Si existen doctrinas fundamentales cristianas

0
418
Falacias Lógicas o Falacias en la Argumentación
Falacias Lógicas o Falacias en la Argumentación

Visite también nuestra Sección, Doctrina cristiana y teología
Visite también nuestra Sección, Cristianismo

Algunos pastores emergentes podrían pensar que el concepto de doctrinas cristianas invariables y fundamentales sería contrario a una apropiada y saludable «conversación» en la medida que ellos experimentan la «historia de Dios» en la vida de ellos y en la vida de otros. Después de todo, las verdades absolutas significan necesariamente que existen errores absolutos y más allá de esto, a muchos pastores emergentes no les gusta la idea de alejar a alguien por lo que ellos consideran, son sus «creencias verdaderas» por temor a que no puedan desarrollar una relación amorosa con ellos y que de alguna manera los ofendan o no puedan llegar a ellos. Esto es entendible, aunque la verdad debe ir acompañada con amor, la verdad, no debe ser sacrificada.

Ya sea o no que a algún pastor emergente le guste el concepto de las verdades absolutas como estas son reveladas en la Biblia, esto es irrelevante. El hecho permanece: la Biblia nos dice que estas verdades son fundamentales.[1] (Por favor, vaya a Tabla Doctrinal).

Las razones por lo cual es bueno conocer estas son múltiples. Cuando tenemos verdades fundamentales:

  1. Podemos en forma apropiada proclamar la verdad acerca de quién es Dios.
  2. Podemos en forma apropiada proclamar lo que Dios requiere para la salvación.
  3. Podemos reconocer errores que pondrían en peligro nuestra salvación.
  4. Podemos permitir una variedad de prácticas de adoración en la medida en que estas verdades fundamentales no sean violadas.

Hasta aquí esto es suficiente. Pero, ¿cómo podemos determinar lo que es y lo que no es fundamental? Esto es algo muy simple. Le mostraré más adelante cómo usted leerá y creerá lo que dice la Biblia.

En el siguiente esquema verá lo que yo llamo elementos fundamentales primarios. Estas son verdades doctrinales que las Escrituras declaran son fundamentales. Verá verdades secundarias las cuales la Biblia no dice que son fundamentales, pero éstas, se derivan primordialmente de las fundamentales y/o establecen que son verdaderas. Entonces, es a partir de estas, que podemos determinar lo que es y lo que no es verdad.

Por ponerle un ejemplo: la primera afirmación entre lo primordialmente fundamental es donde Jesús hace una declaración diciendo algo que es primordial. Él dice que a menos que crea que Él es «Yo Soy», usted morirá en sus pecados. Jesús está estableciendo que se debe creer que Él es Dios en carne (Comparar Juan 8:58 con Éxodo 3:14) ¿Nota esto? ¿Ve que las Escrituras declaran lo que es fundamental? Existen otras verdades fundamentales que también declaran por sí mismas que estas son fundamentales. Vamos a enumerarlas.

Verdades fundamentales primarias

  1. La Deidad de Cristo
    1. «Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados» (Juan 8:24).
      1. Aquí es donde Jesús enseñó claramente lo que usted no puede negar y lo que debe afirmar.
    2. Jesús es Dios en carne (Juan 8:58 con Éxodo 3:14). Lea, Juan 1:1, 14; 10:30-33; 20:28; Colosenses 2:9; Filipenses 2:5-8; Hebreos 1:8.
  2. La salvación por gracia
    1. «De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído» (Gálatas 5:4).
    2. «Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe» (Efesios 2:8-9).
      1. Ambos versículos muestran que la salvación es por gracia a través de la fe, no por obras y que agregar obras es no estar salvo.
  3. La resurrección de Cristo
    1. «y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe» (1ª Corintios 15:14).
    2. «y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados» (1ª Corintios 15:17).
      1. Estos versículos establecen claramente que si usted dice que Jesús no se levantó de la muerte en el mismo cuerpo con el que murió como está profetizado en Juan 2: 19-21, entonces su fe es inútil.
  4. El evangelio
    1. «Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema» (Gálatas 1:8-9).
    2. La siguiente cita bíblica define lo que es el evangelio: «Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, 2 por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. 3 Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras» (1ª Corintios 15:1-4).
  5. Monoteísmo
    1. Hay un solo Dios (Éxodo 20:3; Isaías 43:10; 44:6, 8).
      1. «No tendrás otros dioses delante de mí. 4 No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No los adorarás ni los servirás; porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos» (Éxodo 20:3-6).
        1. Podemos ver que Dios visitará la iniquidad de los descendientes de aquellos que no siguen la verdad y al Dios viviente.

Verdades fundamentales secundarias

Las verdades secundarias son igualmente verdades necesarias, pero no existe una condenación por la negación de éstas. Aún cuando todavía son fundamentales para la fe cristiana. Una vez más, por poner un ejemplo, Jesús dice que Él es el camino, la verdad, y la vida y que nadie va al Padre sino por Él (Juan 14:6). A esto yo lo llamo una verdad secundaria ya que no existe ninguna condenación asociada con su negación. Aún así, esta es una declaración de verdad absoluta y es una enseñanza cristiana fundamental que no puede ser negada.

  1. Jesús es el único camino a la salvación
    1. «Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí» (Juan 14:6).
      1. Jesús declaró que Él es el único acceso (camino) a Dios Padre. Negar esto es negar lo que Jesús dijo.
  2. El nacimiento virginal de Cristo
    1. «He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros» (Mateo 1:23).
      1. Sin el nacimiento virginal, NO podemos sustentar la doctrina de la encarnación de Jesús el cual es Dios en la carne. Esto pondría en riesgo lo que dice Jesús en Juan 8:24: «Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados».
  3. La doctrina de la Trinidad
    1. «Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mateo 28:19). (Leer, Mateo 3:16-17; 1ª Corintios 12:4-6; 2ª Corintios 13:14; Efesios 4:4-6).
    2. Esta doctrina no está representada por un solo versículo en sí aunque esté implícita en el versículo. La doctrina de la Trinidad llega en forma sistemática al mirar la totalidad de la Escritura. Es por así decirlo la representación propia de la revelación en la Escritura con relación a la naturaleza de Dios.

Nuestra fe es tan buena solo en la medida en quien ponemos esa fe. Existen también falsos maestros que definen nuevamente a Dios, a Jesucristo y al evangelio para su propia destrucción. Jesús nos advierte de los falsos «cristos» y los falsos maestros en Mateo 24:24. Pablo dice claramente en Gálatas 1:8 que cualquiera que predica un falso evangelio será maldito. Por lo tanto, podemos ver desde las Escrituras que existen verdades doctrinales fundamentales que no podemos evitar, y que estas verdades no pueden estar determinadas por la experiencia o ambivalencia de una “conversación” emergente. Si este fuera el caso, no necesitaríamos las verdades fundamentales dadas a nosotros por Dios en la Biblia.

Conclusión

Habiendo clarificado las verdades fundamentales estaremos más capacitados para identificar los beneficios y peligros de las enseñanzas de la iglesia emergente. Como ya dije antes, hay cosas buenas y malas dentro del movimiento. Hay maestros que sostienen las verdades fundamentales, pero también hay maestros dentro de la iglesia emergente que no solo niegan éstas, sino que las consideran irrelevantes desde el punto de vista de la «conversación cristiana».

«Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos» (Judas 1:3).

Notas a pie de página:

[1] Estoy consciente de la gran responsabilidad de tratar de definir las verdades fundamentales de la fe. No ofrezco este artículo como «autoridad final» acerca de estas verdades, pero es una corta lista basada en la Biblia que rápidamente nos facilita juzgar entre la verdad y el error.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí