara a cara porque «…seremos semejantes a él…» (1ª Juan 3:2), y entonces, «…conoceré como fui conocido». En mi opinión, el contexto de 1ª Corintios 13:8-13 parece que muestra que las manifestaciones de los dones espirituales cesarán cuando regrese Jesús.

1ª Corintios 1:7 también puede ser consultado aquí:

  • «de tal manera que nada os falta en ningún don (χάρισμα járisma), esperando la manifestación (ἀποκάλυψις apokálupsis) de nuestro Señor Jesucristo».

En el anterior versículo, la palabra griega para «manifestación/revelación» es, «apokálupsis», la misma palabra que se usa para el apocalipsis: el regreso de Jesús. Tanto en 1ª Corintios 1:7 como en 1ª Corintios 13:8-13, los dones, los cuales no están diferenciados en cuanto a tipo, están relacionados al regreso de Cristo, no a que la Biblia esté completa. Una cosa más: en el griego, la palabra «don» es, (χάρισμα járisma), y es de aquí, de donde proviene la palabra «carismático(a)».

Argumento 2: Las lenguas en el tiempo presente son más de revelación y deben ser igualadas a la Escritura e incluidas en la Biblia. Pero debido a que no se le puede agregar más nada a la Biblia, el don de las lenguas, y por lo tanto, el resto de las manifestaciones de los dones espirituales, no deben ser ya más válidos.

Éste es un argumento falso porque la Escritura misma reconoce la revelación inspirada y que no debe agregársele a la Biblia:

  • «¿Qué hay que hacer, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada cual aporte salmo, enseñanza, revelación, lenguas o interpretación. Que todo se haga para edificación» (1ª Corintios 14:26).

En la iglesia de Corinto, se dieron revelaciones que no formaron parte de la Biblia. Esto muestra que hubo, a falta de una palabra mejor, «diferentes» tipos de revelación: una de los profetas y apóstoles destinada a la canonización y otra a través del Espíritu para ser usada en la iglesia para edificación, no para canonización.

Es mi opinión entonces, para que alguien sostenga que la revelación de hoy es una amenaza para el Canon, no está considerando 1ª Corintios 14:26, y no está aplicando las Escrituras correctamente.

Argumento 3: Existe un total uso incorrecto de las manifestaciones de los dones, que estos no podrían ser reales.

Primero que todo, el uso incorrecto de las manifestaciones de los dones implica la existencia de estos. Estos no podrían utilizarse indebidamente si no existieran. La única posición real que se debe tomar aquí sería que el uso de los dones no sirviera para nada y que estos fueran una falsificación y autoengaño.

No niego que los dones han sido mal utilizados. He escuchado manifestaciones e interpretaciones de lenguas y profecía que, en mi opinión, no eran reales. Pero basado en esas manifestaciones no puedo desacreditar los dones, ya que me tocaría afirmar, que el don de la predicación se ha perdido porque es usado erróneamente. La experiencia no hace la doctrina; la Biblia sí.

Segundo, estos dones no son como un niño malcriado que necesita disciplina y corrección; las manifestaciones de los dones son activas, dinámicas; son como un niño explorador que necesita ser guiado. Esto sucedía con la iglesia de Corinto donde estaban usando los dones en gran medida, pero los manifestaban en forma inapropiada y necesitaban ser corregidos en cuanto al uso de estos.

1ª Corintios 13 es el lugar donde los casacionistas —aquellos que creen que los dones han cesado— toman su posición. Sin embargo, mirando el contexto, creemos que 1ª Corintios 13 enseña que los dones cesarán cuando Jesús regrese.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí