¿Pueden los ángeles tener sexo con las personas?

0
82

Visite también nuestra Sección, Acerca de ángeles
Visite también nuestra Sección, Preguntas

Algunos eruditos cristianos piensan que esto sí es posible y otros no. Varios textos en la Biblia son usados para sostener ambos lados del argumento. Vamos a observar algunos de estos.

  • «Porque en la resurrección, ni se casan ni son dados en matrimonio, sino que son como los ángeles de Dios en el cielo» (Mateo 22:30).
  • «Y Jesús les dijo: Los hijos de este siglo se casan y son dados en matrimonio, 35 pero los que son tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan ni son dados en matrimonio; 36 porque tampoco pueden ya morir, pues son como ángeles, y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección» (Lucas 20:34-36).
  • «Y aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. 3 Entonces el Señor dijo: No contenderá mi Espíritu para siempre con el hombre, porque ciertamente él es carne. Serán, pues, sus días ciento veinte años» (Génesis 6:1-3).

De los textos en Mateo 22:30 y Lucas 20:34-36 podemos ver que los ángeles no se casan, pero esto no significa que ellos no pueden tomar formas humana. Sin embargo, aquí no defendemos que ellos puedan tener relaciones sexuales con las personas. Simplemente declaramos, que no podemos afirmar una posición con relación a este pasaje, aunque la Biblia nos dice que las personas han hospedado ángeles sin saberlo (Hebreos 13:2). Esto significa que los ángeles pueden tomar apariencia de humanos, hasta tal punto, que no pueden ser diferenciados de los mismos seres humanos. Si este es el caso, entonces parecería lógico que un ángel, particularmente, uno caído pueda imitar una forma física, incluyendo los órganos sexuales, pero nada en la Escritura indica que puedan tener relaciones sexuales.

Génesis 6:1-3, y mencionado anteriormente, es un pasaje controversial. La pregunta es: ¿Quiénes son los hijos de Dios? ¿Son ángeles caídos o el pasaje está hablando de personas? Algunos comentaristas piensan que los hijos de Dios eran los descendientes de Set:

  • «Se entiende que los primeros mencionados son parte de la familia de Set, la cual era religiosamente profesante; por los últimos se entiende como los descendientes de Caín el apostata. Los matrimonios mixtos entre grupos con principios y prácticas opuestas eran, necesariamente, fuentes de corrupción generalizada. Las mujeres, también religiosas, ejercerían una influencia fatal como esposas y madres para la existencia de la religión en sus hogares y consecuentemente las personas de esa época tardía se hundían a la depravación más grande».[1]

Otros comentaristas enseñan que los hijos de Dios eran ángeles debido a que el término es usado para referirse a los ángeles de la manera como sugieren las siguientes Escrituras:

  • «Hubo un día cuando los hijos de Dios vinieron a presentarse delante del Señor, y Satanás vino también entre ellos» (Job 1:6).
  • «cuando cantaban juntas las estrellas del alba, y todos los hijos de Dios gritaban de gozo?» (Job 38:7).

En el Nuevo Pacto, el término «hijos de Dios» se refiere a los cristianos en el Nuevo Pacto de la forma como Gálatas 3:26 declara: «pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús». Debido a que la pregunta que estamos tratando se refiere al Viejo Pacto, debemos examinar el contexto para ver cómo es usado.

Cualquiera que sea el caso, no conocemos todas las habilidades de los ángeles. Debido a que ellos son criaturas inteligentes y muy poderosas, y es posible que, «… algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles» (Hebreos 13:2). Debido a que ellos pueden aparecerse en forma humana aún desconocida para los seres humanos, parecería que un ángel caído manifestado en forma humana pudiera ser capaz de tener relaciones sexuales con una persona.

Notas a pie de página:

[1] Jamieson, R., A. R. Fausset y D. Brown, «Un Comentario, Crítico y Explicativo del Antiguo y del Nuevo Testamento» («A Commentary, Critical and Explanatory, on the Old and New Testaments»), Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, 1997.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí