Jesús: ¿Existió Siempre?

0
93
Jesús: ¿Existió Siempre?
Jesús: ¿Existió Siempre?

Visite También Nuestras Secciones, Doctrina Cristiana y Teología y Cristianismo

8 de noviembre de 2018

Jesús: ¿Existió siempre? Como Dios, sí, pero no como hombre.

Es apropiado decir que Jesús es tanto Dios como hombre (Colosenses 2:9), pero no es adecuado afirmar que Él, había existido desde la eternidad como un hombre. Jesús tiene dos naturalezas distintas, haciéndose realidad en la encarnación hace aproximadamente 2000 años. Sin embargo, la naturaleza divina de Cristo siempre ha sido desde la eternidad, pero Su humanidad no es eterna. Por lo tanto, estrictamente hablando, hay que afirmar que Jesús no siempre ha existido como el Dios-hombre encarnado. Afirmarlo, seria incorrecto.

Las Naturalezas de Jesús

Como este es un tema importante, quiero asegurarme de que la gente lo entienda. Permítanme afirmar que actualmente Jesús tiene dos naturalezas distintas (Colosenses 2:9): es tanto divino (Dios) como humano (hombre). La divina Palabra es eterna. Es la segunda persona de la Trinidad quien hace 2.000 años se unió a la naturaleza humana en el seno de la virgen María. Esto es la encarnación, y teológicamente a esta unión se le llama hipostática.

Reitero:

  • Cristo: Su naturaleza divina es eterna más no así, Su humanidad.
  • La encarnación, la unión de la naturaleza divina y la humana, ocurrió hace 2000 años.
  • Jesús, en Su sola persona posee tanto la divinidad como la humanidad.

La Falacia de la Composición y el Error de Categoría

Las personas suelen decir que Jesús siempre ha existido. Entiendo adónde quieren llegar, ya que se centran en Su naturaleza divina refiriéndose a ella. Sin embargo, técnicamente, y con referencia a la persona de Jesús, ambos argumentos son incorrectos por las razones mencionadas en el párrafo anterior. Además, hay dos falacias lógicas asociadas con decir que Jesús (como el Dios-hombre) es eterno. La primera es la Falacia de la Composición. La segunda es un Error de Categoría.

Falacia de la Composición en «Jesús: ¿Existió Siempre?»

La falacia de la composición es un error que afirma que lo que es cierto de una parte es cierto para el todo. Tomemos un coche, por ejemplo. Esta falacia diría que, como el motor es azul, todo el coche es azul. Pero eso no es necesariamente cierto.

He aquí otra ilustración. Digamos que hay un paquete. Este paquete es una caja con una roca dentro que tiene miles de años. Ahora bien, no podríamos afirmar, que la caja tiene miles de años porque la roca dentro de él sí tiene. Del mismo modo, no diríamos que Jesús, como persona, el cual, tiene una naturaleza divina eternamente, debe significar que Jesús hombre, es también eterno.

Por lo tanto, decir que Jesús es eterno en esa condición de doble naturaleza –Dios-hombre, sería técnicamente incorrecto.

Error de Categoría

Este sucede cuando los atributos de una cosa se transfieren o se atribuyen falsamente a otra. En el caso de la ilustración de la roca antigua en una caja, uno de sus atributos es que tiene miles de años. Pero ese atributo no es transferible. Tanto la roca como la caja pertenecen a categorías diferentes.

Por lo tanto, en lo que respecta a la encarnación, no podemos decir que debido a que el atributo eterno de la naturaleza divina, la naturaleza humana es por derecho, eterna. Es entonces incorrecto afirmar que la naturaleza humana también es eterna.

El Communicatio Idiomatum

Sin embargo, existe una doctrina en la teología cristiana llamada «communicatio idiomatum» que afirma que los atributos de ambas naturalezas se atribuyen a la sola persona de Jesús. En otras palabras, Él es una sola persona con dos naturalezas. Cada naturaleza tiene atributos. Como persona, Jesús, reclamó los atributos de la divinidad y humanidad. Por ejemplo, al hablarles a los discípulos de la Gran Comisión, Él dijo: «… y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:20). Es evidente que reivindicaba el atributo de la omnipresencia al decir que estaría con ellos en todo lugar. Por otra parte, cuando Jesús estaba en la cruz demostró el atributo humano cuando dijo: «Tengo sed» (Juan 19:28).

Así pues, podríamos decir que la persona de Cristo es eterna en el sentido de que se le atribuye el atributo de la divinidad.

Conclusión: «Jesús: ¿Existió Siempre?»

Sí. Él tiene dos naturalezas distintas: la divina y la humana. En Su divinidad, el Verbo / la Palabra, es eterna porque es Dios (Juan 1:1, 14; Colosenses 2:9). Pero Su humanidad no es eterna; tiene un principio. Después de todo, una persona humana no pudo haber existido en la eternidad. Por lo tanto, diríamos que Jesús, como ser humano, tiene dos naturalezas distintas. Y esto se hizo realidad hace 2000 años cuando fue concebido en el vientre de María. En teología llamamos a esta encarnación la unión hipostática. Pero también lo llamamos Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí