¿Qué es Predestinación y Elección?

0
242

Visite también nuestra Sección, Acerca de Dios
Visite también nuestra Sección, Preguntas

10 de diciembre de 2008

NOTA: La predestinación y la elección son enseñanzas bíblicas.

Predestinación

La palabra en el español para «predestinación» se traduce de la palabra griega «proorizó» que significa, 1) predeterminar, decidir de antemano; 2) en el NP, de Dios decretando desde la eternidad; 3) predestinar, señalar / nombrar de antemano.[1] La predestinación, entonces, es la enseñanza bíblica de que Dios predestina ciertos eventos y personas para lograr lo que Él desea. La palabra «proorizó» aparece seis veces en el Nuevo Pacto, demostrando cada vez que Dios es quien está determinando de antemano y dando lugar a ciertos eventos:

  • «Para hacer cuanto tu mano y tu propósito habían predestinado que sucediera» (Hechos 4:28).
  • «Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a esos también llamó; y a los que llamó, a esos también justificó; y a los que justificó, a esos también glorificó» (Romanos 8:29-30).
  • «Sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria» (1ª Corintios 2:7).
  • «5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, 11 también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad» (Efesios 1:5).

Note también que Dios predestina a las personas como señalan Romanos 8:30 y Efesios 1:5, 11. Sin embargo, existe controversia sobre la naturaleza de esta predestinación. Entre los calvinistas reformados, la predestinación incluye a los individuos. En otras palabras, la doctrina reformada de la predestinación es que Dios predestina a quien Él quiere que sea salvo y que, sin esta predestinación, nadie lo sería. Aquellos que se oponen a esta doctrina, declaran que Dios predestina personas para la salvación, pero que ellas escogen libremente seguir a Dios por sí mismos. En otras palabras, en la perspectiva no reformada, Dios responde a la voluntad de los individuos y los predestina solo porque ellos eligen a Dios, mientras que, por el contrario, la posición reformada establece que las personas eligen a Dios solo porque Él los ha predestinado primero.

Elección

La palabra «elección» o «elegido» viene de la palabra griega «eklegó» y aparece unas 25 veces en el Nuevo Pacto. Significa «elijo por mí mismo, elegir, escoger, seleccionar».[1] El que hace la elección, el que elige, es Dios.

  • «No hablo de todos vosotros; yo conozco a los que he escogido; pero es para que se cumpla la Escritura: «El que come mi pan ha levantado contra mí su calcañar» (Juan 13:18).
  • «según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor» (Efesios 1:4).
  • «Te encargo solemnemente en la presencia de Dios y de Cristo Jesús y de sus ángeles escogidos, que conserves estos principios sin prejuicios, no haciendo nada con espíritu de parcialidad» (1ª Timoteo 5:21).

Nuevamente, existe un debate dentro del cristianismo en cuanto a los medios y el propósito de la elección de Dios. Algunos dicen que Dios elige a las personas y otros dicen que solo elige naciones y / o grupos de personas. Si Dios elige a las personas, esto significa que Dios los está predestinando, eligiéndolos para salvación y no a otros. Esto no les sienta bien a muchos cristianos. De otro lado, algunos cristianos afirman que Dios elige basándose en un conocimiento previo de lo que hará un individuo.

De cualquier lado en el que se encuentre, recuerde que la predestinación y la elección son conceptos bíblicos. También debe recordar que, crea o no en la predestinación y / o elección no afecta su salvación. Por lo tanto, debe ser misericordioso con otros cristianos que difieren de usted en este tema.

Notas a pie de página:

[1] Strong, J., Strong’s Exhaustive Concordance of the Bible, electronic ed., Ontario: Woodside Bible Fellowship, 1996, GK4309.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí