¿Qué Dice la Biblia Acerca de la Membresía en la Iglesia?

0
247

Visite también nuestra Sección, Acerca de la Iglesia
Visite también nuestra Sección, Preguntas

En la Biblia no hay nada que hable sobre la membresía en la iglesia en el sentido moderno de permitirle a alguien tomar clases solo si se es miembro de la iglesia, aceptar la posición doctrinal establecida por la iglesia y firmar algún tipo de acuerdo donde se incluya una devoción total y absoluta a la iglesia de la que se es miembro. Lo anterior no significa que la iglesia no pueda tener cierta tramitología por la que los cristianos se unan a una iglesia local. En muchas denominaciones, la membresía de la iglesia se ha vuelto una necesidad tradicional. De hecho, algunas iglesias llegan incluso a afirmar que un verdadero cristiano debería pertenecer a una iglesia local después de haber asistido a clases de cómo hacerse miembro.

No veo Ningún Requerimiento o Exigencia en las Escrituras

Sin embargo, los requisitos de membresía de la iglesia generalmente incluyen el estudio de la posición doctrinal y los temas particulares relacionados con esa denominación o cuerpo local, y luego de la aprobación de esas doctrinas y particulares, una persona acepta ser miembro oficial de ese cuerpo local. Esa persona también acuerda estar sujeta al liderazgo establecido allí. Existen ventajas en la membresía de la iglesia en que la persona se ha sometido oficialmente al liderazgo de esa iglesia y por lo tanto acepta, en caso de ser necesario, acciones disciplinarias. Así también hay beneficios legales que a veces son necesarios en nuestra moderna sociedad litigante. Existen casos en que las personas han sido disciplinadas por la iglesia según los principios bíblicos y luego han demandado a la iglesia. Pero si ellos han firmado un documento declarando que están sujetos a medidas disciplinarias de la iglesia, entonces no tienen motivos para demandar. Pero debemos entender que la necesidad práctica no hace doctrina bíblica.

Aunque no veo la membresía de la iglesia, en el sentido moderno, como un requisito, ya que no está establecido en las Escrituras, concluyo que si una iglesia desea establecer un tipo de membresía como parte de su estructura eclesiástica, es decisión de la iglesia, en cabeza de aquellos que la establecieron. Sin embargo, yo diría que ninguna iglesia tiene el derecho moral ni bíblico de exigir que otras iglesias deberían tener procedimientos oficiales de membresía para estas.

Versículos Utilizados Para Apoyar la Membresía de la Iglesia

Muchas personas intentan y tejen las prácticas y requisitos modernos de membresía de la iglesia en pasajes bíblicos. Algunos de esos pasajes son los siguientes:

  • «Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros» (Hebreos 13:17).
  • «Por tanto, a los ancianos entre vosotros, exhorto yo, anciano como ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, y también participante de la gloria que ha de ser revelada: 2 pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo; 3 tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño» (1ª Pedro 5:1-3).
  • «Los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, principalmente los que trabajan en la predicación y en la enseñanza» (1ª Timoteo 5:17).

Si usted leyó los anteriores pasajes, verá que no menciona nada sobre la membresía de la iglesia. Pero algunas personas leerán estos textos y dirán que usted no puede obedecer a sus líderes sin ser miembro de una iglesia (Hebreos 13:17), o que un anciano no puede supervisar el rebaño sin que exista una membresía (1ª Pedro 5:2) o que los ancianos que supervisan para nuestro bien son incapaces de hacerlo si no existe una iglesia con parámetros para membresía (1ª Timoteo 5:17). Pero tal razonamiento no es sensato.

Cualquier cristiano que asista a un cuerpo local, es automáticamente un miembro de esa iglesia por el hecho de ser cristiano. Cualquiera que haya creído en Cristo, es miembro primeramente de Su cuerpo y después, de la iglesia local, y una iglesia local verdadera es simplemente una manifestación particular de la iglesia universal, cuya cabeza es sólo Cristo. Los verdaderos creyentes se sujetarán a sus líderes, para que puedan ser supervisados y dirigidos por los ancianos.

Aquellos que se resisten a tal sumisión a la autoridad que Dios ha establecido en la iglesia deben aprender de la Escritura la verdadera naturaleza de la sumisión humilde ante Dios y ante el hombre. Una instrucción amorosa y paciente debería ser suficiente, y si tal persona fuera a rechazarla, entonces esa persona será destacada como renuente, y los ancianos actuarían en consecuencia, tal vez con más precaución si la persona no está dispuesta a recibir instrucción bíblica apropiada.

Miembro y membresía

La palabra «membresía» no ocurre en el Nuevo Pacto. Pero la palabra «miembro» sí. Esta siempre ocurre con referencia a ser miembro de la familia (Mateo 10:25, 36; Lucas 12:52), un miembro del concejo o Sanedrín (Marcos 15:43), partes del cuerpo físico (Romanos 6:13, 19), en la carne misma (Romanos 7:5, 23; Colosenses 3:5; Jacobo 3:6) y miembros del cuerpo de Cristo como un todo (Romanos 12:4-5, 15; 1ª Corintios 12:12, 14, 18-27; Efesios 3:6; Jacobo 4:1). Los requisitos para una membresía de una iglesia local nunca fueron establecidos en las Escrituras.

Conclusión

La Biblia no menciona nada sobre la membresía de la iglesia; por lo menos en el estilo moderno de iglesia. Pero esto no significa que una iglesia pudiera pedir ciertos requisitos. Esto presenta ciertas ventajas, pero, hablando bíblicamente no existe ningún requisito para ser miembro de una iglesia local.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí