¿Qué Tipo de Cosas Pueden Exponerlo a la Opresión Demoníaca?

0
836

Visite también nuestra Sección, Acerca de los Demonios
Visite también nuestra Sección, Preguntas

La opresión demoníaca es una realidad que experimentan todo tipo de personas, en todo el mundo, tanto creyentes como no creyentes. Es estresante, a menudo aterrador y puede resultar en depresión, enfermedad y problemas emocionales. ¿Pero qué es la opresión demoníaca?

  • «La opresión demoníaca es la obra de fuerzas espirituales malignas que nos instan a pecar, a negar la palabra de Dios, a sentirnos muertos espiritualmente y a ser esclavos de cosas pecaminosas. Esta obra opresiva es realizada por fuerzas espirituales malignas que resisten a Dios, y que pecaron en su primer estado (Judas 1:6). Ellos hacen guerra contra Dios, contra Su pueblo y también contra los incrédulos. Su objetivo es llevar a la mayor cantidad de personas posible a la rebelión contra Dios y la condenación en el infierno».[1]

Hay muchas cosas que pueden abrir a una persona a la opresión demoníaca, como las drogas, el pecado, lo oculto, etc. Permítanme enumerar algunos de ellos en dos categorías principales.

  1. Prácticas que alteran la mente
    1. El uso de drogas, visualización, rezos contemplativos y centrados, equilibrio energético, meditación guiada.
  2. Prácticas ocultas
    1. Astrología, hechicería, rezar a los muertos, cartas del tarot, tablas de ouija, sesiones de espiritismo, necromancia (contacto con los muertos), acostarse sobre las tumbas de personajes poderosos, proyección astral, objetos usados en ceremonias ocultas, canalización, guías espirituales y animales.

Las dos áreas principales que veo que contribuyen a la opresión demoníaca tienen que ver con lo que altera la mente y con lo oculto en la práctica. Ambas categorías son lo que llamamos «puertas». Las puertas son consideradas como avenidas a través de las cuales las fuerzas demoníacas pueden ejercer influencia. En términos generales, siempre que trato con personas que sospechan que están bajo opresión demoníaca, les hago una serie de preguntas tratando de descubrir si han estado involucradas o están involucradas actualmente con alguno de los elementos mencionados anteriormente. Si lo han estado, les hablo de arrepentirse de esas prácticas pecaminosas. También les insto a que se pongan en contacto con los ancianos de su iglesia para que vayan a sus hogares y oren por ellos.

Este tipo de prácticas están prohibidas en las Escrituras:

  • «No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero, 11 o encantador, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos» (Deuteronomio 18:10-11).
  • «Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20 idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos» (Gálatas 5:19-20).

Opresiones y Posesión Demoníaca

La Biblia habla de opresión demoníaca lo que puede incluir estar poseído y oprimido. La diferencia entre opresión y posesión es que la opresión es externa mientras que la posesión es interna. En otras palabras, si una persona está oprimida, es por una fuerza externa a ella. Pero posesión es cuando hay algo en él; es decir, una presencia demoníaca. Considere los siguientes versículos.

  • Oprimidos por el diablo
    • «Vosotros sabéis cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con Él» (Hechos 10:38).
  • Posesión
    • «Y he aquí, una mujer cananea que había salido de aquella comarca comenzó a gritar, diciendo: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija está terriblemente endemoniada» (Mateo 15:22).
    • «Y he aquí estaba en la sinagoga de ellos un hombre con un espíritu inmundo, el cual comenzó a gritar, 24 diciendo: ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios» (Marcos 1:23-24).
    • «Entonces Jesús le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión; porque muchos demonios habían entrado en él» (Lucas 8:30).

Dolencias Físicas

La Biblia no solo habla de opresión y posesión demoníacas, sino que también habla de sufrimientos físicos debido a influencias demoníacas. En los evangelios, hay casos en los que los afligidos por fuerzas demoníacas estaban ciegos y mudos.

  • «Y al salir ellos de allí, he aquí, le trajeron un mudo endemoniado. 33 Y después que el demonio había sido expulsado, el mudo habló; y las multitudes se maravillaban, y decían: Jamás se ha visto cosa igual en Israel» (Mateo 9:32-33).
  • «Entonces le trajeron un endemoniado ciego y mudo, y lo sanó, de manera que el mudo hablaba y veía» (Mateo 12:22).
  • «Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo, y sucedió que cuando el demonio salió, el mudo habló; y las multitudes se maravillaron» (Lucas 11:14).

Por supuesto, esto no significa que todas las dolencias sean de origen demoníaco. Pero la Biblia registra el hecho de que las fuerzas demoníacas pueden tener efectos opresivos y negativos en el cuerpo físico de una persona.

Conclusión

Si sospecha que usted, o alguien que conoce, podría estar bajo opresión demoníaca, revise las categorías al inicio de este artículo que tratan de las puertas que una persona abre a la influencia demoníaca. Si hay algunos de esos casos en los que ha participado en el pasado o está participando actualmente, arrepiéntase de ellos. Confiéselos ante el Señor como acciones pecaminosas y declárelos. Además, le recomiendo que se comunique con los ancianos de su iglesia y pida oración. Si no siente alivio por la presunta opresión, comuníquese nuevamente con los ancianos. Con suerte, estarán dispuestos a involucrarse más en su vida y hacer que otros también oren. Es una batalla espiritual, por eso necesitamos armas espirituales.

Notas a pie de página:

[1] /questions/about-demons/what-demonic-oppression

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí