Otro vistazo a la Trinidad

0
580

Visite también nuestra sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra sección, Cristianismo

24 de noviembre de 2008

La Trinidad puede que sea un concepto difícil de entender. Algunos piensan que esta es una contradicción lógica; otros, lo llaman un misterio. ¿Enseña la Biblia acerca de la Trinidad? Sí. Pero este no es un concepto fácil de comprender.

La Trinidad se define como un Dios que existe en tres personas eternas, simultáneas y distintas, conocidas como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tal definición puede ser suficiente para algunos, pero para otros, esta explicación es insuficiente.

Por lo tanto, para ayudarle a comprender mejor la Trinidad, le ofrezco la siguiente analogía, la cual, creo le ayudará a entenderla.

«Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa» (Romanos 1:20).

Note que este versículo habla de los atributos, poder y naturaleza de Dios, los cuales pueden ser claramente visibles desde la creación. ¿Qué significa esto? ¿Podríamos aprender acerca de los atributos, poder y naturaleza de Dios al observar lo que Él ha hecho? Aparentemente y de acuerdo a la Biblia, esto sí es posible.

Cuando un pintor realiza una pintura, lo que está en él se refleja en lo que produce. Cuando un escultor crea una obra de arte, ésta sale de su corazón y mente siendo la fuente de donde nace la misma escultura. El trabajo se forma con base a su habilidad creadora. Los creadores de arte dejan sus marcas, algo que es propio, algo que refleja lo que son ellos. ¿Sucede lo mismo con Dios? ¿Ha dejado Dios Sus huellas en la creación? ¡Claro que sí!

La Creación

Básicamente, el universo consiste de tres elementos: tiempo, espacio y materia. Cada uno de estos tiene a su vez tres «componentes»: para el tiempo: pasado, presente y futuro. Para el espacio: altura, ancho y profundidad. Y para la materia: sólido, líquido y gaseoso. Observe la tabla a continuación:

Tiempo Pasado (past) Presente (present) Futuro (future)
Espacio Altura (height) Ancho (width) Profundidad (depth)
Materia Sólido (solid) Líquido (liquid) Gaseoso (gas)
                              TIEMPO              ESPACIO              MATERIA
Graphic of time

 

De la forma como sostiene la misma doctrina de la Trinidad, cada una de las Personas de la Divinidad son diferentes, aún cuando todas ellas, por naturaleza, son Dios.

Por ejemplo, con el tiempo, el pasado es diferente al presente, el cual a su vez, es diferente al futuro. Cada uno es simultáneo. Sin embargo, no existen tres «tiempos» sino uno solo; esto es, todos comparten la misma naturaleza: el tiempo. Entonces, en la Trinidad cada una de las personas de la Divinidad es distinta, aún cuando todas ellas por naturaleza, son Dios.

Con relación al espacio, la altura es diferente al ancho, el cual a su vez, es distinto a la profundidad y diferente también a la altura. Aún así, no hay tres «espacios» sino uno solo; esto es, comparten la misma naturaleza: el espacio.

Con relación a la materia, el sólido no es igual al líquido, el cual a su vez, es distinto a lo gaseoso, el cual también es diferente al sólido. Aún así, no son tres «materias» sino una sola; esto es, todos comparten la misma naturaleza: la materia.

Note que hay tres grupos de tres. En otras palabras, en este ejemplo hay una trinidad de trinidades. Si miráramos al universo y notáramos estas cualidades en éste, ¿sería justo decir que estas cualidades son las huellas de Dios sobre Su creación?  Yo creo que sí. Esta no es simplemente una observación sino también es una buena fuente para una analogía de la Trinidad.

Una crítica del trinitarismo

Algunas de las críticas hacia el trinitarismo afirman que la Trinidad está enseñando la existencia de tres dioses. Ellos dirán que Dios Padre y Dios Hijo y Dios Espíritu Santo formarían tres dioses, ya que el Padre más el Hijo más el Espíritu Santo sumarían tres. Pero esto, no es necesariamente lógico. En vez de sumar, ¿por qué no multiplicar? Uno multiplicado por uno da uno y el resultado es uno, el cual, multiplicado por uno da nuevamente uno. ¿Por qué debe ser la suma el criterio por el cual se deba juzgar a la doctrina? No tiene que ser así. Más bien, la doctrina tiene que sostenerse o encajar sobre la base de la sola revelación bíblica, no la lógica humana. No obstante permítame presentar una analogía de la misma creación para ilustrar la doctrina de la Trinidad.

Una analogía de la Trinidad

Para continuar con la observación acerca de la naturaleza Trinitaria de la creación, me gustaría usar el «tiempo» para ilustrar la Trinidad. ¿Es el «pasado» más el «presente» más el «futuro» un total de tres tiempos? No. El tiempo es simplemente una representación de tres aspectos diferentes de la naturaleza del tiempo: su pasado, su presente y su futuro. Así mismo, el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo no son tres seres separados o entidades, sino tres personas distintas en una sola naturaleza de la Divinidad.

Un comentario más acerca de Jesús. Todos los cultos niegan que Dios se encarnó en la persona de Jesús, el creador del universo. Varias objeciones se han levantado diciendo que Jesús no podría ser Dios, de lo contrario, no estaría orando a Sí Mismo, etc. Vamos a trabajar con la analogía anterior y continuar con el «tiempo» como nuestra ilustración.

Vamos a tomar el «presente» y agreguémosle naturaleza humana. De esta forma, el «presente» tendría dos naturalezas: el tiempo y el hombre. Si el «presente» fuera verdaderamente humano sería entonces capaz de comunicarse con nosotros y podríamos verlo y tocarlo. Pero debido a que él es por naturaleza «tiempo», él sería capaz de decirnos tanto el pasado como el futuro debido a la manifestación de la naturaleza del «tiempo» dentro de él. Entonces, si el «presente» se comunicaría con el pasado y con el futuro, no significaría entonces que él se estuviera comunicando consigo mismo, sino con las distinciones de ese «tiempo» conocidas como el pasado y el futuro.

Sabemos que esto es solo una analogía; pero pensamos que aunque básica, es una buena ilustración de la naturaleza de Dios expresada en la expresión Trinitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí