¿Pueden los Demonios Causar Depresión?

0
172

Visite también nuestra Sección, Acerca de los Demonios
Visite también nuestra Sección, Preguntas

La Biblia no menciona «demonios de depresión» o declara específicamente que los demonios puedan causar depresión. Por lo tanto, no podemos afirmar con seguridad que algún demonio en particular pueda causar tal clase de condición. Sin embargo, es razonable decir que la actividad demoníaca puede llevar a la depresión cuando tal actividad socava la adecuada conducta bíblica.

Aún más, sabemos que varias fuerzas demoníacas pueden traer manifestaciones físicas como la enfermedad misma. ¿Por qué no pueden tales influencias demoníacas traer enfermedades emocionales también?

  • Ceguera y mudez
    • «Entonces le trajeron un endemoniado ciego y mudo, y lo sanó, de manera que el mudo hablaba y veía» (Mateo 12:22).(Nota: Algunos manuscritos añaden, «ciego»).
  • Algún tipo de epilepsia (lunático)
    • «Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es epiléptico y sufre terriblemente, porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua. 16 Y lo traje a tus discípulos y ellos no pudieron curarlo. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo acá. 18 Y Jesús lo reprendió y el demonio salió de él, y el muchacho quedó curado desde aquel momento» (Mateo 17:15-18) (Nota: «lunático» probablemente se refiere a «algún tipo de epilepsia»).
  • Convulsiones
    • «Cuando este se acercaba, el demonio lo derribó y lo hizo caer con convulsiones. Pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho y se lo devolvió a su padre» (Lucas 9:42).
  • Mudez
    • «Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo, y sucedió que cuando el demonio salió, el mudo habló; y las multitudes se maravillaron» (Lucas 11:14).

Debido a que las Escrituras nos muestran que la actividad demoníaca puede causar efectos físicos en las personas, sería justo decir que ellos también pueden causar condiciones emocionales y mentales. Sin embargo, es importante aclarar algo. Los cristianos no pueden ser poseídos por demonios. Las Escrituras mencionadas anteriormente, hablan de no creyentes poseídos. Pero sin duda, y desde esos pasajes vemos que la actividad demoníaca puede tener un impacto profundo. Aunque los cristianos no son poseídos, pueden ser oprimidos, y necesitan estar en guardia.

Escrituras que mencionan deprimidos/quebrantados/gemidos:

  • «Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu» (Salmo 34:18).
  • «Porque mis días han sido consumidos en humo, y como brasero han sido quemados mis huesos. 4 Mi corazón ha sido herido como la hierba y se ha secado, y hasta me olvido de comer mi pan. 5 A causa de la intensidad de mi gemido mis huesos se pegan a la piel» (Salmo 102:3-5).
  • «sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas» (Salmo 147:3).
  • «El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos» (Proverbios 17:22).
  • «Pero Dios, que consuela a los deprimidos, nos consoló con la llegada de Tito» (2ª Corintios 7:6)

Aunque la depresión puede ser un problema que debilite –aun para los cristianos– la Biblia, y aunque en forma indirecta, nos recomienda cómo tratar este problema:

  • «estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús» (Filipenses 1:6).
  • «Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús» (Filipenses 4:6-8).
  • «Gracia y paz os sean multiplicadas en el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor. 3 Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia» (2ª Pedro 1:2-3).

Existen más Escrituras, pero podemos aprender de la Palabra de Dios, que debemos pensar en buenas cosas y creer en Él. A través de estas situaciones, seguimos creciendo en nuestra relación con Cristo, los tiempos de depresión y desánimo deberán volverse menos frecuentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí