¿Por qué fue Bautizado Jesús?

0
594

Visite también nuestra Sección, Acerca del Bautismo
Visite también nuestra Sección, Preguntas

6 de marzo de 2012

¿Por qué fue bautizado Jesús? Él mismo responde en las Escrituras:

«Entonces Jesús llegó de Galilea al Jordán, a donde estaba Juan, para ser bautizado por él. 14 Pero Juan trató de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15 Y respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió» (Mateo 3:13-15).

Podemos entonces, entender la razón por la que Jesús fue bautizado: «porque es conveniente que cumplamos así toda justicia». Pero cuando leemos las palabras «cumplamos así toda justicia», debe entender que Él estaba refiriéndose al Viejo Pacto. Después de todo, Jesús vino a cumplir la ley (Mateo 1:22; 2:15; 5:17; 12:17-21; 13:35; 26:56; Marcos 14:49; Lucas 4:17-21; 22:37; 24: 44; Juan 13:18; 15:25; 19:24, 28-36; etc.). Entonces, ¿de qué estaba hablando cuando mencionó que tenía que cumplir toda justicia?

Cuando miramos lo que Jesús hizo en Su bautismo, y lo comparamos posteriormente con el Viejo Pacto, podemos ver que probablemente fue bautizado para cumplir con los requisitos legales para ingresar al sacerdocio. Era un sacerdote según el orden de Melquisedec (Salmo 110:4; Hebreos 5:8-10; 6:20). Los sacerdotes ofrecían sacrificios a Dios en nombre del pueblo. Jesús se convirtió en un sacrificio por nuestro pecado (1ª Pedro 2:24; 2ª Corintios 5:21) en Su papel de sacerdote. Este significa y sella el ser inmersos en Cristo y la participación de los beneficios del pacto de gracia y nuestro compromiso de ser suyos.

De forma simple, Jesús fue bautizado para poder entrar al sacerdocio de Melquisedec, para poder ser el Sumo Sacerdote y ofrecerse a Sí mismo como sacrificio por nuestros pecados.

Recordando Mateo 3:13-15, Jesús fue bautizado para cumplir toda justicia.

  • «Esto es lo que les harás para consagrarlos para que me sirvan como sacerdotes: toma un novillo y dos carneros sin defecto; 2 y pan sin levadura, y tortas sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untados con aceite; los harás de flor de harina de trigo. 3 Los pondrás en una cesta, y los presentarás en la cesta junto con el novillo y los dos carneros. 4 Después harás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada de la tienda de reunión, y los lavarás con agua. 5 Y tomarás las vestiduras y pondrás sobre Aarón la túnica, el manto del efod, el efod y el pectoral, y lo ceñirás con el cinto tejido del efod; 6 y pondrás la tiara sobre su cabeza, y sobre la tiara pondrás la diadema santa. 7 Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y lo ungirás» (Éxodo 29:1-7)

¿Pero, qué es entonces el bautismo? El bautismo es una ceremonia donde el cristiano se identifica con la muerte y resurrección de Cristo: «Por tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida» (Romanos 6:4). La fórmula bautismal bíblica es la enseñada por Jesús en Mateo 28:19 es en agua y en «el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

El aceite es tipo del Espíritu Santo:

  • «20 Pero vosotros tenéis unción del Santo, y todos vosotros lo sabéis. 27 Y en cuanto a vosotros, la unción que recibisteis de Él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; pero así como su unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no mentira, y así como os ha enseñado, permanecéis en Él» (1ª Juan 2:20, 27).

El Espíritu Santo descendió de los cielos como paloma y vino sobre Jesús (Mateo 3:16).

Recordando la declaración anterior, Jesús fue bautizado porque Él tenía que llenar los requisitos legales para entrar al sacerdocio. Era sacerdote según el orden de Melquisedec (Salmo 110:4; Hebreos 5:8-10; 6:20). Los sacerdotes ofrecían sacrificio a Dios a favor del pueblo. Jesús se convirtió en un sacrificio por nuestros pecados (1ª Pedro 2:24; 2ª Corintios 5:21) en Su papel como sacerdote.

Para ser consagrado como sacerdote Él tenía que ser:

  • Lavado con agua
    • «Entonces Moisés hizo que Aarón y sus hijos se acercaran, y los lavó con agua» (Levítico 8:6).
    • «Después harás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada de la tienda de reunión, y los lavarás con agua» (Éxodo 29:4).
    • «Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él» (Mateo 3:16).
  • Ungido con aceite
    • «Y derramó del aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón y lo ungió, para consagrarlo» (Levítico 8:12)
    • «Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y lo ungirás» (Éxodo 29:7).
    • «Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él» (Mateo 3:16).

Ambas cosas le fueron otorgadas a Jesús en Su bautismo. Adicionalmente, Él necesitaría tener 30 años de edad.

  • «Entonces el Señor habló a Moisés y a Aarón, diciendo: 2 Haced un censo de los descendientes de Coat, de entre los hijos de Leví, por sus familias, conforme a sus casas paternas, 3 de treinta años arriba hasta los cincuenta, todos los que se enlistan para servir en la tienda de reunión» (Números 4:1-3).

La bendición verbal fue dada:

  • «Y Moisés examinó toda la obra, y he aquí, la habían llevado a cabo; tal como el Señor había ordenado, así la habían hecho. Y Moisés los bendijo» (Éxodo 39:43).
  • «Entonces habló el Señor a Moisés, diciendo: 23 Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel. Les diréis: 24 El Señor te bendiga y te guarde; 25 el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; 26 el Señor alce sobre ti su rostro, y te dé paz. 27 Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré» (Números 6:22-27).
  • «Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado[a] en quien me he complacido» (Mateo 3:17).

«Ciertamente el Señor Dios no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas» (Amós 3:7).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí