¿Qué son ángeles?

0
83

Los ángeles son muy activos en la Biblia y son usados por Dios como mensajeros, guerreros y siervos. La palabra “ángel” viene de la palabra griega “angelos” la cual significa mensajero. Los ángeles son seres espirituales sin cuerpos de carne y huesos, aun cuando ellos, aparentemente, tienen la habilidad de aparecer en forma humana (Génesis 19:1-22). Los ángeles cumplen muchas funciones. Ellos alaban a Dios (Salmo 103:20), sirven como mensajeros al mundo (Lucas 1:11-20, 26-38; Lucas 2:9-14), están sobre el pueblo de Dios (Salmo 91:11-12) y algunas veces son usados como instrumentos del juicio de Dios (Mateo 13:49-50).

La Biblia nos dice que Dios creó los ángeles y que en algún tiempo del pasado distante, hubo una rebelión en el cielo y muchos de los ángeles cayeron. Aparentemente, los ángeles que no cayeron fueron los ángeles escogidos (1ª Timoteo 5:21). La Biblia dice que los ángeles fueron creados por Dios (Colosenses 1:16), que llevan a cabo la voluntad de Dios (Salmo 103:20), ellos adoran a Dios y a Cristo (Filipenses 2:9-11; Hebreos 1:6), son sabios (2º Samuel 14:20), poderosos (Salmo 103:20), santos (Mateo 25:31) e innumerables (Hebreos 12:22). Sin embargo, los ángeles no son adorados debido a que son criaturas (Colosenses 2:18; Apocalipsis 19:10; 22:9).

¿Existen diferentes clases de ángeles?

Aparentemente, existen diferentes clases de ángeles con diferentes características y papeles: querubines, serafines y arcángeles. Existen también principados, potestades, gobernadores de las tinieblas que describen los rangos en el reino espiritual (Efesios 6:11). Pero en este artículo me enfocaré en tres grupos principales:

  1. “Por encima de Él había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban” (Isaías 6:2).
    1. Los serafines adoran a Dios (Isaías 6:3).
    2. La palabra “seraphim” la cual es el singular de “saraph” es probablemente una traducción de “los de fuego” y probablemente se deriva de la imagen de fuego asociada frecuentemente con la presencia de Dios (Cf. Ezequiel 1:27).[1]
  2. “Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida” (Génesis 3:24). Leer, Éxodo 25:18-22; Hebreos 9:5.
    1. A los querubines generalmente se les representa con alas, pies y manos; pero son descritos en formas diferentes como con dos rostros (Ezequiel 41:18) y aún con cuatro rostros (Ezequiel 10:21).
    2. A los querubines se les consideraba como ángeles que guardaban las cosas sagradas. En Génesis 3:24 ellos guardaban el árbol de la vida. Se encontraban sobre el arca del pacto (1º Samuel 4:4). Leer, Salmo 80:1; 99:1.
    3. El velo en el templo tenía querubines y estaban esculpidos en las paredes (Éxodo 26:31; 2º Crónicas 3:7). Eran además, abundantes en el templo de Salomón (1º Reyes 6:26 ss.).
    4. “Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero” (1ª 1 Tesalonicenses 4:16.
      1. La palabra “archangel” no se encuentra en el Viejo Pacto. Las referencias al arcángel Miguel sólo aparecen en 1ª Tesalonicenses 4:16 y Judas 1:9. Sin embargo, Gabriel, el cual es considerado un arcángel aparece tanto en el Viejo Pacto como en el Nuevo. En el VP lo encontramos en Daniel 8:16-26 y 9:21-27. En el NP es mencionado en Lucas 1:11-20, 26-38. Parece que es un ángel mensajero.
      2. De otro lado, el arcángel Miguel parece ser un ángel guerrero (Apocalipsis 12:7) el cual presenta batalla (Daniel 10:13, 21; 12:1).
      3. Una nota interesante la encontramos en Romanos 8:38, Efesios 1:21 y Colosenses 1:16, donde se usa la palabra “principados”. En el griego, esta palabra tiene el prefijo “arche” lo que sugiere un arcángel. Algunos piensan que esto significa una jerarquía de ángeles como lo sugiere 1ª Pedro 3:22:

“quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades”.

Notas a pie de página:

[1] Achtemeier, Paul J., “El Diccionario Harper de la Biblia”(“Harper’s Bible Dictionary”), San Francisco: Harper y Row, 1985.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí